Economía

El efecto de los tranques sumará 12.2 millones de dólares en pérdidas al cerrar el mes de julio

Funides calcula caída de 3.2 a 6.9 puntos del PIB

Masaya

Comercio, turismo y construcción son los sectores que más sufren



En el mejor de los casos, ya es inevitable que el producto interno bruto del país pierda 3.2 puntos porcentuales en el presente año y se quede en 1.7%, en vez del 4.9% en que creció en 2017, según el estudio ‘Impacto Económico de los Conflictos Sociales en Nicaragua 2018’, elaborado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

En el peor (el escenario anterior dependía de que el conflicto se resolviera en el mes de julio a más tardar, mientras que en el escenario pesimista, se mantiene el resto del año, sin descartar que continúe en 2019), la economía decrece 2%.

En ambas proyecciones, el sector comercio, el turismo y la construcción son los que más sufren, con pérdidas de 281 millones y 673 millones para el comercio en los dos escenarios; de 88 millones y 159 millones de dólares para el turismo, y de 22 millones y 54 millones para la actividad constructiva.

El documento detalla que “aún concluidos los conflictos, las pérdidas seguirían acumulándose en los meses siguientes según la dinámica de recuperación de cada sector. Esto es así porque la confianza del consumidor no se recuperaría de forma instantánea (ej. turismo) o por la incertidumbre en inversiones de largo plazo (ej. construcción)”.

En efecto, los cálculos efectuados por los expertos, basados en la Matriz Insumo Producto (MIP) 2006, muestran que el turismo pasó de caer 26.3% en abril 2018, a un proyectado de 76.4% en junio. El comercio cayó 25.1% en abril, y caería 60% en el presente mes, mientras que la construcción pasó de una caída de 8.8% a una de 40% en el mismo periodo.

También se detalla el efecto de los tranques, que sumará 12.2 millones de dólares al cerrar el mes de julio, y hasta 29.7 millones si se extiende por todo el resto de 2018, con afectaciones principales a la producción de carne, lácteos, bebidas, textiles, y otros productos de origen industrial.

El documento muestra cómo, por cada día más que transcurre sin que se resuelva el conflicto, se cuenta una pérdida promedio de 3.7 millones de dólares en el valor agregado de la actividad económica en el país. “Esto último no toma en cuenta posibles cierres de operaciones de empresas, lo cual aumentaría la estimación de pérdidas mensuales en el valor agregado de 0.8 por ciento del PIB”, concluye la investigación.