Blogs

¿Funcionan las parejas con mucha diferencia de edad?

Le explico qué factores debe tomar en cuenta para decidir si involucrarse en una relación como esta



Pues depende más de las personas que de la edad. A pesar de que el promedio de diferencia de edad entre los miembros de una pareja son 3.5 años, la mitad de las personas que entran en este grupo se divorcian. Entonces, ¿qué factores son los que debés tomar en cuenta a la hora de decidir si emprender la aventura de tener una relación con una persona muy mayor o muy menor que vos? Aquí algunas sugerencias:

Estar preparado para las críticas: en general, la sociedad critica todo lo que se sale de la norma, así que esté preparado para que todos, desde sus amigos hasta su familia critique la relación como tal y hasta cuestione las razones por las que están juntos.

Todo depende de la madurez: la edad es, en parte, solo un número. Hay gente que madura rápidamente y son tan o más maduros que personas 10, 20 o hasta 30 años mayores que ellos. Por otro lado, hay personas que nunca terminan de madurar y por tanto tienden a compartir intereses con personas varios años –incluso décadas- menores.

Evitar buscar un padre o una madre: hay un peligro real de que se vea en la pareja con una gran diferencia de edad un sustituto para el amor paternal o maternal que no se obtuvo. No en todos los casos es así, pero tenga el cuidado de no involucrarse en esta relación por las razones correctas.

Sea realista: Hay etapas que no compartirán. Si uno de los dos está en la universidad y el otro ya está pensando más bien en la jubilación, no se van a entender mucho. Si la diferencia es mayor a 10 años, y especialmente si el mayor es el hombre, la oportunidad de envejecer juntos es escasa y la viudez temprana (tanto como mediados de los 30) es una realidad para muchas mujeres con parejas muy mayores que ellas.

Mientras mayor sea la persona joven de la relación, mejor: no es lo mismo tener 30 años y estar con una persona de 50, que tener 35 y estar con alguien de 15 porque mientras uno mayor es, las diferencias se sienten menos. En el primer caso por ejemplo, ambas personas serían profesionales trabajando, siendo independientes económicamente, compartiendo ambientes e incluso intereses.

Por otro lado, en el segundo caso, ambas personas están en etapas muy diferentes de sus vidas, la mayor trabajando y la otra persona apenas en la secundaria. En este caso la persona mayor podría verse viviendo nuevamente etapas de su vida que ya vivió y la otra viviendo cosas que todavía no le interesan ni comprende, o no tiene edad para estar viviendo.

Que la diferencia sólo sea en edad: el mayor problema a lo interno de las relaciones donde la diferencia de edad es importante, es que las personas se encuentran en etapas totalmente distintas de la vida y por tanto, tienen intereses y enfoques demasiado distintos. Para evitar esto, evalúe qué tanto los estilos de vida de ambos son compatibles. Por ejemplo, si usted es una mujer de 40 años, profesional y con hijos, no intente establecer una relación a largo plazo con un hombre de veinte años que esté en el apogeo de la época universitaria. Él la considerará aburrida a usted por no querer salir y desvelarse más, y usted lo considerará un niño inmaduro porque solo piensa en fiestas y en sus amigotes. Lo que puede funcionar es encontrar un hombre de viente que esté interesado en los mismos libros que usted, que busque una vida familiar tranquila y atesore el tiempo que pasa con usted y sus hijos. Nuevamente, la edad es lo de menos.

Vea su relación como una relación y no se enfoque en la edad: Como vemos, “reglas” similares aplican a las relaciones donde existe una marcada diferencia en edad como en las que no. Como en cualquier relación, cuídense, comuníquense, respétense, compréndanse, quiéranse mucho y demuéstrenselo….y todo lo demás que hace que cualquier relación, sin importar la edad, sea grandiosa.


Consulte el blog de la autora.