Política

OEA fracasó en 2017; “voto de confianza de cara al 2021"

FAD: el poder se pondrá en juego en 2021

José Pallais, Frente Amplio por la Democracia

José Pallais: “Sin condiciones, jamás vamos a participar de un engaño” “Que cada ciudadano tome su decisión de participar o no en las municipales”



El jurista y exdiputado opositor José Pallais asegura que la Organización de Estados Americanos OEA ha “fracasado” en su misión de lograr garantías mínimas de transparencia en las elecciones municipales de noviembre. Sin embargo, el político liberal, miembro del Frente Amplio por la Democracia (FAD), pide un voto de confianza para la OEA a largo plazo, con los ojos puestos en las presidenciales de 2021, cuando se termine el tercer periodo consecutivo de gobierno del presidente Daniel Ortega. Esa es —dice— la verdadera apuesta del FAD, aunque hasta ahora esa organización opositora no ha diseñado una estrategia política concreta de cara esas elecciones presidenciales. “Nuestra tarea es luchar nacional e internacionalmente para que la OEA cumpla con el mandato que tiene según la Carta Democrática, cumpla con sus obligaciones y logre los cambios que traigan democracia a Nicaragua frente a las elecciones presidenciales de 2021”, explica Pallais en esta entrevista con Confidencial.

La OEA dejó ya hace un mes el país sin que se sepa nada concreto sobre su participación en las elecciones municipales, ¿cuál es el balance que hace de la misión  de la OEA en Nicaragua?

Puede calificarse como un diálogo de sordos, en el que la OEA está dialogando con una agenda basada en el fortalecimiento de la democracia en Nicaragua, con alguien a quien no le interesa en absoluto esa democracia. La OEA, en vez de insistir en forzar a que cumpla Daniel Ortega con los compromisos que le exige la Carta Democrática Interamericana y los documentos constitutivos de la OEA, viene concediendo cada vez más.

El presidente Daniel Ortega y el Frente Sandinista convocaron a sus miembros a un congreso para prepararse para los comicios de noviembre, ¿cuál es la postura del FAD y su estrategia de cara a las elecciones municipales?

De cara a las elecciones municipales es hablar con claridad a nuestro pueblo, decirle que aquí no ha cambiado nada, por eso estamos abocados a una tarea de monitoreo del proceso electoral municipal, en la que cada mes vamos a ir avaluando el proceso. Ya presentamos el primer informe, que por sí solo habla, porque confirma que no se han dado los cambios que la misma OEA consideró indispensables en su informe de la observación de 2011, que es el primer documento que vincula la participación de la OEA con el proceso democrático en Nicaragua. Vamos a presentar en julio el segundo informe.

¿Ustedes van a participar en estos comicios, llamarán a la gente a que voten, o a una abstención masiva?

La estrategia que hasta hoy ha definido el FAD es informar. Los informes de monitoreo los estamos haciendo públicos, llevándolos a todos los municipios. El llamado es a que la gente, cada quien, tome su decisión verdaderamente informados y que sepan que Ortega no está cambiando absolutamente nada, que no hay ninguna posibilidad, hasta hoy, de que ese voto pueda contarse efectivamente y puedan elegirse libremente las autoridades municipales. Si me preguntas a mí, en lo personal, estando convencido de esa realidad, yo no voy a ir a participar en una nueva farsa. Pero hasta ahora el FAD ha dejado a cada ciudadano su propia decisión, que tiene que ser informada y consciente.

Faltan cinco meses para las municipales, ¿considera que pueda haber algún cambio en el sistema electoral que le dé confianza a los electores?

Hasta hoy no. Y las cosas que ya no se cambiaron, y no hay tiempo suficiente para que se cambien o para que ese cambio tenga un efecto positivo, me permite asegurar que aquí no habrán elecciones justas, libres y transparentes, sino todo lo contrario: El Frente controlándolo todo y asignando alcaldías o concejales según sus intereses, pero no como fruto de la decisión del votante.

