Economía

Gobierno “fomenta especulación e incertidumbre” al ocultar cifras económicas

“Quizá piensan que al no publicar la información hay menos especulación. Lo deben estar viendo al revés… se va a crear mayor especulación”, alertan

La política de secretismo del régimen orteguista se ha extendido a la parcela económica, que era uno de los sectores excluidos por el buen andar de la economía nacional. Sin embargo, la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde 2018 ha cambiado ese panorama: el Banco Central de Nicaragua (BCN) oculta gradualmente los informes que demuestran un deterioro económico, y obligarían a la dictadura a buscar una salida negociada y electoral.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) señaló que, desde el año pasado, el régimen ha limitado la publicación de informes y datos sociales y económicos, limitando el seguimiento que especialistas e inversionistas hacen de la verdadera situación económica del país.

En su informe de coyuntura de septiembre pasado, el Funides reveló que el BCN “ha variado la frecuencia de divulgación de información, retrasando en diferentes momentos la publicación de indicadores económicos claves con respecto a la programación y fechas establecidas en su calendario de divulgación de estadísticas económicas”.

Sectores golpeados

El Informe de Encuesta de Turismo fue el primer documento que dejaron de publicar en el BCN. Se divulgaba trimestralmente y contenía información sobre cuánto gastaba en promedio un turista en Nicaragua, cuánto tiempo se queda en el país y de cuál país provenía.

Luego le siguieron los datos sobre los salarios mínimos promedios, y los indicadores de finanzas públicas. Ambos indicadores más la encuesta de turismo son las únicas que se dejaron de publicar en 2018.

El turismo es uno de los sectores económicos más afectados por la crisis sociopolítica. La única información oficial al respecto es el anuario estadístico 2018, publicado la semana pasada por el Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR), que indica que en el país se cerraron más de 200 negocios entre hoteles y restaurantes.

Sin embargo, cifras de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) revelaron que en 2018 cerraron al menos 800 restaurantes. Alrededor de 62 400 personas fueron despedidas definitivamente, mientras unas 18 000 negociaron un contrato más flexible con sus empleadores, según la organización empresarial.

Durante este año, el Gobierno ha dejado de publicar: el Informe del Índice Mensual de las Actividades Económicas (IMAE); los afiliados al INSS y al Gobierno central; el informe de comercio exterior; los Indicadores productivos, financieros y monetarios; las remesas familiares; y el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Dificulta el qué hacer económico

En su informe, Funides mencionó que “la escasa información pública dificulta el seguimiento de la situación económica, así como el cambio de expectativas sobre el desempeño económico de Nicaragua”.

Funides estima que la no publicación de cifras en una “situación dañina”, ya que reduce la capacidad del sector privado y los expertos para hacer proyecciones o “tener una idea de lo que está pasando en la economía”.

Agregó: “Hay muchos inversionistas que le ponen mucha atención a los datos que se están publicando, y al no haber información ellos también toman sus decisiones; lamentablemente —con base en la información que tenemos ahorita de la inversión extranjera directa— eso está influyendo en parte en la decisión de muchos inversionistas de no poner su negocio en Nicaragua”.

“La inversión extranjera directa no va a venir a la ciega y eso hemos visto que se está deteriorando”, apostilló otro economista de Funides.

“Estamos preocupados porque gradualmente nos vamos quedando ciegos, podemos llegar a un punto donde comencemos a especular y eso es más complicado”, comentó.

Mundo al revés

Los economistas coincidieron en que no existe un argumento válido para no publicar los informes. “Los datos deben estar ahí, los informes se deben estar haciendo, esto no es que el Banco Central dejó de hacer esos informes”.

Para los expertos, el régimen “fomenta la especulación e incrementa la incertidumbre”, ya que tanto las calificadoras de riesgo, los cooperantes internacionales e inversionistas necesitan “datos abiertos” para trabajar con Nicaragua.

“Probablemente ellos (el Gobierno) piensan que al no publicar la información hay menos especulación. Ellos lo deben estar viendo al revés. Precisamente dado el actuar del Gobierno, en el último año, sabemos que hay muchas cosas que ellos ven al revés”, subrayó uno de los economistas.

“Es la única explicación, que si ellos publican información y se mira negativa se va a crear mayor especulación al respecto y se crea como un círculo vicioso”, remató otro de los expertos.

Más en Economía

Send this to a friend