Nación

Miguel Mora: “No nos quieren dejar trabajar”

"Quieren matarnos civilmente... y están ocupando las instituciones del Estado para evitar que 100% Noticias salga al aire nuevamente", denuncia


  • 10 de julio 2019

El periodista Miguel Mora, dueño del canal 100% Noticias, denunció este martes que el Gobierno de Nicaragua le aplica la “muerte civil”, al impedir que la televisora, su única fuente de ingresos, salga nuevamente al aire tras haber sido confiscada en diciembre pasado.

“Ellos quieren matarnos civilmente, no nos quieren dejar trabajar, y están ocupando las instituciones del Estado para evitar que 100% Noticias salga al aire nuevamente”, dijo Mora, a periodistas.

Mora fue encarcelado ilegalmente en diciembre pasado y liberado en junio. La justicia orteguista lo acusó de “incitar al odio y la violencia”, ya que su canal no siguió la agenda oficialista mientras las fuerzas combinadas del Gobierno realizaban ataques armados contra civiles.

“Andan buscando inventar nuevas causas, ocupando a periodistas afines a ellos, inventando demandas, amenazando a proveedores internacionales para que no nos brinden asesoría para lo que nos deben regresar en su momento, o la conformación de un nuevo canal”, sostuvo Mora.

Dos meses antes de su arresto, Mora recibió el Gran Premio de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a la libertad de Prensa, en nombre del periodismo independiente de Nicaragua, declaró que tras su liberación en junio, el Gobierno insiste en volver a arrestarlo, para evitar el regreso del canal incluso en internet.

Desde el momento de la captura de Mora y de la jefa de prensa de 100 % Noticias, Lucía Pineda, la Policía Nacional ocupa el edificio del canal, cuya fachada está cubierta por ripios y bajo una bandera del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

“Nuestros periodistas en el exilio tienen temor a regresar, temen por su vida y además vienen al desempleo”, resaltó el empresario, quien prometió que su canal volverá al aire.

Lucía Pineda y Miguel Mora, de 100% Noticias, el 11 de junio de 2018, tras su liberación luego de casi seis meses en prisión. // Foto: Carlos Herrera

La desaparición de 100% Noticias y el exilio de unos 68 periodistas forma parte de la política del Gobierno de Daniel Ortega contra el periodismo en Nicaragua, en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos, presos y desaparecidos, así como decenas de miles de exiliados.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro registró al menos 1080 casos de violación del Gobierno a la libertad de prensa entre abril de 2018 y marzo de 2019, incluyendo el asesinato del periodista Ángel Gahona.

Además, las oficinas de Confidencial y Esta Semana continúan ocupadas. Y, aunque Aduanas entregó parte de las materias primas retenidas para la impresión de El Nuevo Diario, las del diario La Prensa continúan bloqueadas.

Entregan parte de materias primas a El Nuevo Diario

El Gobierno liberó parte de la materia prima retenida por 10 meses a El Nuevo Diario, de perfil independiente, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país, informó este martes el medio escrito.

La Dirección General de Aduanas (DGA) entregó anoche “9.6 toneladas de papel retenido desde el año pasado, lo que equivale al 20% de esa materia prima bloqueada sin justificación a este periódico”, especificó.

Desde septiembre pasado el Gobierno de Daniel Ortega mantenía retenido el 100% de la materia prima de los principales medios escritos independientes de Nicaragua.

Según los representantes de El Nuevo Diario y La Prensa, la Dirección General de Aduanas hasta ahora no ha presentado razones ni brindado explicaciones sobre la retención de materiales importados.

El Gobierno ya se había comprometido a liberar las materias primas de medios de comunicación independientes en marzo pasado, en unos acuerdos firmados con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en el marco de las negociaciones para superar la crisis local.

Según el Nuevo Diario, el total de materiales continuó retenido pese al compromiso de marzo y a dos resoluciones a su favor por parte del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo de Nicaragua, el último de ellos en junio pasado.

Junto con el papel, la DGA liberó “15 barriles de tinta, 6000 planchas y un cargamento de químicos que se utilizan en el proceso de impresión del periódico, que corresponden al 100 por ciento de estos materiales previamente retenidos”, agregó periódico, propiedad de Editora Nuevo Amanecer Sociedad Anónima.

La retención de materia prima hizo que El Nuevo Diario dejara de circular los fines de semana desde diciembre del año pasado y redujera a ocho su número de páginas.

La liberación del material no aliviará la situación de El Nuevo Diario, ya que el papel entregado no se corresponde con el tamaño que necesita para su impresión, según explicó.

Dicho papel “corresponde a medias bobinas, tiras que suelen ser usadas en la impresión de periódicos tabloides, como el diario Metro (de la misma editorial). Ninguna bobina entera fue entregada, de las que se usan para imprimir los periódicos tamaño estándar como El Nuevo Diario”, destacó.

El Gobierno también tiene retenidas 92 tonelada de papel, tinta, planchas, goma, revelador y repuestos para la rotativa del diario La Prensa, igualmente independiente.

La retención de papel a los medios que manejan una agenda distinta a la del Gobierno de Ortega hizo desaparecer de las calles al periódico popular Q’Hubo, mientras que El Nuevo Diario, La Prensa, Metro y Hoy optaron por reducir el número de sus páginas.

La política gubernamental hacia los medios de comunicación en Nicaragua también ha hecho desaparecer varios programas televisivos, un canal de televisión cuyas instalaciones permanecen ocupadas por la Policía Nacional, y al menos dos radioemisoras fueron saboteadas en repetidas ocasiones.