Opinion

Propongo una cruzada por la transparencia

No callen y juntos emprendamos una pugna cívica por la transparencia y la rendición de cuentas

En Marzo de 2015 la misión del FMI que visitó el país alertó al BCN sobre la situación de las estadísticas de Cuentas Nacionales, y pospuso la visita de la Misión de Consulta conforme al Arto IV hasta el mes de Octubre, para dar tiempo a que se avanzara en la solución de los problemas identificados. Para entonces, se señalaban debilidades en la información de base y en las metodologías, y problemas de personal (en una entidad que ocupa a cerca de 800 personas y que subordina al INIDE, especializado en el diseño y la implementación de Encuestas?). El BCN tampoco podía actualizar periódicamente el sistema con información reciente y confiable. La misión que arribó en Octubre volvió a encontrar problemas en la recolección de información, en la capacidad de actualización periódica y en la evaluación y control de calidad del sistema, y volvió a recomendar que se avanzara en la solución de estos problemas. También recomendó que se comunicara a la ciudadanía sobre los problemas existentes, y se explicara con claridad y transparencia lo que se estaba haciendo para enfrentarlos.

En un contexto de estrecha asociación entre el gobierno y los gremios empresariales, donde los principales sectores muchas veces son dominados por unas cuantas grandes empresas, con las cuales existen óptimas relaciones, en donde prácticamente todas las instituciones públicas están sujetas a un mando totalmente centralizado, se alega también que las empresas y las entidades públicas no proporcionan la información requerida.

El análisis de las cifras, después de la revisión que se publicó a inicios de este año, muestra una enorme sub-valuación de las importaciones de Zonas Francas, debido a que el coeficiente de consumo intermedio estaba ampliamente subestimado desde que entró en vigencia el sistema.

Esta sub-valoración se descubrió al observar una seria discrepancia entre el valor de las importaciones de las Cuentas Nacionales y de la Balanza de Pagos. Al corregir esta sub-valoración, el valor agregado de las zonas francas experimento una violenta caída con respecto a sus valores estimados anteriormente.

El valor agregado de los diferentes sectores de actividad económica del periodo 2009-2013 se había estimado aplicando al valor bruto de la producción estimada del sector el coeficiente de consumo intermedio y de valor agregado del año 2009.

Luego, dichos coeficientes se actualizaron a 2011, los cuales resultaron totalmente distintos a los de 2009, y sencillamente se extrapolaron al periodo 2011-2014, ocasionando violentas fluctuaciones en el valor agregado de los distintos sectores con relación a su valor anteriormente estimado.

Por el lado de la demanda, en el año 2013 se observó un incremento de US$ 1,017 Millones en el valor de las importaciones, y de US$ 819 Millones en el valor de la Inversión privada, resultantes en parte de la corrección del coeficiente de importaciones de bienes intermedios y la importación de bienes de capital de las zonas francas.

Pero estos cambios se efectuaron solo para el periodo 2010-2014, con lo cual las series de cuentas nacionales quedaron segmentadas en dos periodos que ahora resultaban incompatibles entre sí.

La publicación más reciente de las Cuentas Nacionales Trimestrales y el IMAE muestra que no se han corregido las distorsiones que existen para el periodo 2006-2010, que se han agregado algunas nuevas al periodo 2014-15, y que se está eliminando la publicación de una enorme cantidad de información de estas dos publicaciones, aumentando el grado de opacidad y confusión en el manejo de las es dísticas.

Estos serios problemas no son exclusivos del Banco Central. Son un reflejo del lamentable estado del sistema de estadísticas públicas, y no podrían resolverse solo en base a la voluntad del instituto emisor.

De hecho, un sistema de estadísticas económicas como las que administra el Banco Central, no puede funcionar adecuadamente sin un sistema de estadísticas publicas sólido y coherente, al cual se le otorgue la debida prioridad, y que no esté sujeto al manejo discrecional y arbitrario.

Lo más grave, bajo un régimen político para el cual las estadísticas tienen como principal función servir de instrumentos de propaganda, la estructuración de un sistema estadístico nacional que proporcione información pública oportuna y confiable está lejos de tener prioridad.

En este caso, se experimenta un serio problema: dado que la principal fuente de ¨legitimidad sustantiva¨ de este régimen político estriba en mostrar que, pese a las violaciones al principio de legalidad, a los abusos de poder y el atropello a los derechos de los ciudadanos y ciudadanas que manifiestan discrepancias, se están logrando ¨grandes victorias¨ en términos de crecimiento de la economía y atracción de inversiones, no se puede tolerar nada que en la información pública contradiga estas victorias.

De allí que se haya suspendido por completo la publicación de las bases de datos estadísticos de la Encuesta de Hogares especializada en la obtención de indicadores sobre la estructura y calidad del empleo, y de los indicadores educativos, que ni siquiera se le proporcionan a la UNESCO.

Más aun, se alega que la publicación de estadísticas que por cualquier razón pongan en duda estas ¨victorias¨, empañaría la imagen del país ante los inversionistas, y los ahuyentaría.

No volveré a argumentar sobre la importancia fundamental de contar con información pública confiable sobre la evolución de la estructura de la producción y el empleo y la calidad de este, sobre las tendencias económicas del país, y sobre la evolución de los indicadores educativos, en un país que atraviesa la fase cimera del bono demográfico pero que está entrando, al mismo tiempo, en una fase de rápido tránsito hacia el envejecimiento de su población.

Solo me permito rogar a los sectores interesados, que no callen, y que juntos emprendamos una pugna cívica por la transparencia y la rendición de cuentas. Por favor.

Más en Opinion

Send this to a friend