Nación

Se acabó el “consenso” con el Cosep, empresarios temen más desempleo e informalidad

Gobierno impone “paquetazo” de aumentos al INSS

RobertoLopez

Aporte patronal aumentará 3.5%, el laboral subirá 0.75%, le recortan pensiones en 5% a jubilados, mientras pensiones futuras se reducirán 11.8%



El presidente del Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, anunció sorpresivamente y de forma unilateral, un incremento sustancial en los aportes de la Seguridad Social —3.5% para la patronal y 0.75 para el laboral— y recortó en 5% las pensiones que reciben los jubilados, mientras las pensiones futuras disminuirán cerca del 12%.

Según el titular del INSS, las reformas estarían destinadas a “garantizar a trabajadores y pensionados, los derechos que les corresponden”, y aunque no presentó ningún estudio ni mencionó su objetivo recaudatorio, cálculos preliminares realizados por economistas independientes estiman que el Gobierno pretende recaudar unos 220 millones de dólares en los primeros años para evitar la quiebra del INSS.

Por el lado de la reducción de los costos del INSS, López no anunció ninguna medida para recortar los crecientes gastos administrativos de la institución, ni un plan para rendir cuentas sobre sus cuestionadas inversiones.

Desde 2012, el INSS sufre una hemorragia de recursos que le ha llevado a perder más de seis mil millones de córdobas, déficit que debió ser cubierto con las reservas técnicas de la entidad para seguir operando.

“La administración del INSS está desesperada por conseguir ingresos, porque entre junio y agosto —septiembre a más tardar— se quedaban sin plata. Por eso se van solos, porque las cámaras del Cosep no les ofrecieron más recursos”, dijo una fuente con acceso a las finanzas del Instituto.

Negociación INSS
Sede del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Carlos Herrera | Confidencial

Se acabó el “consenso” con el Cosep

El anuncio del presidente del INSS provocó reuniones de emergencia en las cúpulas empresariales, que anunciaron pronunciamientos “que serán sin precedentes” para este martes. “Parece que se acabó el consenso”, confirmó un empresario, refiriéndose a la política de ‘diálogo y consenso’ que los directivos del Consejo Superior de la Empresa Privada, (Cosep), invocaban para justificar su alianza económica con el Gobierno, y que además esgrimían como carta de presentación para cabildear en el exterior.

López asegura que sostuvieron cuatro reuniones con una comisión del Cosep en las fechas 15, 17 y 19 de marzo y seis de abril, pero “no fue posible acercar posiciones y lograr consenso, porque el Cosep mantuvo su posición de combinar ambas reformas”, en referencia a la del INSS, y la fiscal que pide el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al consultar directivos de Cámaras del Cosep, Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), lamentó que el Gobierno decidiera aprobar los aumentos de forma unilateral.

El líder gremial dijo que “ellos (las autoridades del INSS) decidieron no llegar a un acuerdo” con el Cosep, que basaría sus opiniones en los resultados un estudio que está en curso, en el que se detallan los impactos que tal aumento podía causar.

Daniel Ortega junto al presidente del Cosep, José Adán Aguerri, y el empresario Carlos Pellas. Confidencial | Archivo | Carlos Herrera

Maltez recordó que había una negociación en curso. “Se estaban haciendo unas propuestas, se estaban analizando los impactos, además estás en una discusión. Cuando estás en una discusión y cada quien está dando su tiempo, el otro está dando tiempo para reaccionar y la verdad es que decidieron no oír ni esperar”, reveló.

“Este tipo de decisiones se han venido tomando en consenso. Para la reforma de 2013, se pasó tres meses analizando esto, esta vez no pasamos ni tres semanas. ¡Menos! Imagino que ellos tomaron sus decisiones en base a los presupuestos que están manejando”, opinó.

“Solo los empleadores y trabajadores están asumiendo la carga”

Maltez está seguro que el aumento de dos puntos porcentuales a partir del mes julio “va a ser un impacto bien fuerte. Vemos que no hay voluntad para tomar medidas de ahorro y ajuste, y solo los empleadores y trabajadores están asumiendo esta carga”, añadió. A su juicio, los incrementos dictados traerán informalidad y despidos.

“Esto va a traer desempleo, porque hay empresas que no pueden soportar” las nuevas cargas, consideró Maltez. “Se van a tener que seguir tomando medidas de ahorro pero son medidas fuertes”. Hay empresas que tendrán que hacer grandes despidos de personal, lo que aumentará los niveles de informalidad en las empresas, aseguró.

“Para las que quieren volverse formales, la carga se volverá muy alta”. La suma de estos nuevos costos se volverá tan pesada, que se convertirá, de hecho, en una nueva barrera de entrada al camino de la formalidad, explicó.

Roberto López compareció la tarde de este lunes para leer la Resolución 1-317, en la que se acuerda reformar los artículos 11, 16, 26, 27, 29, 85, 86 y 96 del Reglamento de la Ley de Seguridad Social, y la remite al presidente Ortega, quien sigue ausente del debate sobre la crisis del INSS, para que se limite a publicarlas en La Gaceta.

