Mundo

Maduro modifica su gabinete de ministros

Modificaciones se dan un día después de instalación de nueva Asamblea Nacional dominada por la MUD. Tensión se agrava en Venezuela

Caracas.- El jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, modificó este miércoles parte de su gabinete al cambiar a 18 ministros de una treintena de carteras, siendo los cambios más contundentes el de la vicepresidencia ejecutiva y los encargados del área económica para hacer frente a una “emergencia” en esa área.

La sacudida del Ejecutivo se produce un día después de que el país presenciara la instalación de una mayoría opositora de 109 diputados y 54 oficialistas en una Asamblea Nacional que desde su creación en el año 2000 nunca había estado bajo control de otra fuerza que no fuera la chavista.

Entre los cambios más notables destaca el nombramiento del actual gobernador del oriental estado Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz, como vicepresidente ejecutivo, ubicándose así en el puesto que desde hace dos años ocupaba Jorge Arreaza, yerno del fallecido mandatario Hugo Chávez (1999-2013). Istúriz debe renunciar al gobierno regional y asumir este cargo en el gabinete para el que Maduro lo nombró tras señalar que  debe comenzar una nueva dinámica de trabajo con el pueblo “de acciones permanentes para enfrentar la grave situación económica que vive Venezuela“.

Cabe señalar que Istúriz, que ya fue ministro de Educación durante los mandatos de Chávez, renunció a su cargo como dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) tras la contundente derrota sufrida por esa organización política en las legislativas del 6 de diciembre pasado. Istúriz dijo entonces que como gobernante regional no fue capaz de solucionar la escasez de productos en el estado que gobierna o combatir la especulación en los precios, razones que, cree, llevaron al oficialismo a lograr solo 55 de 167 escaños en el Parlamento, un mea culpa que fue aplaudida entonces por Maduro.

Arreaza no salió del gabinete, ya que pasó a ser vicepresidente del área social, donde coordinará los programas sociales llamados misiones y grandes misiones y también será ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Maduro agradeció la “lealtad absoluta” de Arreaza, así como el “trabajo permanente” de quien es, aseguró “un hombre que dialoga con el pueblo” y tiene “una paciencia infinita para dialogar” y oír.

El presidente también anunció el nombramiento del profesor universitario Luis Salas como nuevo vicepresidente económico al frente del Ministerio de Economía Productiva y la creación de nuevos departamentos ministeriales. Salas, profesor universitario de 39 años, es una nueva cara en el gabinete “revolucionario” y tendrá la responsabilidad de coordinar un equipo de nuevos ministros del área, aunque de nombres ya conocidos en el chavismo.

El hasta ahora presidente de la Federación Nacional para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria y Petróleos (Fedeindustria), Miguel Pérez Abad, fue nombrado ministro de Industria y Comercio, mientras que el exdiputado Jesús Farías estará al frente de la cartera de Comercio Exterior e Inversión Extranjera. Sobre Salas, Maduro dijo que es profesor de Economía Política, capaz de trabajar en equipo y estudioso “de los fenómenos de la guerra económica” que, asegura, le hace el empresariado venezolano con apoyo de Estados Unidos y complicidad de la oposición con la idea de derrocarlo.

Apuesta a lo agrícola 

El presidente también anunció la creación de los ministerios de Producción Agrícola y Tierras, Pesca y Acuicultura y Agricultura Urbana, tres carteras que serán impulsadas para hacer frente a esa “emergencia económica”.

Maduro también nombró como nueva ministra de Salud a la pediatra Luisana Melo en sustitución del médico y exdiputado Henry Ventura, que solo estuvo diez meses frente a esta cartera por la que han pasado más de 14 ministros en los 16 años de la llamada “revolución bolivariana”. Asimismo, designó al “líder juvenil” Mervin Maldonado como ministro de la Juventud y el Deporte y al “poeta, titiritero y creador cultural” Freddy Ñañez como encargado de la cartera de Cultura.

El periodista Luis Marcano, que ya se desempeña como director del canal estatal VTV, pasa a encargarse también del Ministerio de Comunicación e Información que antes ocupaba la periodista Desireé Santos, que estuvo en el cargo solo nueve meses. Además, se nombró a un nuevo jefe de Gobierno del Distrito Capital de Caracas, cargo que recayó sobre Daniel Aponte, un dirigente del gobernante PSUV que no consiguió escaño en las legislativas del pasado 6 de diciembre.

Entre los ratificados se cuentan Delcy Rodríguez, en la Cancillería; Vladimir Padrino, en Defensa; Gustavo González López, en Interior y Justicia; Iris Varela, en el Ministerio de Asuntos Carcelarios, y Ricardo Meléndez, en Planificación. Al finalizar los nombramientos, Maduro pidió a todos los miembros de su gabinete tener “humildad” y construir el socialismo “cada día”.

