Política

OEA actuaría como “garante” del diálogo, según Almagro

"No podemos entrar en una negociación en la que tengamos que negociar libertades", asegura Almagro

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, afirmó este miércoles que el organismo podría actuar como “garante” del diálogo en Nicaragua y reiteró que, para ello, es necesaria la liberación de los “presos políticos”.

“Nosotros estamos de acuerdo con un proceso de diálogo, no exactamente como mediadores, pero como garantes de ese proceso”, explicó Almagro en declaraciones a la prensa en la sede de la OEA, en Washington.

De esa forma, el secretario general expresó su respaldo a las negociaciones que se reanudan este miércoles en Nicaragua entre representantes del Gobierno de Daniel Ortega, y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que reúne a miembros de la sociedad civil, estudiantes, campesinos y sector privado, tras el estallido social que surgió en abril y fue brutalmente reprimido por el régimen.

Cuando faltaban pocas horas para el inicio de las conversaciones, las autoridades nicaragüenses liberaron a un grupo de manifestantes presos por protestar contra Ortega.

“Creo —dijo Almagro— que el camino de liberación de los presos políticos despeja digamos los obstáculos y nos lleva a las soluciones institucionales y de democracia que el país precisa”.

Previo a que se convocara la reanudación del diálogo, una delegación de la Secretaría General de la OEA se reunió a mediados de mes en Nicaragua con representantes del Ejecutivo nicaragüense para pedir la liberación de los presos políticos y acciones para mejorar el sistema electoral.

En respuesta, el Ejecutivo nicaragüense anunció su intención de fortalecer el sistema electoral de cara a los comicios de 2021, pero descartó adelantar las elecciones, como habían pedido varios sectores de la sociedad nicaragüense y miembros de la comunidad internacional, como Estados Unidos.

Sin presos políticos

En opinión de Almagro, es posible alcanzar una “solución nicaragüense” a la crisis sociopolítica que sufre el país desde abril pasado y que ha dejado 325 muertos confirmados, y hasta hoy más de 770 presos políticos.

Sin embargo, consideró que esa “solución nicaragüense” debe seguir la “agenda” de los “valores del sistema interamericano”, es decir, debe producirse con garantías y sin “presos políticos”.

“Nosotros es lo que hemos solicitado, la liberación de todos los presos políticos porque nosotros no podemos entrar en una negociación en la que tengamos que negociar libertades. Eso no sería la mejor manera de estar en una negociación”, subrayó Almagro.

El secretario general de la OEA hizo esas declaraciones tras reunirse con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

El diplomático europeo aseguró estar “preocupado” por la situación en Nicaragua y agradeció a Almagro el trabajo que ha hecho para la liberación de los “presos políticos”, como los llama la oposición.

Ortega no ha dado a conocer la agenda del Ejecutivo para el diálogo, que se dará a puerta cerrada. Mientras tanto, la Alianza Cívica pedirá reformas legales que garanticen unas elecciones justas, libres y transparentes, así como justicia para las víctimas de las violentas protestas que comenzaron el 18 de abril de 2018.

Comienzan negociaciones

La nueva mesa de negociaciones que busca resolver la crisis sociopolítica de Nicaragua se instaló este miércoles entre el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y sin la participación de Ortega, como sí ocurrió el pasado 16 de mayo, en la instalación del primer intento de Diálogo, que se suspendió menos de dos meses más tarde.

Las negociaciones se desarrollan con la presencia del nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, y el cardenal y arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, en calidad de testigos. Siete meses atrás, era la Conferencia Episcopal en su conjunto la que actuaba como mediadora y testigo.

El nuncio apostólico transmitió un saludo y la oración del papa Francisco a la apertura de las negociaciones y su deseo para que se resuelva la crisis sociopolítica del país con responsabilidad y por el bien de todos.

Asimismo, leyó unas palabras que el papa Francisco escribió el 11 de mayo de 2018 al presidente Ortega en la que dijo que “el diálogo humilde y sincero es un buen medio para favorecer la paz y encontrar soluciones justas y solidarias a los problemas sociales y políticos”, y que se ajustaba también a la actualidad.

Las negociaciones se desarrollan a puertas cerradas en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), al sur de la capital.

La delegación del Gobierno es encabezada por el canciller Denis Moncada, los diputados oficialistas Edwin Castro, José Figueroa y Wilfredo Navarro, el magistrado judicial Francisco Rosales, y el dirigente estudiantil Luis Andino.

La delegación de la Alianza Cívica es encabezada por el académico y exembajador en Estados Unidos Carlos Tünnermann, y también la integran los presidentes de las dos principales patronales de Nicaragua, José Adán Aguerri (Cosep) y Mario Arana (AmCham).

Además, el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, el político opositor y exvicecanciller José Pallais, y el líder estudiantil Max Jérez.

Tünnermann dijo a periodistas que este miércoles definirán la agenda y la metodología y luego entrarán de lleno a la discusión de los temas.

Más en Política

Share via
Send this to a friend