Mundo

Acusa a Duque de prestar el territorio colombiano para “agredir” a Venezuela

Maduro rompe relaciones con Colombia

El mandatario reta a Guaidó a que convoque a elecciones un mes después de su proclamación como presidente interino



El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este sábado que rompe “todo tipo de relaciones” políticas y diplomáticas con el Gobierno de Colombia y dio 24 horas de plazo para que salgan del país los funcionarios colombianos.

“La paciencia está agotada, no puedo soportarlo más, no podemos seguir tolerando que el territorio colombiano siga siendo utilizado para ataques contra Venezuela. Por eso, he decidido romper todo tipo de relaciones políticas y diplomáticas con el fascista Gobierno colombiano”, dijo Maduro frente a decenas de sus simpatizantes que le mostraron su apoyo en Caracas.

Maduro cargó contra su homólogo colombiano, Iván Duque, a quien acusó de prestarse a un intento de “invasión” de Venezuela. “Hemos visto cómo se ha prestado el territorio de Colombia por parte del Gobierno de Duque. Nunca antes un gobierno de Colombia había caído tan bajo y había hecho lo que hizo Duque contra Venezuela”. El mandatario venezolano se despacha contra el presidente colombiano, uno de los más firmes aliados de Juan Guaidó: “Eres el diablo, Iván Duque, y te vas a quemar por dentro. ¡Chucky! Lo vamos a ver caer. Todo el que se mete con Venezuela se seca”.

El Gobierno colombiano ordenó el regreso de los funcionarios diplomáticos y consulares presentes en Venezuela luego del anuncio de Maduro.


El canciller Carlos Holmes Trujillo aseguró que Colombia “reconoce al presidente Juan Guaidó”, jefe del Parlamento venezolano y que se proclamó en enero mandatario interino de su país, “a quien le agradece la invitación que hace a los funcionarios diplomáticos y consulares colombianos a permanecer en territorio venezolano”.

“No obstante, con el fin de preservar la vida e integridad de los funcionarios colombianos dispondrá su viaje a Colombia a la mayor brevedad”, dijo Trujillo en la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Mientras tanto, Diosdado Cabello, primer vicepresidente del oficialista PSUV, y uno de los hombres fuertes del régimen aseguró que la oposición ha “fracasado” en su intención de introducir la ayuda humanitaria a Venezuela. “Transcurre y se acaba el 23F, se lleva otra mentira, otro engaño de la “dirigencia” opositora hacia su propia gente, fracasaron nuevamente, a pesar de toda la guerra sicológica, nuestro pueblo y Fuerzas Armadas estamos más sólidos que nunca, más unidos que nunca. Nosotros venceremos”, escribió Cabello en su cuenta de Twitter.

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, aseguró que la ayuda proveniente de Colombia había entrado en territorio venezolano, pero había sido detenida por el Gobierno de Maduro. El gobernante chavista reiteró su rechazo al ingreso de las ayudas que se almacenan en las fronteras con Colombia y Brasil y aseguró que estos alimentos son “cancerígenos” o “podridos”, sin mostrar pruebas.

El intento de ingreso de la ayuda humanitaria desembocó en una jornada tensa, en la que hubo enfrentamientos en San Antonio de Táchira, en la frontera entre Colombia y Venezuela. Además, al menos 23 oficiales de las fuerzas armadas desertaron y presentaron su obediencia a Guaidó.

Un grupo de manifestantes, la mayoría encapuchados, destruyó este sábado al menos dos autobuses en la urbe venezolana de Ureña, fronteriza con Colombia, y uno fue incendiado, en medio de los disturbios por el cierre de los puentes que comunican ambas naciones ordenado por el Gobierno de Nicolás Maduro. Los manifestantes usaron piedras y palos para romper los vidrios de estos vehículos rojos, que son un signo propagandístico del chavismo gobernante en Venezuela. Las unidades de transporte estaban dentro de una escuela a la que ingresaron varios de los encapuchados, luego de correr de allí a un centenar de chavistas que estaban pernoctando en el sitio.

Los enfrentamientos entre ciudadanos y miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana iniciaron cerca de las diez de la mañana en Ureña y se mantuvieron al menos durante ocho horas, dejando una veintena de lesionados, tres de ellos por perdigones.

Las fuerzas del orden lanzaron decenas de bombas lacrimógenas y dispararon perdigones contra los ciudadanos, entre los que están los que resultaron heridos en la cabeza o en la espalda.

En su discurso del sábado Maduro retó a Guaidó a que convoque a elecciones, un mes después de haberse proclamado presidente interino del país. “¿Dónde está la convocatoria a elecciones presidenciales si supuestamente tienen un presidente interino? Señor fantoche, payaso de mil caras, lo reto a convocar elecciones”, dijo Maduro. “Trienta días después, el golpe de Estado ha fracasado. La victoria nos pertenece”, agregó. “Hoy pretendieron un show más. En Venezuela no decide Donald Trump, ni el paquitín de Iván Duque, ni la oligarquía colombiana. Decide el soberano… Soberano coñazo que le estamos metiendo al golpe y a la intervención gringa”, afirmó el chavista.

Foro Penal, una ONG con sede en Caracas, confirma en este vídeo la muerte de al menos cuatro personas en la localidad fronteriza de Santa Elena de Uairén. “Colectivos dispararon contra las personas que estaban en la zona de la frontera con Brasil. Está nuestro equipo del Foro Penal en el hospital analizando la situación”, afirma Alfredo Romero, abogado del organismo.