Nación

¿Quién es monseñor Marcial Guzmán, el nuevo obispo de Chontales?

En marzo, el ahora obispo se negó a recibir a una peregrinación organizada por la Alcaldía de Granada en Popoyuapa; diócesis de Siuna sigue vacante

El nuevo obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, monseñor Marcial Humberto Guzmán Saballos, es una persona sencilla. Durante sus 27 años de vida sacerdotal ha servido en la Diócesis de Granada y al momento de ser nombrado por el papa Francisco como el cuarto obispo en la historia de la Diócesis de Juigalpa, se desempeñaba como canciller diocesano y rector del Santuario Nacional de Popoyuapa, en Rivas, un lugar visitado anualmente por miles de peregrinos.

Monseñor Jorge Solórzano, obispo de Granada, describe al “padre Marcial” como “un hijo querido, un colaborador fiel, cercano y hombre de confianza”. Muestra de esa cercanía entre ambos prelados es que, el pasado 26 de marzo, el entonces párroco de Popoyuapa se negó a recibir a una peregrinación organizada por la Alcaldía de Granada, en un intento de aparentar “normalidad” en medio de la pandemia del coronavirus, en un acto de simpatizantes y feligreses que contradecía las disposiciones del obispo Solórzano.

Monseñor Guzmán tiene 55 años y es originario de Tola, departamento de Rivas. Antes de ingresar al Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima, en Managua, estudió Administración y en 1984 trabajó en un banco. Posteriormente realizó estudios eclesiásticos en Filosofía y en Teología. Fue ordenado presbítero el cuatro de diciembre de 1993.

En la Diócesis de Granada, monseñor Guzmán se desempeñó como  administrador de las parroquias Santa Ana, en Moyogalpa; San Jorge, en San Jorge; e Inmaculada Concepción, en Cárdenas. También fue párroco en San Diego de Alcalá, en la Isla de Ometepe; Nuestra Señora de Candelaria, en Diriomo; Santa Ana, en Nandaime; Jesucristo Rey del Universo, en el Pantanal; y de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Paralelamente a su labor pastoral, monseñor Guzmán continuó sus estudios eclesiásticos y en julio de 2002 obtuvo la licenciatura en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma. Ese mismo año fue nombrado rector del Seminario Diocesano San Pedro Apóstol, en Diría, municipio de Granada. También se desempeñó como  vicario episcopal en Boaco y Rivas. Desde 2017 hasta la fecha permanece en el Santuario Nacional de Popoyuapa.

Los vacíos en la Conferencia Episcopal

El nombramiento de monseñor Guzmán fue recibido con beneplácito por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), institución que –a través de un comunicado– expresó su cercanía y oración por el nuevo obispo.

La Iglesia de Nicaragua “ora para que, esta obra del señor de frutos abundantes y el nuevo obispo de Juigalpa junto al pueblo de Dios que peregrina en esta pequeña porción de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua, venga a robustecer la misión evangelizadora y misionera encomendada por Cristo”, dice el escrito de la CEN.

Monseñor Guzmán sustituye en el cargo al obispo Sócrates René Sándigo Jirón, quien hace un año fue trasladado a la Diócesis de León para remplazar a monseñor César Bosco Vivas, fallecido el 23 de julio de 2020.

Sin embargo, la Santa Sede todavía no llena el cargo vacante que dejó monseñor David Zywiec Sidor, quien fuera el primer obispo de la Diócesis de Siuna, tras su fallecimiento el pasado cinco de enero 2020. Actualmente, la Diócesis de Siuna está siendo administrada por monseñor Pablo Schmitz Simon, obispo de la Diócesis de Bluefields, quien ya cumplió los 77 años de edad y ha puesto su cargo a disposición del papa Francisco.

Muestras de afecto y cercanía

Horas después que se conoció el nombramiento de monseñor Guzmán, el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez Lagos, felicitó –a través de Twitter– al nuevo obispo nicaragüense. “Agradecemos profundamente al Señor por un nuevo hermano en el episcopado, con el nombramiento y elección que ha hecho el santo padre, del padre Marcial Guzmán, como obispo de la Diócesis de Juigalpa”, escribió Álvarez.

De igual forma, el cardenal Leopoldo Brenes dijo que se comunicó telefónicamente con el nuevo obispo para felicitarlo y expresarle su “cercanía y oraciones por este nombramiento”.

También, el obispo de la diócesis de León, monseñor René Sándigo, felicitó al nuevo obispo y señaló que continúa orando por la Diócesis de Juigalpa, que estuvo a su cargo hasta el 24 de agosto de 2019.

Por su parte, monseñor Solórzano expresó: “Mi querido obispo electo, monseñor Marcial Humberto, me uno humildemente a sus intenciones y le garantizo mi plegaria a nuestro señor Jesucristo por su persona, su familia de manera especial por su mamá doña Susana y le pido a Dios le conceda un ministerio fecundo en su nueva diócesis de Juigalpa”.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend