Emergencia Coronavirus

Diputados orteguistas rechazan con insultos petición de diputados costarricenses

Mayoría del FSLN en la Asamblea Nacional rechaza con insultos la petición del Congreso costarricense a la OPS sobre el manejo de la covid-19

Diputados del gobernante Frente Sandinista, que controlan la Asamblea Nacional de Nicaragua, rechazaron con  insultos, la propuesta del Congreso de Costa Rica ante la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para que el organismo realice una evaluación externa sobre el estado real de la pandemia de COVID-19 en Nicaragua, debido a los “riesgos” que podría representar para Centroamérica.

En una resolución, los diputados sandinistas y sus aliados rechazaron “de forma digna y soberana, las declaraciones arrogantes, injerencistas y descaradas de 52 diputados costarricenses, que piden demandas políticas con posiciones xenófobas y racistas contra el pueblo de Nicaragua”.

Los congresistas costarricenses expusieron ante la OPS su “preocupación” por las consecuencias del “manejo temerario de la crisis por parte del Gobierno de Nicaragua”, que pueden tener sobre sus países vecinos, en este caso Costa Rica y Honduras.

El presidente Daniel Ortega, ha sido criticado por no contar con una estrategia frente a la pandemia, así como por mantener las fronteras abiertas, resistirse a establecer medidas de prevención, y promover actividades de aglomeración, a las que acuden sandinistas, quienes luego son enviados a realizar visitas casa por casa.

El Gobierno de Ortega solamente reconoce 25 casos de COVID-19, incluyendo ocho muertos; Costa Rica, por su parte, reporta 830 confirmados, 535 recuperados y ocho fallecidos.

Los diputados sandinistas presumieron de dichos datos, al mencionar en su resolución que “en Costa Rica, según sabemos, ha habido mucho más contagios de COVID-19 que en nuestra Nicaragua. Si no fueran sórdidos, sirvientes imperiales, tendrían que verlo, aceptarlo y trabajarlo con humildad”.

Datos del independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, que goza de mayor credibilidad entre médicos y científicos de Nicaragua, indican que en este país hay por lo menos 1003 casos, y 188 muertes relacionadas con la pandemia.

Los parlamentarios costarricenses explicaron que una evaluación de la OPS permitirá a su Gobierno tomar medidas más eficaces para detener la propagación de la pandemia.

La propuesta también fue tomada como un atentado contra la “dignidad” sandinista.

“Nos pronunciamos, por lo tanto, desde nuestra dignidad soberana, rechazando y condenando enfáticamente el atrevimiento y la miseria humana de estos vasallos imperiales”, señalaron los nicaragüenses, en su resolución.

Para la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el COVID-19 en Nicaragua es un asunto de derecho a la salud.

(Con información de EFE)

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend