Mundo

El Partido Popular (derecha) se ha derrumbado y Vox (ultraderecha) logra instalarse en el Congreso

PSOE gana elecciones en España pero deberá pactar para gobernar

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, proclamó la victoria y se mostró a negociar con todas las fuerzas políticas



Los socialistas españoles (PSOE), liderados por el presidente Pedro Sánchez, ganaron este domingo las elecciones con un 28,81% de los votos, que le otorgan 122 escaños de los 350 que conforman el Parlamento, por lo que deberá pactar para gobernar, cuando se ha escrutado el 91,48% de los votos.

El PSOE, que tenía 84 diputados en el Congreso en la anterior legislatura, “ha ganado las elecciones” celebradas este domingo, anunció la ministra portavoz, la socialista Isabel Celaá, en una conferencia de prensa.

Además, los socialistas se han asegurado la mayoría absoluta en el Senado.

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, proclamó la victoria y se mostró a negociar con todas las fuerzas políticas, mientras sus seguidores le reclamaban acercarse a la izquierda.

En una alocución desde la sede del PSOE, en la mítica calle Ferraz de Madrid, Sánchez celebró la victoria ante un millar de militantes, a quienes destacó que este triunfo significa que “ha ganado el futuro y ha perdido el pasado”.

Así, tendió su mano “a todos los grupos para gobernar dentro de la Constitución”.

Ante estas palabras, sus seguidores corearon de forma repetida: “Con Rivera no” y “no es no”, en alusión a Albert Rivera, líder del partido liberal Ciudadanos, que se ha ubicado como tercera fuerza política con 57 legisladores en el Parlamento y quien ha sido el socio del conservador Partido Popular.

En definitiva, el PP y Ciudadanos ha sido la clara oposición a los socialistas durante el Gobierno de Sánchez.

“Creo que ha quedado bastante claro”, respondió Sánchez a los militantes socialistas que invadían la calle Ferraz, flanqueado por por su equipo de confianza, en el que se encontraba su vicepresidenta Carmen Calvo, quien lucía una camiseta llamativa con el lema “Yes, I am a feminist”, en una clara alusión a la defensa de la lucha feminista en España.

Ante su respuesta, sus seguidores gritaron de nuevo al unísono: “no pasarán”, en este caso en alusión a los tres partidos en los que se ha partido la derecha en España: el Partido Popular, Ciudadanos y el ultra Vox.

“Los españoles quieren claramente que el Partido Socialista Obrero Español gobierne y lidere el país durante los próximos cuatro años”, anunció a continuación un eufórico Sánchez.

Alta participación

Estos comicios registraron una participación del 75,78%, una de las más altas de la democracia española, en las que el Partido Popular (PP, conservadores) registró el peor resultado de su historia y la ultraderecha entró con VOX en el Congreso de los Diputados.

El PP, que tenía 137 parlamentarios, obtuvo el 16,70% de los votos y 65 diputados, mientras que el liberal Ciudadanos (C’s) se le acerca peligrosamente con el 15,78% y 57 legisladores (antes 32).

La coalición izquierdista Unidas Podemos (UP) obtiene el 14,31 de los sufragios, con 42 diputados, una caída frente los 71 con que contaba hasta ahora.

Vox irrumpe

El ultraderechista Vox irrumpe con fuerza en el Parlamento con 24 escaños gracias al 10,24 % de votos a escala nacional.

El partido catalán ERC, independentista de izquierda, aumenta hasta el 3,86% de los votos y 15 diputados, frente a los 9 que tenía hasta ahora.

Con estos resultados, Sánchez podría lograr una mayoría de Gobierno (176 escaños) que reúna a UP, los nacionalistas vascos del PNV (6 diputados) y algunos partidos de izquierda de menor entidad.

La participación fue del 75,78%, una de las más importantes desde el retorno de la democracia en España con las elecciones de 1977.

Los comicios se desarrollaron “con tranquilidad y sin incidencias”, destacó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la misma conferencia de prensa.