Nación

El religioso insiste que la salida a la crisis del país es “política” y no económica

Monseñor Báez: Reforma fiscal traerá “consecuencias negativas”

Monseñor Báez

"La reforma va a poner en peligro a muchas empresas, que van a tener que cerrar e irse del país", advierte el obispo.



El obispo auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez, advirtió que la reforma tributaria que pretende imponer la dictadura Ortega Murillo, y la aprobación de las reformas a la seguridad social, solo traerán “consecuencias negativas” para Nicaragua.

“La iglesia tiene un principio, una doctrina social. Creo que es importante invocar este principio, que es la búsqueda del bien común. Una reforma tributaria no puede tener un fin recaudatorio para tener más dinero”, dijo Báez al finalizar la celebración eucarística este domingo.

De acuerdo a Báez, una reforma tributaria tiene que pensar en los empleos, en la solidez y el futuro de las empresas, así como en el alza de los precios que repercutirán en la gente.

“Una reforma tributaria es válida y es socialmente aceptada cuando beneficia a la población. Por lo que vemos es una reforma que va a poner en peligro a muchas empresas, que van a tener que cerrar e irse del país. Esto va a crear desempleo. Muchos productos de la canasta básica subirán”, aseguró Báez. “Esto va a afectar a la familias y su calidad de vida junto con el desempleo”, insistió.

La aplanadora orteguista en la Asamblea Nacional pospuso la aprobación de la reforma tributaria para el martes tras una sectaria consulta. Los legisladores de la dictadura no dieron explicaciones al respecto.

Esta reforma pretende recaudar unos 300 millones de dólares ante la merma de sus ingresos tras su matanza en 2018, afectará al menos el 70% de los productos de la canasta básica, además de ocasiones pérdidas millonarias y desempleo, según han advertido empresarios y representantes de los diferentes sectores productivos del país.

“La empresa privada también va a sufrir y eso, igual, trae consecuencias negativas para el país. Como iglesia decimos que todas las formas del sistema tributario tiene que buscar el bien de toda la población”, aseguró el obispo de la Conferencia Episcopal.

La propuesta de reforma a la Ley de Concertación Tributaria eleva el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto Selectivo al Consumo, así como las rentas de actividad económica, de capital y ganancias.

Entre los cambios principales que propone la dictadura está el incremento del Impuesto sobre la Renta (IR) a las grandes empresas, que pasarían de pagar un 1 por ciento a un 3 por ciento, y a las empresas medianas, que del 1% pasarán a pagar el 2%. La propuesta incluye un incremento en las Rentas del Trabajo de un 25% a las dietas, el doble de lo establecido actualmente. También incrementa en un 1.5 el impuesto a las exportaciones, cuyo monto actual depende de cada producto, y los servicios pagados en el exterior pasarán de un 15% a un 25%

Las rentas de capital, y de ganancias y pérdidas de capital, así como los fideicomisos y fondos de inversión, pasarán de pagar el 10% al 15%, y los casinos pagarán entre 1.5 dólares y 18.4 dólares por cada mesa o máquina, en dependencia de su clasificación.

El Gobierno también propuso que las regalías por derecho a extracción minera pase del 3% al 5%, así como eliminar las deducciones. Respecto al IVA, la propuesta es elevar el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), sobre los cigarrillos hasta un 70% en 2021, y que las bebidas alcohólicas, vinos y cervezas, ahora paguen 1.5 dólares por litro de alcohol absoluto, además del 15% a las gaseosas, refrescos y bebidas energéticas, que todavía pagan un 9%. Adicionalmente propuso incrementar entre 5 y 10 puntos porcentuales a “mercancías contaminantes, suntuarias y de bajo valor nutricional”, en dependencia de la tasa actual.

“El problema es político”

El obispo Báez criticó que el gobierno pretenda arreglar la crisis del país con medidas económicas. “No nos olvidemos que aquí, el problema de Nicaragua, es político. No se puede afrontar de esta manera. Hay que afrontarlo a la cara”, recomendó el obispo.

Báez también se refirió a la aprobación de la reforma a la Seguridad Social, una medida aún más sangrona a la pretendida en abril de 2018, razón por la cual estalló la crisis sociopolítica.

La reformas a la Seguridad Social establece que las cuotas de las empresas y de los empleados se eleva en 3.5 y 0.75 puntos porcentuales, respectivamente. De esta manera, las empresas con más de 50 empleados, que pagan 19.5%, terminarán pagando el 23%; las pymes pasarán de 19.5%, a enterar el 22%; los trabajadores pasarán del 6.25%, al 7.0% de sus salarios.. Las que tengan hasta 50 plazas pagarán 21.5%. Asimismo se reducen hasta un 30% los montos de las nuevas pensiones, que además se entregarán sin mantenimiento de valor por el deslizamiento del córdoba, moneda nacional, respecto al dólar, que hasta ahora se ajustaba en un 5%.

“Una sociedad es humana cuando está construida sobre principios evangélicos, cuando cuida a los más débiles. Cuando digo a los más débiles estoy pensando en los enfermos, en los jubilados; porque han cotizado al final el Seguro Social les va a sustentar la vida para que sigan viviendo dignamente”, dijo Báez.

El líder religioso dijo que la reforma al Seguro Social no tiene en cuenta una serie de problemas al interior de la misma institución, como es el excesivo gasto administrativo y la nebulosa en torno a las inversiones del instituto.

“Sabemos que allí hay problemas gravísimos. Solamente buscar la solución aumentando la cuota de cotización son soluciones que no benefician a la población. La búsqueda del bien común no solamente son parches que beneficien a unos pocos; no solamente salidas artificiosas para solucionar una crisis política. En estas cuestiones delicadas buscar el bien de la población”, aseguró Báez.