Nación

“Ley de Reconciliación” llega a Asamblea Nacional para “consultas”

Madres de Abril

Gobierno de Ortega y Murillo dice que dialoga y promueve reconciliación y encuentro



El proyecto de “Ley de Reconciliación”, con la que el Gobierno de Nicaragua asegura que espera aportar a la solución de la crisis que vive el país desde abril pasado, fue presentada este martes ante la Asamblea Nacional, que ya anunció un proceso de “consultas”, criticados anteriormente por reducirse a los espacios que apoyan al Gobierno de Daniel Ortega, y excluir a grupos de la oposición o sociedad civil crítica e independiente.

La propuesta, cuyo nombre completo es “Ley para una cultura de diálogo, reconciliación, seguridad, trabajo y paz”, fue presentado por la Junta Directiva de la Asamblea Nacional ante el plenario, y remitida a la Comisión de Gobernación, Paz, Defensa y Derechos Humanos, que dirigirá las consultas.

La Junta Directiva del parlamento nicaragüense presentó el proyecto de ley cinco días después de que el Poder Ejecutivo dio por finalizado su propio proceso de consultas, entre grupos afines al Gobierno, que la Presidencia ha identificado como “diálogo”.

El presidente de la Comisión de Gobernación, Paz, Defensa y Derechos Humanos, Filiberto Rodríguez, afirmó que ya ha invitado a la organización sindical oficialista Frente Nacional de Trabajadores (FNT), para analizar la propuesta de ley.

La iniciativa tiene por objeto establecer el marco jurídico general que garantice una política de Estado en temas de diálogo reconciliación, seguridad, trabajo y paz, según ha explicado el Poder Ejecutivo.

En noviembre, familiares de los asesinados por la represión oficial que ha dejado 325 muertos desde abril, y de los más de 600 presos políticos estimados a la fecha, reclamaron que la iniciativa, promovida por la vicepresidenta Rosario Murillo, es la base para la aprobación de una ley que impondría por decreto “reconciliación” en una Nicaragua trastocada por la violencia desatada por el régimen de El Carmen, en medio de un clima de total impunidad y falta de voluntad política para esclarecer los crímenes de la masacre.

“Reconciliación” de Murillo es “inmoral”

“Como familiares nos sentimos indignados, con rabia, porque en este país nadie se reconcilia sin antes conocer la verdad”, reclamó Francis Valdivia, quien forma parte de las Madres de Abril, un organización que exige justicia por los asesinatos de más de 325 personas. “Tenemos una necesidad real de conocer la verdad; de conocer quiénes asesinaron a Franco y lo arrastraron por mas de una cuadra… No vamos a permitir borrón y cuenta nueva: ni perdón ni olvido”, aseguró la hermana del joven asesinado en Estelí, Franco Valdivia, y actual presidenta de la Asociación Madres de Abril.

También ese mes, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), expulsado semanas después por el régimen, demandó al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo que, antes de proponer cualquier política de Estado que busque la “reconciliación”, debe implementarse “un proceso de verdad” con el “reconocimiento de responsabilidades, la sanción de los responsables por la justicia, la reparación de las víctimas y las reformas institucionales necesarias para restituir la confianza de la ciudadanía en las instituciones del Estado”.

GIEI cuestiona “reconciliación” del régimen orteguista

A través de una comunicación remitida al canciller de Nicaragua, Denis Moncada, el GIEI indicó que consideran que la llamada “Propuesta de Política de Estado para una Cultura de Paz y Reconciliación” presentada el pasado seis de noviembre “debe atender el momento por el que atraviesa la sociedad nicaragüense” y que esos procesos no pueden imponerse por ley.

Gobierno dice que dialoga y promueve reconciliación

Este martes, la vicepresidenta y única vocera del Gobierno, Rosario Murillo, aseguró en su intervención cotidiana del mediodía, que el Gobierno practica el diálogo y promueve la reconciliación y el encuentro.

“Como hermanos dialogamos, como hermanos que promovemos reconciliación y encuentro vamos creando los mejores espacios para el trabajo, la paz, la seguridad, la prosperidad”, dijo Murillo, a través de medios del Gobierno.

Se trató del segundo día consecutivo en que Murillo se refirió al tema del diálogo, luego de que los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) condenaron la “represión” en Nicaragua y mostraron disposición a tomar medidas para favorecer una solución “pacífica y negociada” a la crisis del país.