Nación

El periodismo, la gran pasión de Miguel y Lucía

Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau, de 100% Noticias, estaban al frente de un proyecto que surgió por su pasión periodística. Estas son sus historias

En una celda oscura de la cárcel La Modelo, en Tipitapa, el periodista Miguel Mora alza una plegaria a Dios, para soportar el infierno que está viviendo. En lugar de estar preso, acusado de fomentar e incitar al odio y la violencia, en un proceso sin pruebas, Miguel debería estar en el estudio de televisión de su canal 100% Noticias, que fue clausurado y confiscado la misma noche de su arresto ilegal, junto con la jefa de prensa, Lucía Pineda Ubau, el pasado 21 de diciembre.

Miguel decidió ser periodista desde que tenía diez años de edad, y hace 24 años logró fundar su propio noticiero, que luego expandió a un canal de noticias que informaba “24 horas al día, los siete días de la semana”.

Miguel Mora es presentado en los juzgados de Managua. Cortesía / Confidencial
Miguel Mora es presentado en los Juzgados de Managua. Cortesía / Confidencial

Contrario a la oscuridad en que se encuentra ahora, en una celda donde no alcanzan a entrar los rayos del sol, Miguel está acostumbrado a brillar entre reflectores y cámaras de video. A él siempre le gustó la televisión y cuando era adolescente jugaba entrevistando a su madre Auxiliadora Barberena. “Yo vendía ambulante, y cuando llegaba a la casa, él me preguntaba: ¿qué hizo? ¿Qué vendió? ¿Cómo está el mercado? Y hacía unas preguntas que, ay Dios mío”, recuerda Barberena.

Miguel, de 53 años, es el mayor de seis hermanos. Antes de ser periodista fue un estudiante obsesionado con su formación, ayudaba a sus hermanos a hacer las tareas del colegio, mientras su madre vendía bisuterías en un mercado o lavaba ropa ajena para pagarles las colegiaturas en el Instituto Loyola, en Managua. Miguel solo interrumpió sus estudios cuando se unió a la Cruzada Nacional de Alfabetización, los cortes de café y el Servicio Militar, en los años ochenta.

La carrera y la familia

Miguel Mora, Verónica Chávez y su hijo Miguel Mora Chávez, en una foto familia. // Foto: Cortesía

El periodista inició tarde sus estudios en la Universidad Centroamericana (UCA), pero desde el primer año de Comunicación Social realizaba prácticas en el Noticiero Extravisión, que transmitía Canal 4, un espacio informativo donde laboró por cinco años, hasta que decidió crear su propio noticiero. 100% Noticias nació como un breve informativo en 1995 y en sus primeros años se transmitió por Radio Magic, Canal 23 y Canal 8.

Mientras el proyecto del joven periodista crecía, también formó su familia. Tuvo dos hijos de su primer matrimonio, y después de muchos años de amistad con su colega, Verónica Chávez, se casó con ella. Con Chávez, Miguel procreó un niño que nació con parálisis motora, Miguelito, como le llaman sus padres, tiene 18 años, y Chávez afirma que tenía una relación muy cercana con Miguel, quien se hacía cargo de su atención y terapias. Además, el periodista se entregó a la causa de la niñez con discapacidad, comprometido por la situación de su hijo.

Desde que Miguel está en prisión, su hijo no logra entender por qué su padre no regresa. “Lo más duro de esta situación de nosotros, obviamente todos hemos sufrido, pero Miguelito es un niño especial; entonces, cómo les explicás a un niño que está acostumbrado a ver a su papá, que su papá es su mundo, su todo, que él no está ahorita. Estar, todos los días que pregunta por él, diciéndole que está en el trabajo, tener que recurrir a videos viejos para mostrárselos y decirle que está en el trabajo, es bien difícil y es difícil para Miguel, porque quiere saber sobre el niño”, relata Chávez.

—¿Miguelito no sabe que su papá está preso?

— Él sí está enterado, pero él no dimensiona lo que es estar en la cárcel—explica Chávez.

Sharyll Mora, hija del primer matrimonio de Miguel, reitera que para su padre solo hay dos pasiones en la vida: su familia y 100 % Noticias. La empresa que logró construir Miguel era hasta el 21 de diciembre de 2018, el centro laboral de buena parte de la familia Mora Barberena.

100Noticias
Las instalaciones del canal 100% Noticias, que permanecen clausuradas y tomadas por la Policía Nacional. EFE | Confidencial

“La relación es algo especial ya que involucra lo personal con lo laboral. En un momento estamos viendo cosas de trabajo y después algo familiar. La relación que tiene con nosotros es buena, pero creo que será mejor después de esta experiencia tan fuerte de tenerlo largo, en esas condiciones nos ha hecho valorar lo que antes no veíamos”, reflexiona Sharyll.

