Negocios

En 2016, el banco tenía un patrimonio de US$ 18 millones

Grupo Pellas confirma compra de ProCredit

El mayor millonario del país inyectará su capital en el banco más pequeño del sistema financiero



Carlos Pellas vuelve al negocio bancario, tal como Confidencial lo adelantara el 13 de mayo pasado: un comunicado del Grupo Pellas confirmó que la “Corporación Financiera de Inversiones, S. A., liderada por don Carlos Pellas Chamorro y sus socios… ha adquirido Banco ProCredit S.A., institución financiera sólidamente establecida en Nicaragua”.

“El regreso de la familia Pellas al negocio bancario, es una buena señal para la economía nicaragüense”, dijo una fuente que conoce el sector financiero.

Pellas salió por la puerta pequeña del negocio financiero en 2010 cuando el empresario colombiano Luis Carlos Sarmiento, presidente del grupo Aval, compró el BAC Credomatic a General Electric, incluida la participación minoritaria que todavía mantenía el empresario nicaragüense. Fuentes colombianas vinculadas a la transacción, revelaron que Pellas intentó hasta el último momento mantener su participación accionaria, pero al final se impuso en la puja el peso económico de Sarmiento –el principal millonario de Colombia– con el aval de la Presidencia de Nicaragua a través de la Superintendencia de Bancos, que no objetó al colombiano convertirse en el dueño del 100% de las acciones.

   Como resultado de esa transacción, Pellas se vio obligado a permanecer al margen del negocio bancario durante cinco años, plazo que se cumplió en 2015, hasta que el año pasado se le presentó la oportunidad de regresar invirtiendo en ProCredit.

Con la compra de ProCredit, el empresario vuelve a incluir la intermediación financiera en su parrilla de negocios, en la que también cuenta con un ingenio azucarero, bienes raíces, producción de ron, generación de electricidad, venta de automotores, publicidad, seguros, servicios de salud, tecnología, turismo, agroindustria, etc.

La firma de los documentos ocurrió el pasado miércoles 2 de agosto, y aunque la compraventa se dio a conocer con la emisión del comunicado, no será hasta dentro de unas semanas en que se haga el lanzamiento ante el público, lo que probablemente incluirá un cambio de nombre de la entidad.

Aunque es el más pequeño de los bancos del sistema, ProCredit tiene un nicho bien establecido entre las pequeñas y medianas empresas, y mantenìa un patrimonio cercano a los US$18 millones al cerrar 2016. Ni las partes involucradas ni la Superintendencia informaron sobre el monto de la transacción.

Este es al menos el cuarto intento conocido por comprar el Banco, de origen alemán. En el segundo semestre de 2014, el Banrural de Guatemala, quiso efectuar una “fusión por adquisición”, con ProCredit, pero la operación nunca llegó a efectuarse.

Dos años después, surgieron dos grupos hondureños en el horizonte: el Banco Atlántida, y el Grupo Terra, que tiene intereses en generación de electricidad, bienes raíces, venta de combustible y construcción. El Grupo Terra llegó a un acuerdo de compra con los dueños de ProCredit, sin embargo la transacción no se realizó al ser objetada por la Superintendencia de Bancos, sin que se dieron a conocer las razones oficiales. Tras el veto de la Siboif, surgió la oportunidad de compra para el grupo nicaraguense que encabeza Carlos Pellas.

Establecido en el país desde 1999, las operaciones de ProCredit “han estado fundamentalmente orientadas a la atención de la pequeña y mediana empresa, de una manera social y ambientalmente responsable”, señala el comunicado.

Aunque no hay una referencia explícita a si el banco pasará a ser un banco corporativo que preste servicios financieros a las empresas del Grupo Pellas, o un híbrido entre ambas posibilidades, el comunicadado señala que “ProCredit seguirá comprometido con brindar la mejor atención a las necesidades de sus clientes actuales, ampliando su modelo de negocios para ofrecer nuevos productos y servicios mediante la implementación de tecnologías novedosas en sus operaciones”.

Fundadores del Banco de América

Liderada por el empresario Alfredo Pellas Chamorro, la familia Pellas se asoció a la actividad financiera a partir de 1952, cuando fundaron el Banco de América, junto a otros socios, que incluían a Wells Fargo.

El grupo empresarial introdujo el ‘dinero plástico’ en Nicaragua, en la década de los 70, al comprar y operativizar Credomatic, servicio que expanden fuera de Nicaragua, cubriendo Centroamérica, y al menos una nación de el Caribe y otra de Suramérica, hasta que la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional ordenó la nacionalización de la banca en 1979.

Pellas siguió en esa actividad al fundar el Popular Bank en Florida en los años 80, y a inicios de la década de los 90, cuando el gobierno de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro reabre la economía (la banca, los seguros, y otras actividades), fundó en Managua el Banco de América Central, expandiendo las operaciones de Credomatic. En 2005, vendió la mayorìa accionaria a General Electric Financial Consumer.

“Con la adquisición de ProCredit se pretende apoyar aún más el crecimiento económico de nuestra patria, expandiendo y ampliando la oferta de crédito”, concluye el comunicado.