Economía

Ante sanciones de Trump a Venezuela y PDVSA, socia de Albanisa

EE UU advierte a empresarios que tienen negocios con Albanisa

Albanisa

Consejo económico de EmbUSA pide a empresarios estadounidenses "tomar medidas" para no cometer una ilegalidad



Las empresas estadounidenses en Nicaragua que mantienen negocios con Albanisa deberán revisar sus acuerdos comerciales para no incurrir en violación de las sanciones impuestas por el presidente estadounidense Donald Trump a la estatal Petróleos de Venezuela, PDVSA.

La advertencia la hizo en Managua el consejero económico de la embajada norteamericana, William Muntean, quien, durante una conferencia de prensa junto con Álvaro Rodríguez, presidente de la Cámara Americana de Comercio (Amcham), pidieron que las empresas “tomen las medidas” necesarias para no cometer una ilegalidad.

El llamado está hecho directamente para las empresas estadounidenses que tienen relación con la empresa de capital mixto Albanisa, pues PDVSA tiene el 51 por ciento de las acciones y el restante 49 por ciento le pertenece a Petronic.

Muntean, junto con Rodríguez y otros empresarios, se reunieron este jueves en la embajada estadounidense en Managua para realizar una conferencia con un representante del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, quienes les explicó los riesgos de hacer negocios con PDVSA pese a las sanciones de Trump.

La advertencia va dirigida a todas las empresas norteamericanas que se encuentren en Nicaragua, así como ciudadanos residentes y poseedores de “Green Card” que quieran seguir haciendo negocios con Venezuela.

“No hay monto mínimo o máximo sujeto a las regulaciones. Las sanciones prohíben las transacciones que involucren directa o indirectamente a una persona sancionada”, dijo Muntean durante la conferencia de prensa.

La restricción también implica el cese de los negocios con aquellas empresas que no están sancionadas por el gobierno norteamericano, pero que sí están realizando transacciones con personas o compañías penalizadas.

“Las sanciones de la OFAC (Office of Foreign Assets Control, en inglés) prohíben generalmente las transacciones que involucren, directa o indirectamente, a una persona bloqueada/sancionada, sin autorización de OFAC.  La sanción se aplica aun cuando la persona bloqueada actúa en nombre de una entidad no bloqueada.  Por lo tanto, las personas estadounidenses deben tener cuidado al realizar negocios con entidades no bloqueadas en las que están involucrados individuos bloqueados.  Las personas estadounidenses no pueden, por ejemplo, celebrar contratos firmados por un individuo bloqueado”, dijo Muntean.

Advertencia al sistema financiero

Muntean además explicó que las sanciones impuestas por Trump son una manera de evitar el financiamiento al régimen de Nicolás Maduro.

El analista Francisco Aguirre Sacasa, excanciller de la República, dijo a CONFIDENCIAL que estas medidas están dirigidas, principalmente, al sistema financiero nicaragüense.

“Mi interpretación es que el tesoro norteamericano está advirtiéndole al sistema financiero nicaragüense que tengan cuidado con estas sanciones que son extraterritoriales, no solamente se aplican a los Estados Unidos, sino que en cualquier parte del mundo, sobre todo para aquellos ciudadanos norteamericanos que tienen negocios con los que están sancionados o aquellas instituciones financieras que tienen intercambios con el sistema financiero internacional, que generalmente pasa por bancos norteamericanos, por ahí viene el tema de la jurisdicción”, explicó Aguirre.

El sistema financiero nicaragüense hace transacciones a través de los bancos norteamericanos. De no cumplirse con las restricciones impuestas, esto significaría que a los bancos locales no se les permitiría trabajar con entidades norteamericanas, dijo Aguirre.

En el caso de los bancos o ciudadanos norteamericanos, Aguirre mencionó que las multas podrían ser multimillonarias y hasta se les podrían congelar los fondos.

Aguirre Sacasa analiza que las sanciones de Trump en contra del régimen de Maduro todavía están por recrudecerse. Ve que “se está apretando la soga al cuello de Venezuela”.

Asegura que el involucramiento del Departamento del Tesoro demuestra que se está buscando a una entidad “con garras”, para castigar aún más a Venezuela.

“De repente un banco nicaragüense podría caer en la trampa de violentar las sanciones contra Venezuela. En el mejor de los casos podría tener dificultades para trabajar con los bancos norteamericanos, porque ellos viven preocupados por no violar las sanciones norteamericanas o cometer cualquier acción que pueda ser penalizada en los Estados Unidos”, agregó.

Aguirre también consideró que el sistema financiero nicaragüense “va a estar muy cuidadoso de cómo maneja sus relaciones con Albanisa”, puesto que “el (Departamento) del Tesoro es poderosísimo en Estados Unidos. Esto claramente es una elevada de la parada del gobierno norteamericano contra Venezuela”, concluyó.

Analizan impacto

Rodríguez, el presidente de Amcham, informó que están iniciando un análisis para determinar cuál podría ser el impacto que esto podría tener en las empresas afiliadas a la cámara. Sin embargo, por el momento asegura que no tienen mayor información sobre quiénes realizan negocios con Albanisa o PDVSA.

“Ya conociendo lo que nos han informado, estamos en la obligación hacerle saber a nuestra membresía de las consecuencias que esto (hacer negocios con PDVSA) puede tener para que la empresa que lo esté o piense hacerlo, tome las medidas de hacer las investigaciones para hacer lo que quieran sobre los negocios”, explicó Rodríguez.

El presidente de Amcham también destacó que preliminarmente creen que la mayoría de empresas que hacen negocios con PDVSA son nicaragüenses, “eso tendría que verlo”, concluyó.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, dijo durante el programa Jaime Arellano en la Nación que tras una conversación con algunos miembros del sistema financiero nacional no se vislumbra un impacto económico, por ahora, en las empresas nicaragüenses.

“Hablando con estas personas, que son especialistas, nos decían que sus abogados hasta el momento les han indicado de que no hay, en el caso de empresas nicaragüenses, todavía ningún tipo de afectación. Que esto se aplica para empresas americanas y para ciudadanos americanos. Estas cuestiones son dinámicas pueden cambiar de un día para otro, pero hasta hoy es un tema que tiene un impacto específicamente con ciudadanos y empresas americanas”, detalló el dirigente empresarial.

Ante la crisis política y humanitaria en Venezuela, un grupo de senadores de Estados Unidos presentó en mayo un proyecto legislativo que contempla, entre otras cosas, la imposición de sanciones a funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro.

Los senadores, tanto republicanos como demócratas, promueven imponer sanciones a “individuos responsables de menoscabar los procesos democráticos y las instituciones y envueltos en actos de corrupción pública”, según se lee en la propuesta legislativa, informó la agencia DPA.

La iniciativa también exige al Departamento de Estado que coordine un esfuerzo regional para atajar la crisis en el país caribeño.

Los senadores también urgen a la Casa Blanca en su proyecto legislativo a que evite que la petrolera estatal rusa, Rosfnet, obtenga el control de cualquier infraestructura energética estadounidense, en alusión a la filial de la petrolera venezolana PDVSA, Citgo, informó la agencia EFE.

Asimismo, continúa EFE, el texto aboga por proporcionar 10 millones de dólares para que las agencias de ayuda exterior estadounidenses alivien las necesidades de la población venezolana, y otros 9,5 millones de dólares para las organizaciones de la sociedad civil venezolana que trabajan por la defensa de los derechos humanos en el país.