Nación

Centenares de exiliados marchan por “la unidad” contra la dictadura

Diferentes sectores “de la lucha azul y blanco” convergieron en San José en una multitudinaria marcha para exigir justicia y libertad

San José, Costa Rica-. Por encima del ensordecedor bramido de las bubucelas, el grito de justicia de Yadira Córdoba se escuchaba muy claro. La madre marchaba enérgica con el rostro de su hijo Orlando Córdoba impreso en su camisa entre la multitud de exiliados que la mañana de este domingo colmaron la ancha Avenida Segunda de San José, Costa Rica, adonde marcharon por la “unidad” de todas las “fuerzas azul y blanco”.

Vengo para pedir justicia por la sangre derramada de mi hijo el 30 de mayo de 2018. Porque que no haya más derramamiento de sangre. Quisieron callar la voz de mi hijo pero aquí estoy como madre, y que se termine tanta violencia. Que se vaya el genocida y eso solo juntos lo podemos lograr”, afirmó Córdoba. La mujer lleva meses exiliada en Costa Rica. Es una de las más de 70 mil personas que se refugian de la represión y la persecución de la dictadura Ortega-Murillo.

Córdoba marchaba como una de las ‘Madres de Abril’ mientras que a su lado, atrás y adelante de ella, se manifestaban centenares de exiliados de Masaya, Jinotega, Managua, Matagalpa, universitarios… o en palabras de los mismos exiliados: “tranqueros” de diversas partes de Nicaragua. En la marcha también participaron excarcelados políticos, docotores despedidos, diversos líderes sociales, miembros de la sociedad civil, y campesinos.

De hecho, fue el movimiento campesino el que convocó a esta “marcha por la unidad”. La movilización partió del parque La Merced, un punto de referencia para los nicaragüenses incluso antes de la crisis de abril y su posterior oleada de exiliados. Habían banderas, pitos, chicheros, las siempre ensordecedoras bubucelas, drones sobrevolando la multitud, y muchas pero muchas banderas azul y blanco.

Fue una marcha tan vital como aquellas que se realizaban en Nicaragua antes de que el dictador Daniel Ortega las prohibiera a punta de plomo. Podría decirse que hasta el clima conspiró para que la marcha se asemejara a las realizadas al norte de la frontera tica. El habitual clima gris y frío de San José se descapotó: hubo sol y calor. Sudado y transmitiendo imágenes de la marcha través de su celular iba Byron Estrada, el joven excarcelado político que viajó desde su natal León para participar en la marcha en San José.

“Pedimos el cese de la represión, de los asesinatos de campesinos en el norte; basta del asedio en contra de los presos políticos”, dijo Estrada, quien fue detenido en la frontera de Peñas Blancas por oficiales de la dictadura Ortega-Murillo y luego interrogado.

Muchos liderazgos diversos

En la primera fila, encabezando la marcha, iba otro excarcelado político: el líder campesino Medardo Mairena, uno de los organizadores de esta protesta en Costa Rica. Mairena también iba atareado atendiendo a los periodistas que lograban brincarse el cerco de personas que lo rodeaban; unos que lo protegían y otros quienes le pedían una “selfie”.

“Es la marcha de la unidad. De la unidad porque en el exilio hay muchos liderazgos de los territorios que representan municipios y departamentos de Nicaragua”, dijo Mairena a Confidencial. “El movimiento campesino siempre ha estado del lado de las víctimas y hoy nos reencontramos con nuestros hermanos en el exilio, y sabemos lo difícil que han sido las cosas desde que el régimen ha tratado de asesinarnos a todos”.

Varios líderes de la protesta excarcelados participaron en la masiva marcha. Elmer Rivas | Confidencial

Mairena recalcó la diversidad de sectores que acudieron al llamado de la marcha en un contexto político marcado por la decisión del régimen Ortega Murillo de cerrarles las puertas al diálogo nacional con la Alianza Cívica, y la negativa para adelantar las elecciones. Ante ese panorama, diversos sectores de la “lucha azul y blanco” han empezado un proceso organizativo para hacer frente al régimen.

La palabra unidad es importante para Mairena. El líder campesino reconoce diferencias entre algunas posturas de los sectores, pero es tajante al sellar la “unidad” con la marcha de este domingo en San José. “Queda más que demostrado que esta sí es una unidad, porque en esta marcha hay personas de diferentes sectores diciéndole presente en Nicaragua”, aseguró el líder campesino.

Elmer Rivas | Confidencial

Caminando hacia la democracia

Los centenares de manifestantes avanzaron 1.5 kilómetros sobre la Avenida Segunda y concluyeron su recorrido en la ‘Plaza de la Democracia’, un trayecto bastante subjetivo: los nicaragüenses caminando hacia la democracia que todavía no consiguen en su país.

En la ‘Plaza de la Democracia’ los manifestantes se agolparon sobre las gradas del espacio y se dispusieron a escuchar los discursos de algunos líderes sociales, entre ellos el de la excarcelada Irlanda Jerez. No sin antes pedirles que se bajaran de las gradas, que se ubicaran mejor en el centro de la plazoleta para estar “con el pueblo”.

Esta marcha está demostrando al régimen y a la comunidad internacional lo que quiere el pueblo de Nicaragua. El pueblo azul y blanco quiere libertad. Clamamos por justicia y el regreso a nuestro país pero con libertades”, dijo Jerez. “Vamos a regresar todos cuando Nicaragua sea libre. Estamos todos los sectores unidos en un solo frente para derrotar al dictador que tiene secuestrada nuestra patria. Nos unimos a este llamado y es grandioso marchar en el exilio con unidad”.

La ‘Plaza de la Democracia’ tronó cuando un dron sobrevoló a la muchedumbre que energía comenzó a brincar y gritar: “Daniel (Ortega), escucha, ¡seguimos en la lucha!”.

Más en Nación

Send this to a friend