Nación

Condenan masacre del 30 de mayo: que “no sigan matando” y “que se vayan”

“Madres de abril” llaman a empresarios a apoyar paro

Madres de abril Nicaragua

Denuncian persecución y acoso por turbas orteguistas, y solicitana CIDH medidas cautelares para todos los familiares de las víctimas de la masacre



El Movimiento “Madres de Abril” condenó la nueva masacre ocurrida durante la marcha pacífica del pasado 30 de mayo, que ha enlutado a más familias nicaragüenses, e hicieron un llamado al sector empresarial a declarar un paro nacional para presionar la salida del Gobierno de Daniel Ortega. 

“Salieron a masacrar al pueblo sin respetar a ese mar de gente que salió a las calles a apoyarnos en nuestro duelo, en una marcha que nunca se había visto en la historia reciente del país, por eso pedimos a los empresarios que convoquen a un paro nacional, pues aunque vamos a sufrir de hambre unos días, será eso mejor a que nos sigan matando”, declaró Rosa Cruz Sánchez, madre del joven Michael Cruz, asesinado en las cercanías de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli). 

Cruz Sánchez y otras madres que conforman el Movimiento “Madres de abril” lamentaron que más personas sigan falleciendo “por la dictadura nefasta” de Ortega que “se atrevió” a mandar a sus turbas y fuerzas policiales a atacar la movilización multitudinaria. 

“Paro nacional”, “paro nacional”, gritaron durante una conferencia de prensa en la que también denunciaron ser víctimas de acoso y persecución por parte de turbas allegadas al Gobierno de Ortega. 

“Desconocidos siguen llegando a rondar nuestras viviendas, siguen persiguiéndonos y acosándonos, pedimos que nos dejen en paz cuando los causantes de tanto dolor son ellos”, declaró Graciela Martínez, hermana de Juan Carlos López Martínez, asesinado en Ciudad Sandino el pasado 20 de abril durante las protestas.

Por ello, indicó que están solicitando “para todos los familiares de las víctimas” a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) medidas cautelares de protección y responsabilizó al Gobierno “de cualquier cosa que nos pase”. 

Seguirán exigiendo justicia

Amanda Gahona, madre del periodista Ángel Gahona asesinado a tiros mientras transmitía en Facebook Live las protestas demandó que la población nicaragüense siga unida “en la lucha contra el régimen orteguista”

“Nunca pensamos que irrespetarían el dolor de las madres, que atacarían a familias completas que llegaron a apoyarnos, no resistieron la humillación de ver que el pueblo entero de Nicaragua estaba con nosotras”, dijo. 

Gahona agradeció el “inmenso compromiso y solidaridad” de todo el pueblo que las acompañó durante la denominada “madre de todas las marchas” y aseguró que continuarán demandando a una sola voz “justicia para las víctimas y la salida inmediata” de Ortega del poder. 

“Con la fuerza que nos da el dolor de haber perdido a nuestros hijos demandamos a la gran empresa privada que decreten ya el paro nacional como forma cívica de presionar la salida del gobierno de Ortega-Murillo e iniciar la democratización de Nicaragua”, manifestó. 

Solidaridad entre víctimas

Graciela Martínez afirmó que como familias dolientes se sienten indignadas por la brutal represión ocurrida el pasado 30 de mayo y cómo “otras madres se sumaron a este dolor”. 

Madres, esposas, abuelas y hermanos de los jóvenes asesinados durante las protestas que iniciaron el 18 de abril fueron expresando su rechazo a los ataques violentos vividos en Managua y en otras ciudades del país, que dejaron al menos 19 fallecidos. 

“Hoy les decimos a esas madres que perdieron a sus hijos ese día, estamos con ustedes, el movimiento de las madres las va a acoger, las esperamos para que pidan justicia por las muertes de sus hijos”, expresó Martínez.

Aunque, aseguró que no confían en las autoridades nacionales continuarán con sus denuncias ante organismos internacionales. 

“Esto es una explosión social, que tiene que ser respondida por autoridades competentes no por criminales que solo piensan en permanecer en el poder”, denunció. 

“No revivirán”

Juana García lloró al recordar a su hijo Harlinton Raúl López García, fallecido el 20 de abril durante la dura represión contra las protestas que exigían la salida de Ortega del Gobierno. 

“Mi hijo era todo para mí, ni que me paguen millones de dólares podré tener a mi hijo de nuevo, ni lo voy a reponer (…) ¿Acaso doña Rosario Murillo nunca tuvo hijos que no puede imaginar el dolor que estamos sintiendo?”, cuestionó. 

Pidió que tomen conciencia de “los crímenes que cometieron” y por eso escuchen “el grito del pueblo que exige que se vayan”. 

Tania Galeano Sánchez, esposa de Eduardo Antonio Sánchez Flores, y madre de tres hijos que quedaron en la orfandad tomó el micrófono y solo pudo dedicarle estas palabras a las madres de las nuevas víctimas: “No se sientan solas, aquí el miedo se terminó”.