Nación

Informe orteguista omite violación de derechos humanos

“En el informe (del Gobierno) no dicen cuáles son las brechas que faltan por cumplir”, critica Amaru Ruiz, de Fundación del Río

El informe que presentó la dictadura de Daniel Ortega en la tercera ronda del Examen Periódico Universal (EPU), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), “no cumple con el rigor metodológico” establecido por dicha entidad mundial, y “omite adrede la situación de violación de derechos humanos” y las recomendaciones que recibió de parte de las delegaciones diplomáticas, explicó Amaru Ruiz, director de Fundación del Río, una organización que pertenece al Mecanismo de Seguimiento de la Sociedad Civil de Nicaragua.

En teoría, los Estados deben presentar una evaluación sobre la evolución en materia de derechos humanos desde el examen anterior, sin embargo, en el informe nacional presentando por el régimen, no se observa que se ha establecido procesos de verificación ni de evaluación que permitan conocer la evolución en la implementación de acciones para garantizar los derechos en el país, y tampoco mencionan las brechas en el cumplimiento y las dificultades técnicas, financieras y legales presentadas.

El informe de Nicaragua solo señala, de manera descriptiva y superficial, algunas acciones en materia de derechos humanos vinculadas a las políticas públicas de cualquier Gobierno, lo que limita el rigor metodológico necesario para mostrar la evolución sistemática del cumplimiento o no de los derechos humanos.

“Es por esto que afirmamos que el informe presentado por el Estado no cumple con el rigor metodológico establecido. Tampoco con el tema de proceso de consulta o la redacción alrededor de la evaluación en cumplimiento en materia de derechos humanos, que es el objetivo por el cual se elaboran los exámenes periódicos. En el informe (de Ortega) todo está bien, pero no se dice cómo, en qué se avanzó, y cuáles son las brechas que faltan por cumplir”, expuso Ruiz.

En mayo de este año Nicaragua recibió 259 recomendaciones de parte de las delegaciones diplomáticas que conforman la ONU. Entre las principales sugerencias los países señalaron que el Estado debía trabajar en la libertad de expresión y el derecho a la protesta, la libertad inmediata para los presos políticos, una apertura a la supervisión de misiones internacionales, e investigaciones independientes sobre los crímenes cometidos.

A inicios de septiembre de 2019 la dictadura Ortega-Murillo rechazó 124 de las 259 recomendaciones, repitiendo el discurso de que en Nicaragua se vivió un “intento fallido de golpe de Estado” y que “el pueblo de Nicaragua ha recuperado la paz y estabilidad nacional”.

La delegación orteguista en Ginebra anunció que decidieron aceptar solamente 135 recomendaciones, rechazando las 124 restantes, referidas al arresto ilegal de manifestantes, la brutal represión contra la población, el ataque a medios de comunicación independientes y otras denuncias de violaciones de derechos humanos.

Vacíos en la situación de violación a derechos humanos

La Asamblea General de las Naciones Unidas creó el Consejo de Derechos Humanos (CDH) el 15 de marzo de 2006 junto al EPU para iniciar el proceso revisión de derechos humanos de todos los países miembros. Nicaragua, como parte del grupo, ha participado en los tres ciclos de revisión, desarrollados en el periodo 2008-2011, 2012-2016 y 2017-2021.

Este análisis de la Sociedad Civil se presenta desde una perspectiva de derechos humanos que busca darles continuidad a los procesos de monitoreo y reporte que han venido desarrollando las organizaciones nicaragüenses que históricamente han participado en los ciclos de revisión del EPU.

Ruiz manifestó que en el informe de Ortega existen omisión adrede sobre la situación de violación de los derechos humanos en el país. “Cuando ellos se ponen a revisar cada uno de los derechos, los presentan como ejecución de programas que han hecho, no se evidencia cómo han cumplido o no con estos derechos. Presentan números, dicen cuánto han ejecutado en programas. Ellos lo que presentan es un informe de su gestión gubernamental”, explicó.

El director de Fundación del Río expuso que la dictadura, al omitir adrede las 124 recomendaciones que le hicieron en materia de derechos humanos, mantiene su discurso inverosímil de que en Nicaragua ocurrió un intento de golpe de Estado.

“Con estas 259 recomendaciones que las delegaciones hacen al Estado, podemos afirmar que Nicaragua es uno de los países en los que más se violan los derechos humanos”, finalizó Ruiz.

  • Puede descargar el informe del Mecanismo de Seguimiento de la Sociedad Civil de Nicaragua aquí: Informe del Mecanismo

Más en Nación

Send this to a friend