Nación

La marimba vuelve a sonar en Masaya para recibir a presos políticos

Yubrank Suazo y Cristian Fajardo fueron recibidos por centenares de personas en medio de un ambiente de júbilo

Las calles del barrio San Juan, en Masaya, parecían pequeñas con la gran cantidad de personas que salió al encuentro de Yubrank Suazo, uno de los 56 reos de conciencia que fueron liberados este martes por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Hasta la casa del líder opositor llegaron vecinos, familiares y amigos de diferentes partes del país para abrazarlo y tomarse fotografías con él.

El ambiente festivo en Masaya comenzó apenas salió el sol y se supo que varios reos de conciencia serían liberados. Las marimbas volvieron a sonar por las calles de esa ciudad rebelde y cuando el microbús del Sistema Penitenciario Nacional llegó a la casa de Suazo la algarabía no tenía límites, las personas se abalanzaron sobre el líder estudiantil y otros reos de conciencia que estaban siendo trasladados a sus viviendas.

Luego de abrazar a sus familiares, Suazo se colocó una bandera de la patria en sus hombros y bailó con sus amigos un par de piezas de folclore popular nicaragüense. Además aprovechó la oportunidad para instar a quienes fueron a recibirlo para que “continúen firmes en la lucha demandando que se respeten nuestros derechos contemplados en la constitución, que se respete la libertad de prensa, la libertad de movilización, es un derecho sagrado que tenemos todos los nicaragüenses”, dijo.

Luego de ser liberado Yubrank Suazo realizó un par de bailes folclóricos para sus amigos. Carlos Herrera | Confidencial

La liberación de este grupo de presos políticos se produce un día después de la entrada en vigencia de la Ley 996, Ley de Amnistía, que fue aprobada de manera unilateral por la aplanadora orteguistas en la Asamblea Nacional, por lo que el líder opositor de Masaya aprovechó para aclarar que él “no tienen nada que agradecer a la dictadura”.

“Nosotros no salimos por la Ley de Amnistía que impulsó Ortega. Nosotros salimos por la presión que impulsó el pueblo en las calles, por la presión de la comunidad internacional, por el terror y el pánico que le tiene a las sanciones Daniel Ortega, es por eso que hoy nosotros los expresos políticos estamos compartiendo con nuestras familias”, subrayó Suazo.

De igual forma, el reo de conciencia Cristian Fajardo, quien fue liberado junto a su hermano Santiago Fajardo, denunció que la esencia de la Ley de Amnistía es dejar en la impunidad todos los crímenes cometidos por el régimen y órganos de represión.

“La rechazo rotundamente porque esa ley es para alguien culpable. Lo que están haciendo es auto-amnistiándose ellos (el régimen), ellos son los verdaderos asesinos, ellos son los verdaderos delincuentes, ellos son los que deberían estar en la galería 300 (de la cárcel), ellos no nosotros. Nosotros somos las víctimas, el pueblo ha sido la víctima, los verdaderos delincuentes y el crimen organizado son ellos”, enfatizó Fajardo.

Cristian Fajardo fue recibido con mucha alegría por sus familiares y amigos. Carlos Herrera | Confidencial

Al igual que Suazo, los hermanos Fajardo fueron recibidos con mucha algarabía, bailes folclóricos al son de marimbas, música de filarmónicos, consignas y abrazos de muchos amigos. Al lugar también llegaron varios reos de conciencia que fueron excarcelados días atrás y quienes aprovecharon para enviar un mensaje de ánimo a la población.

Mientras tanto Fajardo refirió que ahora tiene una nueva bandera de lucha: “Claro que voy a continuar en la lucha y Ortega cometió un error conmigo porque aparte de las banderas de lucha que yo ya tenía (antes de haber sido encarcelado), ahora llevo una bandera más y es que se respeten los derechos humanos, que se respeten las garantías de ley de todos los reos porque son seres humanos”.

Tanto Suazo como Fajardo fueron torturados en la cárcel y durante mucho tiempo permanecieron confinados en celdas de máxima seguridad, pesa a la adversidad aseguran que su espíritu salió  fortalecido de la prisión.

“Yo fui torturado el ocho de marzo por el director del sistema penitenciario de máxima seguridad y en esos momentos de soledad y de sufrimiento era la oración lo que nos confortaba y nos estimulaba a continuar firmes en esta lucha”, subrayó Suazo.

En Masaya los reos de conciencia fueron recibidos con mucha algarabía. Carlos Herrera | Confidencial

Más en Nación

Send this to a friend