Política

Jefe del Estado Mayor e inspector General Mayor dejan el Ejército

Mojica y Zepeda pasan a retiro

Licitaciones

Institución no detalla las razones del retiro de ambos generales



El Ejército de Nicaragua mandó a “la honrosa condición de retiro” al Jefe del Estado Mayor, el general Oscar Mojica Obregón, y al inspector General Mayor, el General Adolfo Zepeda Martínez, los números dos y tres en la línea de sucesión de la institución castrense.

Un comunicado oficial de Ejército informa los cambios en la cúpula militar, pero no detalla las razones de los retiros de ambos generales. El comandante en jefe del Ejército, Julio César Avilés, queda de esta forma como jefe absoluto y sin ningún sucesor.

Avilés, según las órdenes 030/2017 y 031/2017, ordenó nombrar al General de Brigada Bayardo Rodríguez Ruíz como Jefe del Estado Mayor. Mientras que en inspectoría militar pone al frente al General de Brigada a Marvin Corrales Rodríguez.

La salida de Mojica y Zepeda sorprendió dada sus trayectorias y sus perfiles como sucesores inmediatos de Avilés. Sin embargo, el comandante en jefe se erige al frente de las filas armadas al eliminar a estos dos candidatos.

Expertos en seguridad coincidieron que los dos nuevos nombramientos son elementos conocidos dentro del Ejército, pero no que han tenido mayor relevancia para postularse como jefes castrenses.

“Es bastante extraño ese movimiento. No tiene lógica política”, dijo el experto en seguridad Roberto Orozco.

En 2013, el comandante Daniel Ortega ordenó una reforma al Código Militar, lo que despejó el camino para la permanencia y reelección de Avilés en el cargo cuando el caudillo sandinista lo disponga. Eliminó la prohibición de la reelección del comandante en Jefe, establecida en el artículo ocho de la ley 181 (artículo 8).

Ese mismo año, la comandancia del Ejército rompió por primera vez la línea de sucesión militar, cuando mandó a retiro al mayor general Oscar Balladares, quien fungía como Jefe del Estado Mayor General. Balladares fue relegado al cargo de asesor de infraestructura del comandante Ortega.

¿Eliminan influencia de Murillo?

Algunos expertos en seguridad barajan una hipótesis para explicar la salida de Zepeda: Con él se va la influencia que la vicepresidenta Rosario Murillo tenía en el Ejército. Es decir, una pugna entre la pareja presidencial por el control del alto mando militar.

No obstante, el experto en seguridad Roberto Cajina fue más comedido. Dijo que no existe evidencia entre una pugna entre el comandante Ortega y Murillo en el Ejército.

“Los dos que suben son relativamente nuevos (Rodríguez Ruíz y Corrales Rodríguez), y no se proyectan, al menos por ahora, como sucesores”, dijo Cajina.