Emergencia Coronavirus

Hospitales tienen menos de 160 ventiladores para pacientes de covid-19

Ante la falta de transparencia del régimen, el mayor temor es que colapse el frágil sistema de salud pública, si se propaga la epidemia

La pandemia del coronavirus llegó a Nicaragua. Los dos primeros casos positivos de covid-19 ingresaron por el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino esta semana, y fueron recibidos sin contratiempo por los oficiales de Migración y Extranjería, que cumplían con la orden del Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo: fronteras abiertas, incluso para aquellas personas que provinieran de países ya contagiados.

Estos errores, sostienen los especialistas, tendrán un alto costo en el frágil sistema de salud pública de Nicaragua, donde hay menos de 6000 camas de hospital y solamente unos 160 ventiladores para aquellos casos que pudieran agravarse, sin contar, además, con que el 80% de estos ya están usados por pacientes con otras patologías.

El Gobierno —en boca de la vicepresidenta Rosario Murillo— asegura que tienen 19 hospitales dispuestos para atender los casos positivos de covid-19. Pero hasta ahora no ha dado a conocer exactamente cuáles son esos “centros centinelas”, como los llama la primera dama. “Tenemos todas las condiciones, creadas para recibir a las personas que presenten síntomas sospechosos y que luego el diagnóstico refleja un caso positivo, asegurar todos los protocolos todas las atenciones, de manera que esté aislado y seguro”, afirma Murillo.

Sin embargo, ni Murillo ni el Ministerio de Salud (Minsa) han respondido preguntas clave, como, por ejemplo: ¿Por qué han centralizado y callado sobre las pruebas realizadas a sospechosos de portar el virus? Y, sobre todo, ¿cuántos ventiladores hay disponibles para los pacientes más críticos?

Los especialistas advierten que la falta de transparencia frente a la población es directamente proporcional al avance del coronavirus, y, a corto plazo, podría derivar en un escenario que consideran fatal: el colapso de la capacidad instalada del sistema de salud para atender a los contagiados, tal cual ha sucedido en Italia, donde las muertes por el virus chino de Wuhan son más de 4000.

160 ventiladores, 80% ocupados por otras patologías

El dato oficial sobre el número de ventiladores con los que cuenta el sistema de salud en Nicaragua no está disponible. Ante el brote de coronavirus, conocer la cantidad de respiradores disponibles resulta vital, porque un 20% de los contagiados en condición crítica requerirían de respiración artificial, porque se agravan y presentan insuficiencia respiratoria. Pero ni en las páginas webs de los hospitales públicos o del Minsa —infuncionales y plagadas de propaganda alusivas al Gobierno— se encuentra esta información.

Casi una docena de médicos (entre ellos neumólogos de hospitales públicos y privados) consultados por CONFIDENCIAL coincidieron que en Nicaragua el número de ventiladores disponibles y funcionales no sobrepasan los 160. Una cifra que no daría abasto a la demanda si los contagios ante la falta de prevención aumentan, y colapsan la capacidad establecida.

Proyección oficial: 8125 pacientes críticos

De acuerdo con un protocolo del mismo Minsa, en Nicaragua habrá 32 500 contagios de covid-19 y fallecerán unas 813 personas en un período de seis meses. De los 32 500 afectados por el virus, las autoridades de Salud prevén que un 25% serán pacientes graves, es decir 8125 personas. “Si se toma de referencia la letalidad de 2.5% de fallecidos frente a los afectados podríamos tener 813 fallecidos. Los fallecidos son el 80% de los pacientes que requieren Unidad de Cuidados intensivos, por lo que se calcula que 1016 ingresarán a UCI”, concluye la proyección del Minsa.

Carlos Herrera | Confidencial

Es decir, que cualquiera de esas 1016 personas son candidatas para necesitar en UCI un ventilador de manera urgente. “La estancia media de hospitalización es de 10 días”, previenen las autoridades. Como mínimo, el protocolo del Minsa recomienda que 79 camas de cuidados intensivos cuenten con un ventilador. Sin embargo, los ventiladores también tienen otra demanda.

“De los 160 ventiladores que hay en el país, muy probablemente el 80% de los mismos permanecen constantemente en uso por diversas otras patologías”, advirtió uno de los doctores consultados. Los médicos solicitaron anonimato por temor a despidos y represalias. “No es que esos respiradores estarán disponibles para la atención de la emergencia del coronavirus. No es que hay 100 o 150 esperando a que llegue el paciente con coronavirus. Es alarmante”, subrayó el galeno.

CONFIDENCIAL preguntó en diversos hospitales sobre los respiradores en existencia. Aunque no todos los médicos consultados respondieron, las respuestas de los doctores arrojan un cálculo que permite una estimación del stock de respiradores en el país.

