Política

Waspam y Prinzapolka reportan menos del 45% de ejecución presupuestaria

FSLN gobernará ocho municipios a los que congeló transferencias

receta del orteguismo

Alcaldías opositoras “castigadas” con congelamiento de transferencias municipales no pudieron concluir proyectos, que ahora completarían alcaldes FSLN



Ocho alcaldías “castigadas” por el recorte de transferencias municipales en 2017 serán gobernadas a partir de enero por el Frente Sandinista. Se trata de los municipios de Villa Sandino, en Chontales; Wiwilí, de Nueva Segovia; Río Blanco, en Matagalpa; San José de Bocay, en Jinotega, y Waslala, Bilwi, Waspam y Prinzapolka, en el Caribe Norte.

En marzo de este año, una investigación de CONFIDENCIAL —reconocida esta semana con el Premio a la Excelencia de Periodismo Pedro Joaquín Chamorro Cardenal— reveló que en al menos trece alcaldías que la oposición gobernaba desde 2012, las transferencias municipales fueron “congeladas” o reducidas entre 2013 y 2017, en contraste con las otras 140 alcaldías gobernadas por el Frente Sandinista o sus aliados.

En el último semestre de este año, también se añadieron a la lista de “castigadas” las tres alcaldías del Caribe Norte (Bilwi, Waspam y Prinzapolka) gobernadas por el partido indígena regional Yatama, antes aliado del FSLN.

El sociólogo nicaragüense y experto en temas municipales, Manuel Ortega Hegg, considera que “es obvio que el ahogamiento de recursos a las alcaldías opositoras influye” en cómo, tras las votaciones locales del pasado cinco de noviembre, el FSLN ha logrado obtener estos municipios que antes no gobernaba, aunque el especialista también anota que pueden influir otros factores.

De 2013 a marzo de 2017, las transferencias municipales a los municipios gobernados por la oposición habían disminuido su crecimiento anual de 13% a 1.5%, contrario a los municipios administrados por el FSLN, que aumentaban hasta un 70%.

Alcaldías de Yatama, la última llave que se cerró

A mediados de agosto, unos trescientos trabajadores municipales y simpatizantes de Yatama, liderados por el alcalde miskito Reynaldo Francis, se tomaron el aeropuerto de Bilwi, en protesta por el congelamiento de las transferencias municipales a la principal ciudad del Caribe Norte, y la única cabecera que el CSE no cedió al FSLN en 2012.

A la fecha, Bilwi solamente ha ejecutado un 52.8% de su presupuesto de 80.7 millones de córdobas, según el Plan de Inversión Municipal, publicado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), en el sitio que muestra el registro de las Transferencias Municipales, transmuni.gob.ni

Los más de 42.6 millones de córdobas pendientes incluirían —según el registro citado—, la construcción de alcantarillados y vados, por 400 mil córdobas; mantenimiento de infraestructura de salud, por 2.2 millones de córdobas; infraestructura escolar, por otros dos millones de córdobas, y la conclusión o construcción de tres estadios de béisbol en Bilwi, Krukira y Boom Sirpi, por un total de cinco millones de córdobas, que están en un 0% de ejecución, entre otros proyectos.

A Bilwi, una población de mayoría miskita, se llega desde Managua tras un recorrido de 560 kilómetros, en su mayoría de un camino maltrecho, que puede demorar más de veinticuatro horas en el transporte público, y en época de invierno suele interrumpirse.

Según los resultados oficiales de las recientes votaciones municipales, el partido regional indígena Yatama perdió Bilwi y las otras dos alcaldías de Waspam y Prinzapolka.

Estos municipios representaban la cuota de poder del partido de mayoría mikista, que aún no acepta los resultados por los cuales protestó en los días siguientes a la votación, en una serie de enfrentamientos con simpatizantes del FSLN, que dejaron cuantiosos daños materiales, una treintena de heridos y dos indígenas muertos.

A 138 kilómetros de Bilwi, buscando el río Coco, en el municipio fronterizo de Waspam, la administración municipal saliente no ha corrido con mejor suerte.

