Nación

Nombran codirector administrativo para el Inafor

A dos meses de la salida de William Schwartz, el Inafor y el gobierno siguen callando sobre el despale indiscriminado en "narices" de autoridades

A mes y medio de las apresuradas reformas a la Ley de Conservación, Fomento y Desarrollo del Sector Forestal (Ley 462) y a la Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo (Ley 290), que a mediados de mayo restó facultades al Instituto Nacional Forestal (Inafor), el gobierno del comandante Daniel Ortega ya ha nombrado a sus nuevos codirectores, uno general y el otro administrativo.

Tres acuerdos presidenciales publicados este miércoles en el Diario Oficial La Gaceta confirman que el también vicetitular del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), Roberto Araquistain Cisneros, fue cancelado el pasado 7 de junio en el cargo de director ejecutivo que ejercía desde el 10 de mayo y el mismo 7 fue nombrado como codirector general, con base a las nuevas disposiciones legales.

Junto a Araquistain como codirector general, estará al frente del Inafor Fabio Andrés Rueda Calderón, en el cargo de codirector administrativo.

Sin embargo, la entidad y el gobierno siguen callando sobre la crisis ambiental por el despale indiscriminado que enfrenta el país y que fue evidenciada a finales del reciente verano por diferentes grupos ambientalistas y comunitarios.

Por Ley, ahora el Marena está a cargo

Las reformas a las leyes 492 y 290 fueron aprobadas el 17 de mayo por la mayoría del gobernante Frente Sandinista en la Asamblea Nacional y básicamente sirvieron para trasladar al Marena el control de los permisos forestales que antes evaluaba, otorgaba y firmaba el Inafor, dejando al Ministerio como el rector del sector forestal del país.

El pasado 28 de abril, el hasta entonces director ejecutivo del Inafor, William Schwartz Cunningham, fue “cancelado” del cargo por órdenes de la Presidencia de la República, en medio de la crisis ambiental que atraviesa el país, causada en buena medida por la pérdida de los bosques y el despale indiscriminado que se ha denunciado ampliamente. Doce días después, Ortega nombró en su lugar a Araquistain.

Sin embargo, el 13 del mismo mes, el Ejecutivo mandó al Parlamento las iniciativas de reforma, que su bancada mayoritaria aprobó en menos de una semana. En su momento, la oposición reclamó que el objetivo con la “urgencia” de las reformas era impedir que se exigieran cuentas sobre la crisis ambiental al Inafor.

Los bosques de Nicaragua han sido talados con voracidad en los últimos años, ubicando al país entre los seis con mayor pérdida de bosques a nivel mundial. Pero el gobierno sigue callando al respecto.

Más en Nación

Send this to a friend