Nación

Permanecen en prisión 138 de lista conciliada y más 500, sin libertad plena, continúan como rehenes políticos

Presos políticos excarcelados lucharán “hasta que salgan todos”

María Adilia Peralta confirma que ella y su esposo fueron detenidos por el Ejército. Además, presos políticos detallan cómo fue asesinado Eddy Montes



Al menos 99 presas y presos políticos, que estaban en la lista “conciliada” del Gobierno, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), y otro reo de conciencia más, fueron excarcelados este lunes, después de que la oposición anunció que no iba a continuar en la mesa de negociación hasta que el régimen liberara a todos los reos de conciencia.

La lista conciliada entre el Gobierno, la Alianza y el Comité de la Cruz Roja es de 238 presas y presos políticos, incluyendo al preso político asesinado el pasado 16 de mayo en La Modelo, Eddy Montes. Pese a la excarcelación de estos 99 reos de conciencia, todavía permanecen en las cárceles del país 138 ciudadanos de esa lista. Y, asimismo, más de 500 nicaragüenses no han recuperado su libertad, pues la dictadura no ha anulado sus procesos judiciales.

María Adilia Peralta fue recibida por familiares y amigos en Masaya. // Foto: Carlos Herrera

María Adilia Peralta Cerrato, líder del Movimiento 19 de Abril en Masaya, y esposa del preso político Cristhian Fajardo (quien continúa en prisión) fue la última presa política excarcelada que llegó a su casa este lunes. “Fue bueno ser la última porque vi cómo los muchachos eran recibidos por sus familias”, expresó. Peralta fue entregada por las autoridades del sistema penitenciario “La Esperanza”, a su madre, Mariela Cerrato Vázquez, casi a las 5:15 de la tarde. Su llegada fue ruidosa, los familiares gritaron con alegría y portaron banderas azul y blanco durante todo el recibimiento.


“Voy a continuar con mi lucha cívica hasta que salgan todos. Fuera el régimen de Daniel Ortega. Justicia para todos los muertos, justicia para Eddy Montes y para todos los chavalos que están en ‘La Modelo’ y ‘La Esperanza’. Libertad para Cristhian Fajardo”, gritó con fuerza María Adilia, mientras era entrevista por los medios de comunicación.

A María Adilia y Cristhian los detuvo el Ejército

Peralta y su esposo, Cristhian Fajardo, fueron retenidos por el Ejército Nacional el 22 de julio de 2018, en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, Rivas, cuando pretendían ingresar a Costa Rica. Los detuvieron por varias horas en la base militar. A la media noche fueron entregados a la Policía Nacional y luego trasladados a “El Chipote”, en Managua.

Antes de enterarse que iba a ser excarcelada, las custodias de “La Esperanza” le dijeron a María Adilia que tendría una entrevista con autoridades de la Cruz Roja y que debía esperar en un salón del penal. Estuvo durante algunas horas en ese lugar y luego fue trasladada, junto a otras presas, a “La Modelo”.


“Estando ahí, nos llamaron. Fue hasta que leímos el documento que andaba el funcionario, es que pude saber que íbamos a régimen de convivencia familiar. Esto quiere decir que no estamos libres”, aseguró.

Peralta dijo sentirse feliz y conmocionada. Por un lado, estaba contenta de estar en su casa, abrazando a su madre que “es una mujer enferma y que la pasó muy mal todos estos días”. Sin embargo, confesó sentirse agobiada porque su esposo aún se encuentra en El Infiernillo, una celda de máxima seguridad de La Modelo, donde las condiciones para los presos políticos han sido calificadas como inhumanas.

“Pensé que lo iba a ver, pensé que me llevaban para allá, donde estaba él, pero lo único que me dieron fue una nota, que dice que está bien, es una nota atrasada porque él me esperaba para el 14 de mayo en la visita conyugal, pero al final no me llevaron. Es lo único que supe, de ese salón salieron muchos chavalos de Boaco, Matagalpa, iban muchos chavalos golpeados”, relató.

Chester Navarrete, paramédico y preso político de Masaya, excarcelado este 20 de mayo, muestra golpes recibidos en la cárcel. // Foto: Carlos Herrera

El asesinato de Eddy Montes

El jueves 16 de mayo, Eddy Montes fue asesinado por un custodio del Sistema Penitenciario en la cárcel “La Modelo”. Las autoridades aseguraron en una nota de prensa que el reo de conciencia se abalanzó sobre un oficial para quitarle el arma y que durante el forcejeo el arma se disparó e impactó en el preso político.

