Política

A menos de cuatro meses de municipales, acuerdo Ortega-OEA sigue sin novedad

EE.UU. aclara que aún no decide financiar misión de OEA

Penco

Dependerá de "ver si hay dinero y si queremos invertirlo en este tipo de actividad", asegura embajadora, que deja responsabilidad a Washington



El gobierno de los Estados Unidos aún no decide si financiará la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), para los comicios municipales nicaragüenses del próximo cinco de noviembre, aclaró este miércoles la embajadora de ese país en Managua, Laura Dogu. La diplomática afirmó que para su gobierno las actividades de la OEA en Nicaragua “son muy importantes”, pero que cualquier apoyo económico dependerá de “ver si hay dinero y si queremos invertirlo en este tipo de actividad”, en cuyo caso añadió que eso se anunciaría desde Washington.

“Hasta este momento no hemos decidido si hay dinero que podemos invertir en este proceso”, reiteró la embajadora Dogu, tras comentar que “posiblemente” fue “mal entendido” su comentario del lunes reciente, cuando indicó que para Estados Unidos “este programa con la OEA es algo muy importante y estamos apoyándolo”.

La diplomática sí sostuvo que el gobierno de los Estados Unidos está “en favor” del trabajo que la OEA realiza con el gobierno de Nicaragua sobre las elecciones y el proceso electoral en general. Sin embargo, señaló que la decisión sobre un financiamiento también “depende del programa”.

presupuesto
El secretario General de la OEA, Luis Almagro, con el comandante Daniel Ortega, a principios de diciembre de 2016, en Managua. Foto / Presidencia

Las pláticas entre el gobierno de Daniel Ortega y la Secretaría General de la OEA iniciaron tras un informe del secretario general Luis Almagro sobre la situación electoral y política de Nicaragua, presentado al gobierno de Ortega en octubre de 2016 y cuyo contenido aún no se ha hecho público.

Quedan menos de cuatro meses para municipales

A mediados del mismo octubre de 2016, el gobierno y la OEA anunciaron una “mesa de conversación e intercambio” que en enero de 2017 resolvió establecer un trabajo de tres años y una misión de observación para los comicios locales de Nicaragua, a un costo que supera los 18 millones de dólares, para lo cual aún no hay financiamiento

Sin embargo, el acuerdo está en un impase desde que en mayo pasado la OEA canceló de forma abrupta sus encuentros en Nicaragua y no hay ninguna comunicación de las partes al respecto, cuando ya restan menos de cuatro meses para las votaciones en 153 municipios del país.

TE PUEDE INTERESAR: Erigen a Roberto Rivas como contraparte OEA

En mayo, una delegación de la Secretaría General de la OEA se reunió en la Cancillería de la República con miembros del cuerpo diplomático acreditado en Managua, para presentar el plan de trabajo de la Organización y gestionar su financiamiento.

La embajadora estadounidense también afirmó este miércoles que “aquí en Nicaragua (los Estados Unidos) no somos parte de este acuerdo con la OEA”, sobre la que sí sostuvo que “está presentando sus planes a todos los (países) miembros (de la OEA) que posiblemente pueden dar dinero para este tipo de misión”.

“Es un proceso normal (la solicitud de financiamiento de la OEA), ellos están haciendo esto por varias actividades”, añadió.

La diplomática enfatizó que en su gobierno “todavía estamos pensando esto (el apoyo económico), como muchos países (…) en nuestro caso, tenemos que revisar esto, pero también como cualquier país tenemos que ver la relación con nuestro presupuesto a ver si hay dinero, y si hay dinero ver si queremos invertirlo en este tipo de actividad”.

En octubre de 2016, la embajadora ya había aclarado que Estados Unidos está al margen del acuerdo Ortega-OEA, pero en ese momento también declaró que “hemos dicho esto y lo seguiremos diciendo: es importante tener un sistema abierto en Nicaragua. Un sistema justo, transparente… un sistema donde el pueblo pueda tener confianza, que tengan voz y voto”.

En Nicaragua, diversos sectores han reconocido que el sistema electoral está colapsado debido a su falta de transparencia y una desconfianza generalizada en los resultados electorales.

Además, aunque el acuerdo Ortega-OEA generó expectativas entre algunas élites económicas y políticas del país, otros sectores de la oposición han rechazado el acuerdo porque consideran que la propuesta es un “borrón y cuenta nueva” sobre el deterioro democrático que ha sufrido el país bajo los más de diez años que Ortega lleva en la Presidencia.