Ciudadanos por la Libertad, convertido en partido político, ha dicho que va a participar en las elecciones, ¿ven ustedes la posibilidad de una alianza entre el FAD y CxL para ir juntos a las elecciones municipales?

Sin condiciones, las que no vemos con posibilidad de que se den, nosotros jamás vamos a participar de un engaño a la población de vender una ilusión que sabemos conscientemente, por ese análisis exhaustivo, técnico y político que hemos hecho de esta realidad, que no hay ninguna posibilidad de que el ciudadano pueda decidir, y que se le continúa negando a los nicaragüenses su derecho a decidir.

¿Qué resultados políticos esperan obtener después de las elecciones municipales?

Pienso que habrá mucha gente desencantada, mucha gente que ha tenido la ilusión de que aún sin condiciones es factible derrotar al Frente Sandinista. Habrá mucha frustración después de noviembre, cuando choquen con esa realidad con la que hemos estado conviviendo, y espero que se den cuenta de que lo importante aquí no es seguir participando bajo las reglas de Ortega, sino cambiar esas condiciones que Ortega impone.

Las condiciones políticas en 2021

Hablemos de los escenarios que se puedan abrir de cara a 2021, cuando termine el tercer periodo consecutivo de gobierno del presidente Ortega, ¿cuál es la estrategia del FAD a largo plazo?

Estamos muy conscientes de que el 2021 es lo más importante, que el poder real se debería poner en juego, con condiciones apropiadas, en las elecciones presidenciales, no en las municipales. Al principio dijimos que un compromiso de tres años era demasiado, pero ya vimos que ese compromiso de trabajo de la OEA no ha construido ni va a construir nada para noviembre, entonces decimos “bueno, démosle un voto de confianza a la OEA de cara al 2021”. Nuestra tarea es luchar nacional e internacionalmente para que la OEA cumpla con el mandato que tiene según la Carta Democrática, cumpla con sus obligaciones y logre los cambios que traigan democracia a Nicaragua frente a las elecciones presidenciales de 2021.

¿Cree que estará en disputa el poder en 2021, que habrá posibilidades de un cambio político?

Si todo sigue igual, si la OEA fracasa frente al 2021 como está fracasando en el fortalecimiento de la institucionalidad democrática este año, no habrá ni siquiera oportunidad de cambio y estaríamos en el mismo escenario, que la lucha contra la dictadura ya no puede seguir siendo una opción a través de la vía electoral.

¿Qué se requiere para que se pueda conformar una organización política unida que se enfrente en 2021 al Frente Sandinista?

Creer en que la democracia nadie te la regala y que Ortega y su familia te la van a escamotear. Si a Ortega no se le presiona, no se le exige, igual vamos a seguir negándole a los nicaragüenses su derecho a decidir.

¿De qué depende una unidad de las organizaciones políticas de oposición?

Aquí lo importante son las posiciones políticas, no es cuestión de liderazgos, ni debe ser así. ¿Liderazgos para qué, para ir a hacer el ridículo? ¡Eso es absurdo! Hay que tomar conciencia de que Nicaragua necesita democracia, de que el país solamente tiene futuro si hay democracia.

¿Qué papel cree que debe jugar el sector empresarial, que mantiene una alianza estrecha con el gobierno, para garantizar cambios democráticos en el país?

No veo a la cúpula empresarial desligándose de esta alianza, de este cogobierno, con Daniel Ortega. Si las condiciones económicas se ponen más difíciles, lo que es factible por las decisiones de Ortega, es decir, en un escenario económico negativo sí veo un fraccionamiento, de que muchos empresarios -aunque no necesariamente los que están en la cúpula, tomando las decisiones- se den cuenta de que las cosas deben de cambiar. Estoy seguro que habrá mucha gente que tendrá una visión más acertada y comenzará a cuestionar esta alianza en la que el COSEP ha puesto todos sus huevos y no ha tenido el valor ni la entereza de demandar no sólo condiciones económicas, sino de institucionalidad, de libertad y Estado de Derecho, necesarias para un verdadero crecimiento económico.