Sin embargo, la versión oficial es desmentida por los presos políticos excarcelados este lunes Chéster Navarrete y Kisha López.

López detalló que un funcionario al quien le dicen “Mayorga” llegó a la galería 16-01 a insultar y agredir a los presos políticos. Además de tirar piedras y maldecir una y otra vez a los reos de conciencia, amenazó a los detenidos con golpearlos por “haberse metido con el comandante”.

Familiares de la presa política excarcelada este lunes, María Adilia Peralta, en Masaya. // Foto: EFE

“Ahí comenzó la discusión, todos les decían a los guardias que estaban locos, que estaban enfermos, que el Gobierno se iba a ir. Don Eddy le dice muchachos que no se dejen, que les dijeran sus verdades a los custodios, que por eso él había estudiado derecho, que él ya estaba mayor, pero que nosotros éramos el futuro de Nicaragua. En eso el señor se agachó y ahí le dieron un disparo. Fue uno que estaba en la torre de la 300, ese le tiró un balazo”, aseguró López.


Navarrete agregó que los oficiales continuaron la presión con balas de goma y con disparos de AK 47. Los custodios rafaguearon a los presos políticos, sin importar que otro reo de conciencia fuera impactado.

“Quise darle atención a don Eddy y estar al pendiente de cualquier herido. Trasladé a don Eddy desde donde cae hasta el perímetro donde estábamos nosotros. Los funcionarios continuaron rafagueando, era bala brava. Lo atendí y vi que el disparo entró por la pelvis y salió por el coxis. Traté de salvarle la vida, pero no pude, fue demasiado tarde”, lamentó Navarrete.

No hubo ningún intento de motín, sino provocación

López y Navarrete aseguraron a CONFIDENCIAL que Eddy Montes nunca se abalanzó ni forcejeó con algún custodio del penal, como lo dice la nota de prensa leída por el Luis Cañas, viceministro de Gobernación.

“Eso es falso. Don Eddy estaba jugando ajedrez, se levantó porque le dijo a su acompañante que los muchachos lo necesitaban”, insistió Navarrete. “No hubo forcejeo, don Eddy era un hombre pacífico, levantaba las manos, solo nos dijo que no nos dejáramos, que nosotros no éramos terroristas y golpistas y que nos defendiéramos verbalmente. Fueron ellos que llegaron con armas”, afirmó López.

Luego del ataque a los presos políticos, los custodios llegaron a la galería 1601 para retirar el cuerpo de Montes. De acuerdo a la versión ofrecida por López, el oficial que conoce quién disparó a don Eddy, es un funcionario al que le llaman “cobra”, pues este fue uno de los que también dirigió la represión ese día.

Los hermanos Esteban Lesage: el trío incompleto

Luis Miguel Esteban Lesage y Jean Carlos Esteban Lesage, cantantes de rap originarios de Jinotepe, Carazo, también fueron excarcelados este lunes por la dictadura de Daniel Ortega. A pesar de estar emocionados por abrazar a su madre, Juana de la Rosa Lesage, también expresaron su descontento y tristeza porque su hermano menor, Harvin Esteban Lesage, no regresó a casa en la buseta que salió desde “La Modelo”.

“Harvin no pudo venir, pero vamos a exigir su libertad. Cuando salimos de la cárcel No pudimos verlo. Platiqué con algunos que estaban en la celda donde él estaba y me dijeron que estaba mejor. Él sufrió un daño en el brazo porque lo golpearon el jueves, pero ya está mejor”, dijo Luis Miguel.

Luis Miguel, Jean Carlos y Harvin fueron apresados por haber participado en las marchas cívicas en su natal Jinotepe. Son acusados de terrorismo, crimen organizado, secuestro simple, entorpecimiento de la función pública y de lesiones graves.

“Nosotros no somos terroristas ni golpistas, porque aquí en Nicaragua nunca hubo golpe de Estado, y eso les duele, no pudieron proseguir con los juicios ilegales y condenarnos. Y esa campaña de difamación fue algo que hicieron para destruirnos, pero el poder de Dios es más grande. El pueblo de Nicaragua sabe que no somos delincuentes, ni golpistas ni violadores, el pueblo sabe que mis hermanos y yo no somos delincuentes. Hemos sido personas justas que hemos luchado por reivindicaciones sociales en Nicaragua”, afirmó Jean Carlos.


