Nación

Policía omite vínculo paramilitar y amenazas en caso asesinato de estadounidense

Víctima era ciudadana estadounidense, trabajaba en un call center en el país y estaba casada con un nicaragüense.

Juan Pablo Ortiz González, trabajador de Correos de Nicaragua vinculado a grupos paramilitares en Matagalpa, admitió este jueves ante un juzgado local el asesinato de Enid Martínez García, una ciudadana estadounidense que residía en el país y que fue ultimada de un disparo en la frente el pasado 29 de septiembre de 2019.

El Ministerio Público acusó a Ortiz González por los delitos de homicidio, lesiones, amenazas y portación ilegal de armas. El hecho ocurrió cerca de la medianoche de ese día cuando el hombre, que discutía con Maynor Valenzuela, esposo de la víctima, le disparó en la cabeza.

La Policía Nacional expuso en su momento que la mujer murió cuando “intervino en discusión motivada por rencillas personales entre su cónyuge Ortiz González. Las autoridades no mencionaron los motivos de la supuesta discusión, que tuvo lugar en una gasolinera de la ciudad de Matagalpa.

Valenzuela negó tajantemente que tuviera rencillas personales Juan Pablo Ortiz González. Aunque sí sabía que se trataba de un tipo asociado a las bandas paramilitares, “porque Matagalpa es un pueblo pequeño”, explica el esposo de la víctima. Pero sostiene que nunca tuvo alguna relación o contacto con Ortiz González.

Dictadura trata “con mimos” al asesino de estadounidense

Previo al asesinato, la casa del matrimonio había sido marcada con la palabra “plomo”, que en Nicaragua tiene dos connotaciones y ambas usadas por los sandinistas: “Patria libre o morir” o una amenaza de muerte emitida por los civiles armados que actúan con la complicidad de la Policía.

La Policía reconoció que el atacante tenía antecedentes por delito de amenazas de muerte, aunque no explicó por qué gozaba de libertad. La sentencia condenatoria será dictada el próximo 12 de diciembre.

El relato del asesinato de Enid Martínez

De acuerdo al relato de Valenzuela, los hechos ocurrieron en la gasolinera “Gas Central” de Matagalpa. Él viajaba en un auto junto a su mamá, una tía, un amigo y la víctima. Llegaron a la gasolinera a comprar unas botellas de agua. Al bajarse del auto, Valenzuela asegura que tres sujetos, entre ellos Ortiz González, comenzaron a gritarle: “Tranquero hijo de puta, ¡el comandante se queda!… te vamos a matar”.

De acuerdo con Valenzuela, los tres sujetos estaban “tomando licor” y dejaban al descubierto sus armas. Por eso intentó ignorarlos por completo. Sin embargo, su intento fue en vano.

Embajada “sigue de cerca” investigación por asesinato de estadounidense

“Uno de ellos se acercó a golpearme con la cacha de la pistola. Me pegó en la cabeza y me rompieron un diente. Mi mamá, mi tía, mi amigo y mi esposa estaban en el carro”, relata Valenzuela a CONFIDENCIAL. “Cuando ellos ven el alboroto, se bajan a auxiliarme. Cuando ya nos separamos, y mi esposa se viene montando al carro, porque ya tenía un pies adentro, uno de ellos se le acercó y le disparó a quemarropa en la frente”.

Valenzuela, un agricultor de 24 años de edad, participó en las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo. No escondió su activismo en Matagalpa. Hace dos semanas, paramilitares llegaron por la noche a pintar el portón de la casa de Valenzuela con la consigna “Plomo”.

El “plomo” fue dirigido para la pareja de Valenzuela. Ariana Enid Martínez García tenía una relación de más de 18 meses con Valenzuela. Ella se trasladó desde Miami a vivir con su pareja hace 15 meses, y trabajaba en un call center. En el pasaporte norteamericano de la víctima —número 556183480— se observa la fotografía de una mujer morena, nacida en 1983 en el Estado de la Florida.

Más en Nación

Send this to a friend