Política

Negociaciones siguen estancadas por intransigencia de Ortega

Iglesia gestiona retorno a Diálogo Nacional

Diálogo obispos de Nicaragua

Cardenal Brenes afirma que la CEN hace "gestiones" para reanudar las negociaciones frente a la difícil crisis que sufre el país



Managua.- La Iglesia católica informó que realiza gestiones para retomar el diálogo entre el Gobierno de Daniel Ortega y la gran alianza opositora, conversaciones que buscan apoyar un grupo de trabajo de doce países de la OEA para contribuir a la búsqueda de soluciones a la crisis que vive el país.

“Estamos haciendo las gestiones para retomar el diálogo” suspendido desde finales de junio, dijo el cardenal Leopoldo Brenes.

El también arzobispo de Managua destacó que el diálogo “es la única vía para solucionar los problemas” en el país, que se encuentra sumido, desde el pasado 18 de abril, en la crisis más sangrienta desde los años 80 y que ha dejado centenares de muertos.

El diálogo, cuyos mediadores y testigos son los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, se instaló a mediados de mayo pasado, pero se ha desarrollado de forma intermitente y permanece suspendido desde el pasado 25 de junio, cuando celebró su última sesión.

El presidente Ortega afirmó que está dispuesto a reanudar el diálogo con la mediación de la ONU y la participación de la Iglesia para buscar una salida a la crisis, en una entrevista con la cadena estadounidense CNN el 30 de julio pasado.

“Hemos tomado contacto con el secretario general de Naciones Unidas (António Guterres), con diferentes organismos internacionales y lógicamente con el cardenal Brenes. Estamos esperando el momento”, señaló Ortega.

La ONU ha dicho que está discutiendo la posibilidad de asumir algún tipo de papel en los esfuerzos para mediar y poner fin a la crisis en Nicaragua.

La Alianza Cívica -que aglutina a empresarios, sociedad civil, estudiantes y campesinos- envió esta semana una comunicación escrita a Ortega en la que le “hace un llamado urgente a retomar el camino para una salida pacífica y democrática, a cesar toda forma de violencia y a reinstalar el diálogo nacional con la Conferencia Episcopal como mediadora y testigo, con los garantes internacionales apropiados”.