Este joven de 25 años expresó que ellos fueron detenidos por “nuestra música”, por protestar y cantar rap con un mensaje positivo y distinto. “Tratamos de llevar un mensaje a la sociedad para que cambie. Nunca habrá revolución sin evolución de conciencia. Aquí ha habido ‘roboluciones’, no ha habido verdaderos cambios sociales, solo ha habido contradicciones”, manifestó.

Luis Miguel relató que previo a la salida del penal, las autoridades solo les dijeron que debían salir para unas entrevistas. Luego fueron llevados a un salón donde les obligaron a cambiarse de ropa y posteriormente se subieron a una buseta que los trasladó a Jinotepe.

“Quiero denunciar todo lo que nos hicieron en esas cárceles infrahumanas, fue terrible el daño psicológico y físico que sufrimos en la 300, en el ‘Infiernillo’, sufrí daño psicológico de parte de los oficiales, de los guardias. Quiero denunciar esto ante toda Nicaragua. Y también pido la libertad para los demás presos políticos”, señaló Luis Miguel.

Jean Carlos agregó que fueron golpeados en innumerables ocasiones, sin embargo, agradeció a Dios por la fortaleza para continuar adelante y soportar la represión dentro de la cárcel.

“A nosotros nos hacían zanganadas. Pero lo soportamos. Gracias a Dios que nuestra familia siempre tuvo la fe y la fortaleza de que íbamos a regresar a casa. Y tenemos la convicción de que mi hermano menor va a regresar a nuestro hogar. En el nombre de Jesús estas palabras se van a cumplir. Yo sé que Dios, desde que participamos en lucha cívica, ha estaba con nosotros”, expresó.

Continúan en pie de lucha

Entre los cien presos políticos fueron excarcelados también están Jonathan López, estudiante universitario expulsado de la UNAN Managua, quien sobrevivió al ataque que paramilitares realizaron a la Iglesia Divina Misericordia en julio del 2018. También el el líder estudiantil Dilon Zeledón Ramos, que abandonó UNEN para unirse a las protestas cívicas de abril.

También fue excarcelada Tania Muñoz, hermana de Olesia Muñoz, originaria de Niquinohomo. Tania dijo a los medios de comunicación que las autoridades de “La Esperanza”, contrataron a otras presas comunes para golpearlas después de la visita de sus familiares.

Los promotores de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Jaime Ampié, Julio Ampié y Reynaldo Lira, fueron excarcelados este lunes. Cantaron el himno nacional cuando eran recibidos por sus familiares en la ciudad de Boaco.

Los presos políticos excarcelados que hablaron con CONFIDENCIAL luego de ser dejados en sus casas, aseguraron a este medio de comunicación que continuarán en resistencia y demandarán no solo la liberación total de sus demás compañeros, sino la salida de la dictadura orteguista.

María Adilia aseguró que en “La Esperanza”, el resto de presas políticas también continúan en resistencia, que no han claudicado, y que tampoco han hecho pactos sucios con sector alguno.

“Yo le digo al Gobierno, y no es una amenaza, que este régimen se va a acabar. Han irrespetado nuestros derechos humanos. Por eso no me voy a detener en la lucha, por supuesto que no. Estamos en resistencia. A las madres de los demás les digo que tengan paciencia, que esto va a terminar pronto y al pueblo de Nicaragua, que siga en resistencia, es el pueblo que tiene que salir y hablar por los presos”, manifestó Peralta.

Jean Carlos Esteban Lesage señaló que él y su hermano continuarán en la lucha cívica hasta lograr un cambio en Nicaragua. Demandarán libertad de expresión y que no se siga violentando el derecho de ningún nicaragüense.

“Nosotros seguiremos luchando pacíficamente, con inteligencia, con valentía, de una manera donde nosotros no vamos a perjudicar a nadie. Creo que más bien a nosotros nos han perjudicado”, reflexionó.

Navarrete no ocultó su emoción al recibir a muchos de sus amigos y familiares en su casa. Le dio gracias a Dios, al pueblo de Nicaragua y Masaya, por no rendirse. Asimismo, agregó que la lucha no ha terminado, sino que empieza otra etapa, en la que debe de imperar la exigencia de la liberación de los demás presos que están en los penales del país.

Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), saludó la excarcelación de los presos políticos en Nicaragua, y llamó al Estado a informar sobre la situación jurídica de estas personas y a liberar inmediatamente a los demás nicaragüenses detenidos y enjuiciados arbitrariamente en el marco de la crisis de derechos humanos.