Mayoría parlamentaria juramenta a diputados impugnados 

 Julio Ygarza (i), Nirma Guarulla (c) y Romel Guzamana (d) participan en el juramento de sus cargos como diputados en la asamblea nacional (AN) . EFE
Julio Ygarza (i), Nirma Guarulla (c) y Romel Guzamana (d) participan en el juramento de sus cargos como diputados en la asamblea nacional (AN) . EFE

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional venezolana juramentó a los tres diputados de su bancada suspendidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), una acción que crispó aún más el ambiente en el Palacio Legislativo, cuya fracción chavista calificó al nuevo Parlamento de “deslegítimo”.

En la primera sesión ordinaria del Parlamento venezolano se llevó a cabo el orden del día con la aprobación de proyectos de ley por parte de la mayoría parlamentaria opositora y ante la denuncia sucesiva de los diputados oficialistas de una “violación flagrante” a la Constitución y el augurio de un futuro “conflicto de poderes”.

El nuevo presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, al comenzar la sesión, juramentó a los diputados opositores del estado Amazonas Julio Ygarza, Nirma Guarulla y Romel Guzamana, cuyas credenciales como parlamentarios no fueron aceptadas inicialmente en la constitución de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) ayer, martes.

Con este acto de investidura la mayoría opositora pasa a contar con sus 112 diputados electos el pasado 6 de diciembre, lo que supone la mayoría “calificada” de dos tercios de la AN. “Ciudadanos Nirma Guarulla, Julio Ygarza y Romel Guzamana, ante Dios y ante la patria, ¿juran ustedes cumplir y hacer cumplir la Constitución y leyes de la República y el reglamento de interior y de debates en su condición de diputados electos por el pueblo?”, preguntó Ramos Allup que de inmediato les pidió incorporarse a la AN.

En la sesión no fue juramentado el diputado chavista Miguel Tadeo, elegido igualmente por el estado Amazonas, que también se vio afectado por la medida del TSJ, lo que deja a la AN conformada, por ahora, por 112 opositores y 54 oficialistas.

El diputado oficialista Pedro Carreño recordó que sobre la investidura de estos parlamentarios “pesa un recurso de amparo con una cautelar que lo deja sin efecto y está claramente establecido en una sentencia de la sala electoral del Tribunal Supremo de Justicia”. Señaló además que “la mayoría circunstancial y transitoria de la derecha pierde legitimidad de derecho con acciones como esta” y que la directiva del Parlamento “que está avalando tal adefesio jurídico” también entra en desacato.

Por su parte, el diputado oficialista Diosdado Cabello, anterior titular del poder Legislativo, anunció a los periodistas que el chavismo introducirá una denuncia de desacato contra la directiva de la AN ante el TSJ. Con esta decisión de la directiva, los eventos celebrados a partir de ahora en la Cámara, dijo Cabello, “carecen de validez por estar (…) personas ocupando funciones de diputados, estas personas no son diputados en este momento, no lo son”. “No habrá ley que puedan publicar, van a hacer el ridículo, nadie le va a parar a ninguna ley, ninguna ley que salga de aquí”, añadió.

Cabello pronosticó que el recurso que el oficialismo introducirá ante el TSJ por el desacato de la directiva de la AN, tendrá como consecuencia que se suspendan los recursos económicos que permiten el funcionamiento del órgano legislativo.

“Aquí hay un TSJ que funciona, lo que se puede paralizar es la Asamblea, porque a la Asamblea, creo yo, que no le va a llegar ni un céntimo a partir de este momento”, indicó. Además, advirtió que se está en camino a un “conflicto de poderes”, ya que al juramentarse los tres diputados opositores impugnados se “viola la legalidad” y eso “va hacer que ninguna Ley que emane la Asamblea Nacional sea legal”.

En esta primera sesión ordinaria se aprobó, con respaldo opositor, un acuerdo que permite el acceso de los periodistas de medios públicos o privados al hemiciclo de sesiones, algo que había sido prohibido en los periodos anteriores cuando el chavismo controlaba la Cámara. Asimismo, la mayoría de los diputados de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) designó una comisión para que estudie la reciente designación de magistrados realizada por la bancada chavista en la legislatura pasada.

La comisión, que fue aprobada por la mayoría opositora bajo la protesta del chavismo, “estudiará todos los aspectos del procedimiento constitucional y legal de tales designaciones así como también los respectivos elementos sustantivos”, dijo el diputado Alfonso Marquina, quien propuso esta revisión.

Marquina señaló que en la designación de los jueces votaron parlamentarios que estaban postulados en esta misma elección y que militantes del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) también eran aspirantes, y fueron nombrados, para la magistratura. Los diputados elegidos en los comicios legislativos del pasado 6 de diciembre tomaron posesión ayer de sus cargos, con lo que se puso fin a la hegemonía parlamentaria chavista de los últimos 17 años.

Más en Mundo

Send this to a friend