Economía

Douglas Farah ante Comisión del Senado sobre el Control Internacional de Narcóticos

Demandan investigar nexos PDVSA-FARC-Albanisa

Experto en defensa nacional estadounidense propone investigar posible vínculo regional con lavado de dinero


  • Confidencial Digital
  • 14 de septiembre 2017

Al menos dos mil millones de dólares se mueven en “transacciones sospechosas” desde la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y sus filiales en Centroamérica: Alba Petróleos, de El Salvador, y Albanisa, de Nicaragua, para posibles actividades de lavado de dinero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y otros grupos, según alertó el investigador en temas de Defensa y Seguridad Nacional, Douglas Farah, ante una Comisión del Senado sobre el Control Internacional de Narcóticos, en Washington.

El experto del Centro Nacional para Operaciones Complejas de la Universidad de Defensa Nacional y presidente de IBI Consultants LLC, acudió ante la Comisión a título personal para recomendar una investigación exhaustiva de las transacciones financieras de PDVSA, mismas sobre las que ha advertido en ocasiones anteriores en otros espacios.

Farah explicó ante la Comisión su planteamiento sobre la conexión regional con las FARC, que asegura cuenta con PDVSA como su principal estructura para el lavado de dinero.

Colombia ha iniciado un proceso de paz y reconciliación tras el conflicto armado de más de medio siglo con la guerrilla, que incluye reconocer a las FARC como un movimiento político.

Sin embargo, Farah recomienda “mantener la designación de las FARC como entidad terrorista”, al menos hasta que se complete plenamente el acuerdo de paz en Colombia.

Además, el especialista recomienda penalizar a los estados “bolivarianos”, entre los cuales está Nicaragua, Venezuela, El Salvador, Bolivia y Ecuador, porque considera son “cómplices” al proporcionar a las FARC nuevas oportunidades para que la antigua guerrilla mueve, oculte o invierta sus recursos, y utilice paraísos fiscales fuera de la región.

“Esta diversificación es posible porque los propios Estados en la estructura bolivariana son cómplices en el uso y apoyo de los grupos transnacionales del crimen organizado para lograr sus fines políticos”, asegura Farah.

Según Farah, las FARC y otros grupos ahora han implementado la estrategia de depender o invertir en bienes raíces, construcciones, carteras de inversión e incluso estructuras bancarias formales.

El investigador soporta sus advertencias sobre documentos analizados durante más de cuatro años por la consultora que preside y asegura que el comandante Daniel Ortega y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), han apoyado a la guerrilla política y logísticamente, durante décadas.

En Nicaragua, el gobierno de Ortega ha desviado más de 4 mil millones de dólares de la cooperación venezolana, manejados discrecionalmente, al margen del presupuesto.

Farah detalla que los vínculos entre Ortega, la secretaría de las FARC y el FMLN, han tejido una estructura para trasladar por “puerto seguro” los bienes de las FARC en el extranjero, principalmente a través de las empresas de las filiales de PDVSA, y no descarta que existan otras redes, tambiéndestinadas a la transición de las FARC como un partido político.