Nación

Familiares de víctimas no asistieron a lectura de sentencia

Once años como máximo en masacre de las Jagüitas

La pena más alta fue para el capitán Zacarías Salgado. Abogados defensores consideran que sigue "la burla judicial"



Alia Dominga Ampié, jueza del cuarto Local de lo Penal de Managua, dictó sentencia este jueves a los nueve policías señalados por la Fiscalía de acribillar a una familia inocente el 11 de julio pasado, mientras realizaban un operativo antidrogas en una zona rural de Managua, provocando la muerte de dos niños y una joven, y el trauma de por vida para dos adultos sobrevivientes y dos infantes más que resultaron con heridas de gravedad y que siguen en recuperación.

La jueza falló de acuerdo a la tipificación que hizo la Fiscalía de la masacre como “homicidio imprudente”, una calificación que fue rechazada de forma categórica por los abogados de la familia de las víctimas, que fueron objeto de 48 balazos. De manera, que como se esperaba, las penas oscilaron entre dos a once años de cárcel.

La pena más alta fue de 11 años para el capitán Zacarías Salgado, jefe del operativo antidrogas realizado el 11 de julio pasado en el sector de las cuatro esquinas de la comarca Las Jagüitas en Managua. La jueza también sancionó a Salgado a 20 años de inhabilitación y otros 20 de prohibición para usar armas de fuego en una tarde larga que para los abogados de las víctimas fue considerado como la continuación de “una burla de la justicia”.

En el caso del teniente Oscar José Vargas Rugama, la judicial le dictó una pena de seis años con inhabilitación y prohibición de uso de armas de fuego mientras dure la condena, mientras que al otro teniente José Alejandro Fonseca Salmerón se le impuso nueve años de prisión con inhabilitación y prohibición de uso de armas de fuego también mientras cumpla la condena.

Según la sentencia, las balas disparadas por Vargas mataron a la niña Aura Marina Reyes Ramírez, mientras Fonseca Salmerón es señalado de los casos concretos de las muertes de la joven Katherine Anielka Ramírez Delgadillo y lesiones en perjuicio de la niña Miriam Natasha Guzmán.

El suboficial mayor Javier Alejandro Saldaña Torres fueron nueve años por “homicidio imprudente” en el caso del niño José Gamboa Ramírez y “lesiones imprudentes gravísimas” contra el niño Axel Antonio Reyes Ramírez.

Los suboficiales mayores César Augusto Medrano  y Harrison Osmar Ramírez Medina , y los suboficiales Osman Ricardo García Hüeck y Ernesto Alender Urbina López recibieron dos años de prisión por “exposición de personas al peligro por imprudencia”.

El suboficial Miguel Ángel Ramos Cortez fueron cuatro años por exposición de personas al peligro y daños.

Apelarán sentencia

Los familiares de las víctimas y de los acusados no asistieron a la lectura de las sentencia. Los abogados de la familia informaron que apelarán las penas y cuestionaron severamente que ni siquiera se haya mencionado en el documento el lugar del cumplimiento de las mismas.

El abogado Carlos Alemán, tío de Milton Reyes, cuestionó que hasta ahora el cumplimiento se ha realizado en la Dirección de Auxilio Judicial y no han sido enviados al Sistema Penitenciario por razones de la misma seguridad de los oficiales. “Los tendrías ahí en Auxilio Judicial gozando de la buena vida, los están tratando muy bien”, aseguró.

“Es desastroso, si habrá una palabra más fuerte no lo quiero decir. Para la familia confirma que se están coligiendo las instituciones para no llegar a la verdad: que hubo una actitud dolosa”, dijo Alemán que ha reclamado públicamente y ante la juez la nulidad del proceso en su conjunto.

Alemán señaló que la imposición de penas mayores a los cinco años demuestra la tesis de su equipo que era una juez de distrito y no una local la que debió conocer el caso como finalmente hizo Ampié, pese a que había pedido que se declarara incompetente desde el principio.

En las afueras de los juzgados de Managua se realizó una protesta. Se oyeron tambores y manifestantes cargaron cruces y flores en muestras de solidaridad con la familia Reyes Ramírez, víctima de los oficiales. Algunas de estas flores fueron colocadas a la entrada del complejo judicial, mientras la seguridad fue reforzada temporalmente por policías.