Nación

Científico y ambientalista dice que Magfor, Inafor, INAA, ENACAL y Marena "deberían desaparecer"

Incer Barquero: negligencia en manejo de crisis ambiental

Con el gobierno de Ortega la destrucción de los bosques ha sido mayor que en los 50 años anteriores



El científico y ambientalista Jaime Incer Barquero señaló de negligencia a las autoridades del gobierno del comandante Daniel Ortega que deberían velar por la protección del ambiente, ya que no han sabido manejar la crisis ambiental que sufre el país, no realizaron acciones para tratar de contener el impacto del cambio climático y algunos, por agradar al Ejecutivo, hasta otorgaron autorizaciones para deforestar el bosque natural.

“Me refiero a la destrucción autorizada de los bosques en las reserva naturales. Nunca he visto algo parecido en el mundo, que se destruyen los bosques naturales y las autoridades no hacen absolutamente nada para detenerlo”, explicó el científico, quien agregó que las personas que dirigen los ministerios de ambiente y el ejecutivo, deberían de cambiar esa mentalidad que ha acabado con las zonas verdes del país.

Incer Barquero aseguró que instituciones como el Marena, el Magfor, Inafor, Enacal e INAA deberían “desaparecer” por su incompetencia en el manejo de la crisis ambiental. “Hay que cambiar, primero la mentalidad de todos los que manejan esas instituciones, que algunos teniendo capacidad han caído en la complacencia política”, expresó.

En científico afirmó que hace 50 años existía una cobertura forestal del 60 por ciento  en el país, sin embargo, durante el periodo de gobierno del comandante Ortega, la disminución ha sido evidente, pues la cobertura no alcanza ni el 30 por ciento. “Se ha sembrado menos de lo que han extraído”, confirmó el científico.

“Debería prohibirse la destrucción de los bosques que están en las zonas altas, ríos, cordilleras, cerca de los cuerpos de agua, y regular la agricultura, tener una política forestal eficiente”, aconsejó el Incer Barquero.

Justos por pecadores

Hace dos semanas el gobierno detuvo la extracción de árboles en Nueva Segovia. La medida fue acompañada de la creación de una Comisión Nacional Forestal, que recogería información para brindarla al ejecutivo y elaborar un plan.

 

Salvador Mayorga, presidente de la Asociación Nacional de Reforestadores, explicó que la medida del gobierno los afecta, pues debieron incluir solo a los madereros que extraen árboles de zonas boscosas y no a los empresarios que  los cultivan para la comercialización.

Mayorga indicó que la medida aprobada por el gobierno fue de hecho y sin fundamento legal.

“Lo que se hizo fue suspender todos los trámites para trasladar madera de todo tipo. Nosotros hacemos un manejo sostenible. Sembramos los árboles en los viveros y luego los llevamos a las plantaciones donde le damos el cuido y si se cortan, se hacen relevos. El uso es comercial, pero hay sostenibilidad. No somos la solución pero contribuimos a esta”, comentó Mayorga.

Al respecto Incer Barquero mencionó que el gobierno cometió un error al “echar” en un bolsón a todos los empresarios de madera, pues en lugar de estimular a los reforestadores, que ponen de su dinero para sembrar árboles en sus tierras, los incluyó junto a los que deforestan el bosque.

Farándula gubernamental

Sobre la campaña de reforestación que el gobierno impulsa, tanto Incer Barquero como Mayorga, coincidieron en que a estos árboles no se les dará el cuido necesario y no existen personas que velen por el desarrollo del mismo.

“Debemos saber diferencia entre los campos de reforestación que ayudan a mantener los bosques y sembrar árboles dispersos”, dijo Mayorga.

“Esas campañas de reforestación del gobierno obedecen solo a aspectos de farándula. Así no se van a recuperar los bosques”, argumentó Incer Barquero.

Incer Barquero finalizó recomendando al gobierno que se haga un plan de manejo para reforestar las cuencas y no seguir con el despale en las zonas boscosas del país, de lo contrario, con el fenómeno de La Niña, las inundaciones serán el pan de cada día en el invierno.

“Debemos esperar que en esas zonas donde ya no hay árboles y la tierra es porosa, hayan grandes inundaciones, porque no habrán árboles que detengan las correntías y que aporten a la infiltración”, explicó el científico.

Mayorga espera que el gobierno revise la política de detener la extracción de madera en Nueva Segovia, y que analice quiénes deberían estar incluidos en esa prohibición y quiénes no.