Los parientes de Miguel lo describen como una persona muy disciplinada, estricta con sus seres queridos, que disfruta los momentos en familia y se entregada completamente con sus causas. Fue esa entrega, afirman, la que lo llevó a tomar una de las decisiones que le cambiaría la vida, en abril de 2018, cuando eligió informar las 24 horas del día sobre las protestas contra del régimen de Daniel Ortega, aun cuando “le advirtieron” que no lo hiciera.

Aunque en múltiples ocasiones Miguel y Lucía Pineda denunciaron los ataques a las instalaciones del canal, robos de equipos, secuestro de los trabajadores, y amenazas, la situación cada día fue más crítica. Sharyll recuerda que en diciembre, Miguel prácticamente había decidido quedarse a vivir en el canal. “Ya no se podía ni movilizar de su casa al canal por la constante persecución y amenazas”, detalla. El viernes 21 de diciembre, policías y paramilitares irrumpieron en el canal, que horas antes Telcor ordenó cerrar. Eran alrededor de las nueve de la noche, y Miguel continuaba en el canal.

Conocida en “toda la bolita del mundo”

“¡Urgente, urgente! Hay paramilitares dentro del canal”, transmitió durante el asalto de aquel viernes la periodista y jefa de prensa de 100% Noticias, Lucía Pineda Ubau.

Lucía, 45 años, es una periodista carismática, acuciosa y una de las reporteras más conocidas de Nicaragua. Sus colegas y amigos destacan su entrega al trabajo. Mientras la Policía y paramilitares ejecutaban el allanamiento ilegal contra el canal de noticias, Lucía tomó un micrófono, su teléfono celular y comenzó a informar: “¡Tenemos información de última hora! Hay presencia de antimotines y están queriendo entrar a 100% Noticias”, dijo apenas tomando aire. “¡Urgente, urgente!”, decía, hasta que la transmisión fue interrumpida y ella fue arrestada junto a Miguel, Chávez, el controlista y un conductor.

Entregada a su pasión

A Lucía Ubau, madre de la reportera, no le sorprende que ella haya decidido informar hasta el último instante. Afirma que el periodismo es su pasión desde que era una niña, y siendo adulta, “vivía tan ocupada que ni se preocupaba por tener pareja. Ella estaba entregada totalmente a su trabajo, las 24 horas”, relata.

Lucía es la segunda de seis hermanos. Nació en San Miguelito, Río San Juan, pero luego su familia se trasladó a vivir a Managua. Cuando Lucía estaba por ingresar a la universidad, su familia se trasladó a Costa Rica, entonces ella decidió quedarse para estudiar Comunicación Social en la Universidad Centroamericana (UCA).

Mientras era estudiante, Pineda se abrió paso en el periodismo. En 1995, igual que Miguel, hizo prácticas en el noticiero Extravisión, y dos años después se fue a 100% Noticias, que para esa época era el noticiero de Miguel, en Radio Magic.

Un año más tarde, Lucía continuó su carrera en TV Noticias, de Canal 2, donde popularizó su frase “gracias por sintonizarnos en toda la bolita del mundo” y le sacó provecho al mote de “La Chilindrina”, que le adjudicó durante una cobertura el expresidente liberal Arnoldo Alemán, cuya Administración fue fiscalizada por la periodista. Fundó también el noticiero “22/22”, donde formó a un nutrido grupo de periodistas en la cobertura de hechos sociales y sucesos, tratando de marcar la diferencia con el amarillismo y la nota roja que comenzaba su auge en el país.

A pesar de la distancia y su entrega total al trabajo, Lucía se comunicaba casi a diario con su familia, y aprovechaba sus vacaciones para visitarlos en el cantón de Upala, en Costa Rica.

Lucía, que también posee la nacionalidad costarricense, presenta varias dolencias en prisión. Ha estado encerrada en celdas de castigo, sometida a intensos interrogatorios y torturada sicológicamente. Las autoridades costarricenses han demandado su visita y atención médica independiente, pero el Gobierno ha hecho caso omiso a las demandas.

A cien días de su arresto ilegal, Miguel y Lucía esperan por un juicio reprogramado para el 29 de abril, mientras en “toda la bolita del mundo” y “24 horas al día, los siete días de la semana” se demanda su libertad plena e inmediata.

Más en Nación

Send this to a friend