Municipios-2017
Nación

Municipalistas: Demolió la autonomía municipal y centralizó todo el poder desde El Carmen

Ortega ha impuesto “un diálogo de sordos” con municipios

“No estar presente en los territorios le quita relación con la gente” a Ortega, afirma experta de la Red de Desarrollo Local, María Luisa Babini



Entre el gobierno central y las autoridades locales de Nicaragua, la administración de Daniel Ortga ha impuesto un “diálogo de sordos”, según expertos municipales del país.

Las escasas visitas del comandante Daniel Ortega a solo ocho de los 153 municipios de Nicaragua, durante los últimos cinco años –reveladas por una investigación de CONFIDENCIAL bajo el título de Ortega: el gobernante ausente–, también muestran, según añaden los municipalistas, cómo se ha cortado la relación del caudillo del Frente Sandinista con la población y se dificulta más la comunicación con las autoridades locales y los territorios.

María Luisa Babini, miembro de la Red de Desarrollo Local, asegura que la ausencia de Ortega en los territorios “le quita relación con la gente”, que a su juicio ha sido reemplazada por un sistema de comunicación a cargo de los secretarios políticos del Frente Sandinista, y centralizada en Managua, a donde deben venir cada semana los alcaldes de las 134 comunas en poder del partido de gobierno.

“El diálogo se ha roto. Es un diálogo entre sordos de un mismo sector y la gente que no comulga con eso está totalmente fuera”, valora Babini.

 

El municipalista Amaru Ruiz, director de la Red de Desarrollo Local y la Fundación del Río, considera que la administración de Ortega ha impulsado un estilo de gobierno marcado por el objetivo de profundizar el control del poder, pasando encima de los territorios.

El municipalista Amaru Ruiz, director de la Red de Desarrollo Local y la Fundación del Río, considera que la administración de Ortega ha impulsado un estilo de gobierno marcado por el objetivo de profundizar el control del poder, pasando encima de los territorios.

Ambos municipalistas coinciden en que hasta hace diez años Nicaragua estaba a la vanguardia de Centroamérica con un marco legal en defensa y promoción de la autonomía municipal, que hoy se ha desmontado por completo. “Se ha reduciendo a los alcaldes a ser meros ejecutores de las políticas del gobierno central y quitarle a los ciudadanos ese rol profundo de poder elegir e involucrarse en la gestión de sus necesidades”, opina Babini.

Sin embargo, a pesar de la recentralización del poder, el Ejecutivo tampoco está viajando más a los municipios y, por el contrario, ha reducido a dieciocho viajes sus visitas a los territorios durante los últimos cinco años, según confirmó CONFIDENCIAL.

Además, en sus dieciocho viajes Ortega solo ha visitado ocho de los 153 municipios, que equivalen al cinco por ciento de la división administrativa de Nicaragua.

El encierro de Ortega en su oficina y residencia de Reparto El Carmen tampoco disminuyó el año pasado, cuando inscribió su candidatura presidencial para su segunda reelección consecutiva, junto a su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta.

Este año de votaciones municipales, los especialistas estiman que Ortega tampoco saldrá más, y es un hecho que a menos de siete meses de los comicios, Ortega no ha visitado ningún territorio en 2017.

Según Babini, “en la medida en que no existe descentralización, que no existe realmente una autonomía municipal y que también hay un manejo electoral teñido de irregularidades, de fraudes, no es que el gobierno necesite, como necesitaba anteriormente, buscar votos”.

Durante su campaña de 2006, Ortega recorrió prácticamente todo el país. Incluso para el 2008, en ocasión de las municipales de ese año, también realizó 37 visitas a los territorios.

Ahora, considera Babini, “ya está todo el paquete armado como para que (a Ortega) no le sea imprescindible hacer presencia en los territorios”.