El “paquetazo” del INSS

*Gobierno espera recaudar 220 millones de dólares, sin recortar gastos del INSS ni rendir cuenta sobre las inversiones

FMI

  1. Empleadores. Aumenta la contribución en 3.5%. A partir del dos de julio sube 2%, 1% en 2019, y 0.5% en 2020.
  2. Trabajadores. Aumenta el aporte laboral en 0.75%. Además, se elimina el techo de salarios mensuales de 88,000 córdobas para el pago del INSS, afectando a los trabajadores que ganan arriba de este monto
  3. Jubilados. Se les recorta en 5% el monto de su pensión, para financiar enfermedad y maternidad  
  4. Estado. Aumenta en 1% el aporte a la rama de Enfermedad y Maternidad. Se incrementa en 1% el aporte al Seguro Facultativo.
  5. Las nuevas pensiones.  Se modifica la fórmula de cálculo de las nuevas pensiones, reduciendo los beneficios de los futuros pensionados en un promedio de 11.8%, según cálculo del economista Adolfo Acevedo.  La nueva fórmula general reduce los beneficios más proporcionalmente para aquellos que ganan menos de dos salarios mínimos.  Las cotizaciones del sistema facultativo suben 4%. 

 El impacto económico

Además del efecto recaudatorio inmediato, que se estima en más de 200 millones de dólares en los primeros años, las reformas podrían tener efectos económicos contraproducentes.

“Un problema evidente, es como reaccionaran los agentes económicos a las mismas, en procura de eludir su impacto”, indicó el economista Adolfo Acevedo.

“Para las empresas significaría un incremento considerable en los costos que se agregan al salario (22.5% de aporte patronal al INSS más 2% de INATEC, 8.33% de aguinaldo, 8.33% de vacaciones y 8.33% por indemnización (los primeros tres años). El incentivo para los empresarios grandes y/o medianos sería buscar mecanismos para reducir la afiliación (incrementar la tercerización seria uno de ellos), y para las pequeñas, les significaría serios problemas financieros para hacer frente a los costos más altos, creando un formidable desincentivo para la formalización, mientras que todas las empresas se verían compelidas a reducir los incrementos salariales para compensar el aumento del aporte patronal”, explicó Acevedo, en un análisis preliminar.

“En el caso del seguro facultativo, que al contrario que en el régimen obligatorio donde existe aporte del trabajador y del empleador, todo el peso del aporte recae exclusivamente sobre el trabajador, y donde los ingresos promedio son similares o inferiores al salario mínimo, podría implicar una reducción absoluta del número de afiliados”, comentó.

RobertoLopez
Roberto López en la presentación de las reformas al INSS, este 16 de abril. Confidencial | CCC

Incrementando los aportes

En el caso de las cotizaciones por Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) que paga el empleador, estas subirán 3.5 puntos porcentuales en un lapso de 20 meses, pasando del 10% en que se encuentran en la actualidad, al 12.0% a partir del primero de julio de 2018; luego, al 13.0% en enero de 2019, para cerrar en 13.5% en enero de 2020.

Con esto, las cotizaciones de los empleadores pasarán de 25.5% al 30.9% en el citado periodo de 20 meses, que concluye el primero de enero de 2020.

Las cotizaciones de los trabajadores, que eran de 6.25%, crecerán un punto porcentual (0.75 adicional para el régimen IVM y 0.25 adicional para las Víctimas de Guerra), cerrando en 7.25% de su salario.

También se redujeron los porcentajes que un jubilado podrá recibir en concepto de pensión: si antes, quienes completaban el mínimo de 750 semanas cotizadas recibían como base el 37% de su salario de los últimos cinco años, la nueva disposición reduce ese monto a solo 30%.

La Resolución 1-317 también disminuye el porcentaje a aplicar por cada año adicional cotizado: si antes el factor de multiplicación era de 0.015, ahora quedó en 0.012 o lo que es igual, los jubilados perderán un 20% de ese monto que se le sumaba al 37% acumulado por sus primeras 750 semanas.

Quizás la más lapidatoria de todas las frases que contiene la 1-317 es la que señala que “la tasa de reemplazo máxima es de 0.7”, lo que significa que nadie, cotice las semanas que cotice, podrá obtener más del 70% de su salario en concepto de jubilación.

La letra menuda de las reformas

Lo que no contemplan las reformas

El economista Adolfo Acevedo advierte que las reformas recaen con fuerza sobre el aumento de las tasas de cotización y/o sobre la evolución futura de las pensiones, porque “no se contempla, en lo absoluto, ni disminución de gastos administrativos, ni tampoco que el Presupuesto asuma el financiamiento de aquellas funciones que corresponden a la función de Protección Social del Estado, cuyo financiamiento ha sido hecho recaer sobre el INSS”

“El financiamiento de estas funciones representa una carga desproporcionada para el INSS, que con su peso tienden a acelerar con rapidez el arribo de la insolvencia; en contrapartida se encuentra la dificultad del Presupuesto para asumirlas mientras persista el régimen de masivas exenciones, exoneraciones y tratamientos especiales, que da origen a una considerable pérdida de ingresos fiscales”, comentó.

“Finalmente, no se contempla que el INSS, para para recuperar credibilidad, debe transformarse en una entidad autónoma y profesional, técnicamente capaz, concentrada exclusivamente en el cumplimiento eficaz de sus objetivos y funciones, ajustada a derecho y absolutamente transparente, capaz de rendir cuentas claras en todo instante”, indica el economista.