Nación

Madre aún desconoce la gravedad de los golpes de su hijo

Joven secuestrado aparece golpeado en un hospital de Managua

Juan Kirkland

Juan Kirkland fue secuestrado por un encapuchado y armado la mañana del martes cuando caminaba por el barrio El Riguero



El joven Juan Kirkland, secuestrado la mañana de este martes, mientras caminaba en un barrio céntrico de Managua, apareció horas después con múltiples golpes, en un hospital de la capital, denunció su madre Glenda Kirkland, ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos.

Kirkland es trabajador del área de mantenimiento de equipos médicos del Hospital Militar de Nicaragua y apareció con golpes en el Hospital Manolo Morales, donde permanece internado.

El joven fue secuestrado en el barrio El Riguero, por un hombre encapuchado que portaba una pistola. El sujeto lo empujó dentro de un automóvil todoterreno, antes de partir a alta velocidad, según se observa en un video de seguridad.

El video inmediatamente fue distribuido en redes sociales, debido al contexto que atraviesa el país, en al menos 325 han sido asesinados y otros 1609 nicaragüenses han sido secuestrados “por grupos armados no autorizados”, de los cuales 459 son “presos políticos”, según organizaciones defensoras de los derechos humanos locales y extrajeras.

La madre, quien confirmó que el joven vive cerca de donde la Policía Nacional realizó una redada contra manifestantes en septiembre pasado, dijo desconocer la gravedad de los golpes.

La Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia (CUDJ), que se opone al Gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, atribuyó el secuestro a los “paramilitares” que, según las organizaciones humanitarias, realizan capturas en conjunto con la Policía nicaragüense.

“En Nicaragua nada está normal y exigimos la renuncia del régimen Ortega Murillo, quienes tienen secuestrada a Nicaragua“, expresó la CUDJ, en un comunicado.

El Gobierno reconoce 199 muertos y más de 200 reos, a los que denomina “terroristas” y “golpistas”.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.