Nación

Teyler Lorío Navarrete fue asesinado de un disparo a la cabeza en los brazos de su padre

“Fue la policía”, afirma la madre del bebé de 14 meses asesinado

Bebé asesinado en Managua

"A mi hijo no lo mataron los vagos, como dicen, fue la policía. Yo los vi, nadie me contó", dice Karina Navarrete, madre del bebé Teyler



La esquina en donde la mañana de este sábado mataron de un balazo en la cabeza a Teyler Lorío Navarrete, de 14 meses de edad, era recurrente para su familia. Todos los días pasaban por ahí para que su abuela cuidara de él mientras sus papás trabajaban, en el barrio Américas 1 en Managua. Ahora, en esa esquina frente al colegio Américas 1, en el día del padre en Nicaragua, paramilitares le dispararon a Teyler mientras iba en los brazos de su padre, afirma Karina Navarrete, su madre.

Todos los días Karina y su familia pasan por el barrio Américas 1 a dejar a sus dos hijos, de 7 años y 14 meses, a la casa de su suegra, para luego trabajar como doméstica en un lugar cerca de ahí. Según vecinos del sector, desde hace dos meses el barrio se ha llenado de policías y paramilitares que intimidan a la población.

“A mi hijo no lo mataron los vagos, como dicen, fue la policía. Yo los vi, nadie me contó”, dice Karina Navarrete. Yamlek Mojica | Confidencial

A eso de las siete de la mañana, la familia iba pasando por una esquina frente al colegio de las Américas 1, al ver a varios hombres armados, listos para disparar. Iban vestidos todos de negro y encapuchados, y comenzaron a dispararles. “Mi esposo que iba cargando al niño volteó para atrás a ver y ahí fue cuando le pegaron el balazo en la cabeza a mi bebé. Salimos corriendo y ahí un muchacho nos ayudó y lo llevaron al (Hospital) Alemán, pero ahí nos dijeron que ya estaba muerto”, relata Karina.

“Mi niño murió de un disparo no de otra cosa”

Según una nota de prensa de la Policía Nacional emitida horas después del asesinato, se afirma sobre el hecho y la institución policial culpa directamente a “delincuentes que asedian los barrios aledaños a la Universidad Politécnica de Nicaragua”.

Karina Navarrete no cree en esta versión. “Fueron los policías. Yo los vi, nadie me contó”, enfatiza.

La joven madre expresa que supo que los atacantes eran policías al ver el porte y las armas que tenían. “No se veían como chavalos vagos, eran policías. Mi niño murió de un disparo no de otra cosa. Yo los vi, fue la policía.”, dice.

Según habitantes de las Américas 1, un miembro del Consejo del Poder Ciudadano (CPC) había llegado días anteriores a amenazar a los familiares de Navarrete para que “dejaran de publicar mierdas”. Toda la familia de Teyler ha sido crítica del Gobierno durante estos últimos dos meses de protestas.

“Yo creo que los disparos eran para nosotros. En cuanto doblamos en esa esquina ellos comenzaron a disparar. No había nadie en frente, solo íbamos nosotros. Fue un ataque dirigido, creo yo”, afirma la madre.

Para llegar a la vela de Teyler se tiene que ir por callejones escondidos. Varios barrios occidentales se mantienen una especie de cerco con policías armados y encapuchados que prohiben el acceso a civiles. Cinco horas después de la muerte del bebé, su padre Nelson Lorío y hermana mayor, no habían podido salir de una casa cercana al hecho por miedo a que los policías les dispararan.

En la colonia 1 de Mayo se reportó el asesinato de José María Delgadillo, de 69 años, mientras iba a realizar compras cerca de su casa.

“Trataron de cambiar cómo murió mi hijo”

Según la constancia de defunción que se le brindó a los familiares, Teyler murió de “una herida por arma de fuego en el cráneo”. No obstante, en unos documentos entregados en el hospital a la madre, se escribió “muerte por herida de arma blanca” y un segundo documento, que habría emitido el cementerio, la muerte se tipificaba como intento de suicidio, aunque la veracidad de ese último documento ha sido desmentida por otras personas.

La familia Navarrete califica las otras versiones de la muerte del bebé como “una burla a la memoria” de su hijo.

Esta mañana el Secretario General de la OEA condenó el asesinato de Teyler en redes sociales. “Exigimos justicia”, escribió.

“Yo pido justicia para mi niño y es duro saber que aunque la pida de rodillas ,mientras esté ese hombre, no va a ver”, lamenta Navarrete. La familia hace un llamado de ayuda a las autoridades internacionales de Derechos Humanos para que tengan en cuenta su caso. El entierro de Teyler Lorío será el 24 de junio en el cementerio Milagro de Dios.