En esa localidad, cientos de familias miskitas se han visto obligadas a desplazarse, incluso a tierras hondureñas, por el avance y acoso de los colonos que invaden sus territorios, sumando ya más de cuarenta muertos, pero del presupuesto anual de 40.1 millones de córdobas, solo se ha ejecutado el 44.91%.

Los proyectos pendientes incluyen la segunda etapa de la construcción del puente vehicular en la comunidad de Leymus Ta, por 1.6 millones de córdobas; la reconstrucción de puentes intercomunitarios, por un millón de córdobas; remodelación de escuelas, rehabilitación de canchas locales y construcción de andenes peatonales, entre otros proyectos.

En general, en Waspam, 13 de 29 proyectos programados para el 2017 registran un ejecución del 0%.

La situación es similar en Prinzapolka, la pequeña población de 16 mil habitantes que sobrevive de la agricultura y la pesca, y cuya alcaldía tiene el presupuesto más pequeño de la región.

De los 22.5 millones de córdobas presupuestados para este año, solo 9.1 millones se han ejecutado, es decir, un 40.69% de los recursos.

Entre los trece de veintitrés proyectos pendientes están el mantenimiento de calles urbanas, mantenimiento de la casa de protocolo de la Alcaldía Municipal y Casa de Cultura, la remodelación del muelle de Alamikamban, andenes peatonales y construcciones de sistemas de agua potable en las comunidades de Silibila y Laya Siksa 2.

“El Estado de Nicaragua, dirigido por el FSLN no cesa en su pretensión de imponer su ideología totalitaria y la asimilación cultural de los indígenas mediante la eliminación del mapa político a la más genuina organización política en la Costa Caribe de Nicaragua, como lo es Yatama”, reclamó el partido indígena en su informe sobre las votaciones municipales.

A menos de cuarenta días de que concluya el año, según el registro de las Transferencias Municipales, en el territorio de Waslala, también del Caribe Norte, y de Wiwilí – Nueva Segovia, se mantiene un porcentaje de ejecución del 54.92% y 50.93%, respectivamente. Cerca de ese porcentaje también se reporta San José de Bocay (60.91%), donde el partido Ciudadanos por la Libertad rechazó los resultados electorales.

De las ocho alcaldías que ahora gobernará el FSLN y antes fueron “castigadas” con la suspensión de transferencias de Hacienda para el desarrollo de sus proyectos, solo Villa Sandino (72.79%) y Río Blanco (84.44%) parecen recuperarse del bloqueo.

Esperan informe final de OEA

El sociólogo y experto en temas municipales, Manuel Ortega Hegg cree que en el cambio de administración de las alcaldías también puedo influir “el candidato propuesto y su popularidad entre la población del municipio”.

Según los resultados del CSE, el gobernante Frente Sandinista obtuvo 135 de 153 alcaldías, una más que en 2012, aunque ocho de esos municipios serán diferentes a las actuales.

Las ocho alcaldías que el FSLN ya no gobernará son: Camoapa, en Boaco; San Sebastián de Yalí, El Cuá y Wiwilí, de Jinotega; La Trinidad, de Estelí; Murra, de Nueva Segovia, y El Almendro, de Río San Juan.

De esas ocho alcaldías, cinco de los candidatos eran alcaldes actuales que iban por su reelección continua o que ya antes habían administrado el municipio.

Entre ellos, destaca el alcalde saliente del FSLN en El Cúa, Raúl Acevedo Lara, quien desde que el municipio fue creado en 2004 siempre había gobernado como alcalde o vicealcalde, provocando que el municipio no conociera otro gobierno que no fuera FSLN.

A veinte días del día de las votaciones, el Frente Amplio por la Democracia (FAD) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) afirman mantener contacto con miembros de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), liderada por el uruguayo Wilfredo Penco, cuyo informe no les satisfizo, y trazan su expectativa en el informe final que la OEA presentaría a principios de diciembre, en Washington.