En el Hospital Antonio Lenín Fonseca hay doce respiradores, pero los dos médicos consultados repararon en lo mismo: la mayoría del tiempo pasan ocupados, porque este centro hospitalario recibe siempre pacientes con traumas delicados o en estado grave.

En el Alemán Nicaragüense hay seis ventiladores funcionando en terapia intensiva, y de ellos cuatro están permanentemente ocupados. Aunque los médicos de ese centro hospitalario señalaron que hay otros cuatro respiradores extras en reparación, los cuales esperan estén listos para la emergencia.

En los departamentos del país el número de ventiladores no es mayor, excepto por el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), en León, donde según los doctores se cuenta con 15 ventiladores. En la UCI regional de Carazo están disponibles cinco, y en el Hospital Amistad Japón – Nicaragua de Granada solo hay uno. Conseguir el dato del resto de hospitales fue imposible, debido a la falta de información pública, pero los especialistas sostienen que la media en cada hospital no llega a sumar más de 160 unidades.

Los hospitales privados también poseen respiradores, pero el número tampoco es mayor. En el Hospital Militar (donde se registró el primer contagiado de covid-19) hay nueve en la sala de Cuidados Intensivos para adultos, pero siempre, según médicos de ese centro, hay un promedio de cinco pacientes ventilados. El Militar también cuenta con 10 más en UCI de Pediatría. Mientras que en Matagalpa, el Centro Médico Quirúrgico Santa Fe tiene ocho ventiladores. El Hospital Vivian Pellas posee nueve, según sus doctores.

Ventiladores costosos y escasos

El epidemiólogo Leonel Argüello también se mostró alarmado por la cantidad de ventiladores disponibles en el país. Alarmado porque a nivel internacional los respiradores están escaseando ante el aumento desaforado de casos graves de coronavirus. Hacen falta en New York, en California, en Italia, España… al punto que, en Europa, algunos países han decidido dar prioridad a los pacientes que tengan más posibilidades de vida.

“Hay cifras internacionales que te dicen que el 86% de los pacientes van a tener gripes leves o moderadas y no van a necesitar ir a ninguna unidad de salud. El 16% restante se va a complicar. De ese 16%, un 5% va a necesitar cuidados intensivos, y de ese mismo 16%, un 2.5% va a necesitar ventiladores que ni el mismo Estados Unidos los tiene ahora”, contextualiza Argüello. “Estados Unidos tiene 100 000, pero ahora necesita el triple. Por olfato y experiencia te digo que en Nicaragua hay menos de 150 ventiladores. Un hospital lo más que podrá tener son seis. No tenemos suficientes equipos y esa es la lógica de contención de la epidemia con la que insisto… es como un río que está inundando todo, entonces ponele una presa para que el agua no haga estallar tu sistema de salud”, agregó Argüello.

Países como Alemania han restringido la exportación de ventiladores para garantizar su demanda interna. Un médico del Vivian Pellas calcula que un “buen ventilador adecuado para uso hospitalario cuesta unos 40 000 dólares. “Hay ciertas empresas en Nicaragua que lo venden; la otra opción sería importarlo. Si se importa, sería un par de meses para que llegara al país, pero demanda hay en todo el mundo ahorita”, dijo el doctor.

Quejas de los trabajadores de la Salud

Además de los cuestionamientos por los ventiladores y las pruebas, trabajadores del sistema de salud también han expresado sus inconformidades con las directrices de las autoridades. Enfermeros, doctores y otros funcionarios de los hospitales Manolo Morales, Alemán Nicaragüense, Lenin Fonseca y Vélez Paíz narraron a CONFIDENCIAL que los obligan a no usar mascarillas de protección ni alcohol gel mientras atienden pacientes. El argumento es para “no alarmar a la población”.

Una ambulancia ingresa al hospital Manolo Morales durante la epidemia de Covid-19. Carlos Herrera | Confidencial

Una de las demandas específicas de los trabajadores del Alemán Nicaragüense es el uso de mascarillas N-95, debido al contacto perenne con los pacientes. Sin embargo, solo han obtenido negativas de parte de la dirección de ese hospital. Expertos internacionales han advertido que la protección de los trabajadores de la Salud es clave para frenar la curva contagiosa del covid-19. Eso pasa por capacitación y protección física.

La vicepresidenta Rosario Murillo ordenó para este fin de semana una “visita casa a casa” de cara a la pandemia, pero es algo que también es rechazado por los trabajadores públicos de la Salud. “Nos obligan a hacer visitas casa a casa sábado y domingo de ocho de la mañana a cinco de la tarde, y nos prohíben el uso de mascarillas, alcohol gel u alguna otra medida preventiva. La excusa es que se trata de solo una campaña de prevención con ‘amor y paz’ para tranquilizar a la población, sin poder ampliarles la gravedad del asunto”, comentó un trabajador de un centro de salud.

Sigue aquí toda la cobertura de CONFIDENCIAL ante la amenaza del coronavirus en Nicaragua.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend