Nación

Fallece jefe de brigada antimotines que dirigió agresión contra periodistas

Comisionado Daniel Alfaro fue enterrado en cementerio capitalino, sin reconocimiento de la Policía a la que sirvió al frente de operativos de represión

Sin medallas de “valor”, sin condolencias oficiales y tampoco un homenaje póstumo fue enterrado este miércoles, 12 de agosto, en un cementerio capitalino el comisionado Daniel Alfaro, uno de los jefes de la brigada de antimotines de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), confirmaron fuentes vinculadas a la Policía.

Alfaro falleció el martes, 11 de agosto, a sus 55 años, producto de un adenocarcinoma gástrico, un tipo de cáncer que se desarrolla en el estómago, confirmaron las fuentes consultadas por CONFIDENCIAL.

Sin embargo, la institución donde el comisionado Daniel Alfaro sirvió como agente represor del régimen de Daniel Ortega no ha emitido ni una sola nota luctuosa y tampoco han expresado condolencias públicas para sus familiares. Hasta el cierre de este reporte, en el sitio oficial de la Policía ni siquiera se había informado de la muerte del comisionado.

En las redes sociales, la muerte de Alfaro fue divulgada por seguidores del Frente Sandinista. Algunos de los fanáticos de los Ortega-Murillo expresaron que “siempre” lo recordarán como un hombre “fuerte, enérgico, pero con una gran calidad humana… siempre haciendo el llamado a mantener nuestros valores éticos, el porte y aspecto y el compromiso con nuestro pueblo y con la revolución”.

Además, lo recordaron como uno de los cabecillas de los operativos durante las protestas de abril, aduciendo que confiaban en él “en los momentos más duros y siguiendo su ejemplo” y agradecieron lo que calificaron como “un gran legado, que las nuevas generaciones debemos asumir conscientes y responsables para con nuestro proyecto revolucionario”.

El oscuro legado del comisionado Daniel Alfaro

Parte del legado que deja el comisionado Daniel Alfaro en la historia de Nicaragua, que no es mencionado por los fanáticos del régimen de los Ortega-Murillo, consiste en la ejecución de acciones de asedio y represión contra periodistas y medios de comunicación independientes.

El 15 de diciembre de 2018, Alfaro dirigió un ataque contra el periodista Carlos Fernando Chamorro, su esposa Desirée Elizondo y el equipo periodístico de CONFIDENCIAL en las oficinas centrales de la Policía, ubicadas en Plaza El Sol, en Managua.

Chamorro y el grupo de periodistas acudieron a Plaza El Sol a demandar una respuesta de parte del Director de la Policía Nacional, comisionado Francisco Díaz, sobre la ocupación ilegal de la redacción de este medio de comunicación, ejecutada por efectivos policiales la noche anterior.

Un oficial de la Policía indicó a Chamorro y los periodistas que esperaran afuera del portón policial,  hasta recibir órdenes superiores. Cuarenta y cinco minutos después, unos 50 antimotines, dirigidos por Alfaro, salieron de Plaza El Sol para agredir físicamente, y desalojar al equipo de CONFIDENCIAL, efectuando una persecución que se extendió fuera del perímetro de la sede policial.

El comisionado Daniel Alfaro también estuvo a cargo del asedio policial en las instalaciones del Canal 100% Noticias, el cual quedó evidenciado en las denuncias de ese medio de comunicación previo a la confiscación sus oficinas, el 21 de diciembre, y al encarcelamiento ilegal, por casi seis meses, de los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora.

Hasta la fecha, ambos medios de comunicación continúan confiscados y censurados por el régimen Ortega Murillo, pese al llamado de organizaciones nacionales e internacionales defensoras de derechos humanos, que abogan por el respeto a la libertad de prensa y libertad de expresión.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend