Mundo

El mandataro se siente amenazado por la mayoría parlamentaria de la oposición

Maduro convoca a “una contraofensiva”

Exministros chavistas critican las posturas de Maduro y le exigen rectificar para evitar "un desastre todavía mayor"



Caracas.- Tanto el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, como exfuncionarios chavistas, invitaron a analizar y a rectificar errores tras la derrota sufrida por el oficialismo en las legislativas que se celebraron el pasado domingo, mientras la oposición hace planes desde ya para su gestión como mayoría parlamentaria. Sin embargo, el mandatario chavista encrudeció su discurso e invitó a sus seguidores a lanzar “una contraofensiva” contra la mayoría parlamentaria electa el domingo.

El gobernante asumió esta jornada que su Gobierno cometió errores “de burocracia” con una “corrupción que envolvió las políticas revolucionarias”, lo que influyó en la derrota electoral, aunque aclaró que el principal enemigo es “la derecha fascista” y la “guerra económica” que, asegura, le hizo la oposición a su mandato.

Maduro hizo esta reflexión ante varias decenas de personas que se apostaron frente al palacio presidencial de Miraflores para manifestarle su apoyo tras este “revés electoral” y a quienes el mandatario pidió incorporarse a un debate para encontrar una “estrategia” que fortalezca la “revolución bolivariana”. “Hay un conjunto de problemas, de errores acumulados que el pueblo debe saber que yo estoy perfectamente consciente y he convocado a un diálogo con el pueblo”, señaló.

No obstante, el gobernante también reiteró en su discurso que el enemigo es “la derecha fascista contrarrevolucionaria que ha obtenido un éxito electoral” y sus “aliados” que se esconden “en distintos cargos” y afirmó que le hará frente a las supuestas amenazas de la oposición de derogar leyes “del poder popular”. Dijo estar dispuesto, además, a “encabezar una revolución radical, socialista, popular” en vista de las supuestas amenazas de la nueva mayoría parlamentaria.

“Ha triunfado una contrarrevolución fascista (…) utilizando las reglas de la democracia y ahora está amenazando al pueblo de quitarle las misiones, la educación, la Ley del Trabajo”, señaló. Apuntó, no obstante, que “las revoluciones a veces necesitan el látigo de situaciones adversas” y “el latigo de la contrarrevolución” para despertar.

Exministros chavistas: que el gobierno “rectifique”

Entretanto, los exministros venezolanos Héctor Navarro y Jorge Giordani pidieron al Gobierno de Maduro que “rectifique” y retome el rumbo social tras la derrota electoral que sufrió el oficialismo el domingo al lograr solo 55 escaños contra 112 de la oposición.

“Que den una explicación clara de que hay una intención de rectificar, de hacer lo que decía Hugo Chávez (presidente fallecido, 1999-2013), revisión, rectificación y reimpulso. Si no hay una voluntad política clara de rectificación vamos a un desastre todavía mayor”, dijo Navarro, exministro de Educación y de Electricidad.

Navarro recordó que Chávez pidió a los funcionarios en 2011 combatir “el oportunismo, el sectarismo, el nepotismo” que alejan al Gobierno “de la base social bolivariana”, una solicitud que, dijo, hoy sigue muy vigente.

El exjefe de la cartera de Educación dijo que esta derrota en las legislativas “es el preludio de todo lo que pueda ocurrir”. Giordani, vicepresidente de Planificación durante la Administración de Chávez y primer año de mandato de Maduro, pidió que se investigue la corrupción en el Gobierno y que solo hace falta que se le aplique “a muchos” funcionarios el mecanismo “de la renta presunta” y se les pregunte dónde obtuvieron su nueva fortuna.

Esta solicitud de investigar la corrupción dentro del Gobierno la han hecho Navarro y Giordani en el último año, una petición a la que también se ha sumado la también exministra chavista Ana Elisa Osorio. Los exfuncionarios dieron estas declaraciones en una rueda de prensa que fue interrumpida por un pequeño grupo de simpatizantes del Gobierno de Maduro, que llamó “traidores” a los que fueran ministros de Chávez.

Por su parte, desde un acto que encabezó como gobernador del céntrico estado Miranda, el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles dijo que la nueva mayoría parlamentaria “le pondrá la lupa al Ministerio de Salud” pues “los hospitales están por el piso”.

“También nuestros parlamentarios van aprobar una ley para entregar títulos de propiedad a los beneficiarios de la Misión Vivienda”, agregó el líder opositor, quien agregó que estos diputados también legislarán para que las universidades públicas tengan un presupuesto justo. Apuntó, además, que la bancada opositora “le meterá el pecho” al problema de la violencia y la inseguridad en el país.

Por su parte, el secretario general del histórico partido Acción Democrática (AD), el electo diputado opositor Henry Ramos Allup, criticó esta jornada que Maduro pidiera a sus ministros poner sus cargos a la orden con miras a una reestructuración y sugirió que sea él quien dimita. “Si Maduro fuera consciente (…), si Maduro renunciara, tendríamos elecciones en treinta días”, dijo Ramos Allup, quien también consideró “difícil” que este Gobierno llegue a su fin “natural” en 2019.

Maduro: “hay presos por compra de votos”

Maduro dijo que “hay gente presa” por una supuesta compra de votos en los comicios que el domingo pasado ganó la oposición y reveló que hay “pruebas” de su denuncia. “Hay una denuncia de compra de votos que debe investigarse, yo he orientado al compañero Jorge Rodríguez (jefe de la campaña oficialista), para que junto a un grupo de abogados y expertos electorales haga una investigación a fondo, porque están las pruebas y los presos; ya hay gente presa por esto”, indicó en una alocución televisada anoche.

El jefe de Estado se refirió al asunto en el programa nocturno “Con el Mazo Dando”, que el titular de la unicameral Asamblea Nacional (AN), el diputado oficialista Diosdado Cabello, tiene en el canal estatal de televisión VTV.

Cabello difundió un audio de una conversación telefónica grabada tres días antes de las elecciones en las que supuestamente hablan del asunto Carlos Hermoso Conde, secretario general del partido opositor Bandera Roja, y un amigo no identificado al que llama “Pollo” y que trabaja en el Palacio Presidencial. “Ya ganamos, la estrategia fue la que esperaba: 10 palos (10.000 bolívares, unos diez dólares a la tasa no oficial) para quien vaya a votar por nosotros”, afirmó el interlocutor de Hermoso Conde. El “Pollo” añade en el audio que él había visto las bolsas con el dinero y que estimaba que la forma de pago debía ser fraccionada a las personas que tres días después vendieran su voto. “Eso como primer incentivo. Lo demás, bueno, ya tú sabes”, añade y enumera algunos alimentos.

También adelanta en esa conversación que el gobernante destituiría a los ministros. “El martes Maduro le va a dar un sacudón a un poco de gente; hay a un poco de ministros que están a la orden”, destacó.

El gobernante informó de que había pedido la dimisión de los integrantes de su gabinete ministerial dos días después de que los partidos opositores a su Gobierno ganaron dos tercios de los escaños parlamentarios.

En su alocución, Maduro subraya que sus opositores “rompieron todas las reglas de juego” para lograr imponerse en los comicios. Además de la compra de votos -sostuvo- intensificaron la “guerra económica, guerra eléctrica, guerra psicológica y guerra paramilitar”, que denuncia en contra de su gestión de Gobierno.

Maduro recordó en ese sentido la denuncia oficial de que siete ciudadanos fallecieron electrocutados en los últimos días en sendos sabotajes a la red nacional de energía eléctrica.

“¿Cuántos no se electrocutaron y si las cortaron, quién pagó eso?”, se preguntó. El presidente alentó a sus seguidores a debatir sobre si existe la posibilidad de “garantizar la paz del país” y también sobre si es posible continuar con los programas sociales de su Gobierno, además de prever “cómo la vamos a tener con mayoría de la derecha” en el Parlamento. “Qué responda el pueblo y a partir de allí viene la estrategia”, exhortó.


2 Comentarios


  1. ¡Qué Maduro tan inmaduro! ¡Qué poca cabeza, en lugar de usar la inteligencia para dialogar y sacar adelante al país, lo cual reivindicaría su gobierno, se pone a patear el aguijón! Que siga así, y va a sufrir el país entero incluido él mismo por su soberbia. Si Maduro es revolucionario, con estas actitudes infantiles, mejor tener nada!