Reporte ciudadano

Llueven denuncias contra El Goliat, pero hay más empresas señaladas

¿Quién protege a los guardias de seguridad?

Guardias de seguridad

En el Mitrab aumentan los reclamos por no pago de horas extra e incumplimiento del Código del Trabajo



Omar regresó a su casa a las siete de la mañana. No anduvo de parranda. Tampoco de viaje. Omar estuvo resguardando una empresa de servicios financieros durante al menos veinticuatro horas seguidas. “Es que mi compañero tuvo libre y yo tenía que cubrir su puesto. No creás, ando molido, y a veces dormir durante el día no significa que voy a estar bien, a veces me da estrés, no solo de estar ahí viendo que no se roben nada, sino por todas las deudas”, relata.

El guarda de seguridad nos recibió en su casa. Ubicada al noreste del centro de Managua. Aceptó brindar la entrevista pero no quiere que su nombre salga a relucir en estas letras. “Es que nos tienen sentenciados, que si damos entrevistas, nos corren. Y dicen que no solo es el despido, a unos compañeros no les pagan sus liquidaciones, a otros hasta les dan malas referencias”, sostiene.

En el Ministerio del Trabajo se reciben de una a cuatro denuncias por mes, indico una fuente de esa institución, de parte vigilantes que reclaman por  irregularidades de sus empleadores. “Ahorita en este mes de febrero, vinieron algunas”, aseguró.

Omar es guarda de seguridad desde hace quince años. Tiene aprobado su tercer año de secundaria y gana 7 500 córdobas. No le pagarán más hasta que termine el bachillerato. No recibe comisiones por horas extra, no tiene seguro de vida. Si falla por complicaciones en su salud, aunque lleve justificante, lo penalizan con una multa de cien córdobas.

“Un día me quedé dormido, estaba cansado porque venía así, de un turno largo, y no descansé lo suficiente porque en la casa siempre hay cosas que hacer, y bueno, me dormí, y pasó el supervisor y me despertó. Me dijo que me iban a multar. Esa quincena me salieron 600 córdobas menos”, cuenta Omar con signos de frustración.

Según el Acuerdo Ministerial del Ministerio del Trabajo vigente hasta el 28 de febrero del 2018, el salario mínimo de los “Servicios comunales, sociales y personales”, que incluye el empleo “guarda o vigilante de seguridad”, es de 5 290.48 córdobas. Comparado al precio de la canasta básica (13 187.41) esta remuneración es insignificante. A esto hay que sumar otra situación, la de los guardas que ganan mucho menos que lo establecido.

“Un primo mío gana 5 000 y supuestamente le pagan horas extras, pero es mentira, no le dan nada, pero no renuncia por la necesidad. Y sé de otro montón que los ‘renuncian’ o los corren y no les pagan sus prestaciones. Y sabe por qué no denuncian en el Ministerio del Trabajo. Porque después cuando van a pedir trabajo a otro lugar, no les dan, por ahí vienen la cuestión de las referencias”, explica este vigilante.

Las denuncias contra El Goliat

En el 2012,  la resolución número 269-12, emitida por la inspectoría del Mitrab, señaló a la empresa de seguridad El Goliat S.A., de haber incumplido con nueve artículos del código del trabajo. En esa ocasión, se acusó a esta compañía de incumplir con el pago de horas extras de sus trabajadores en días feriados, además de maltrato y no asegurarlos en el tiempo que estipula la ley.

Omar fue parte de los guardas de seguridad que denunciaron en ese momento a la empresa vinculada a la familia presidencial. “Conmigo iban muchos más, pero qué pasó al final, pues que a pesar de esa resolución y hacerla pública en los medios como La Prensa, no se nos resolvió nada, o por lo menos a mí, no me dieron nada. Yo dejé eso hasta ahí, porque era estar en una lucha que no me permitía trabajar”, asegura.

Una fuente del Mitrab reveló que la empresa de seguridad más denunciada es El Goliat. En el 2015 varios trabajadores de esta empresa llegaron a la institución estatal para que les ayudaran a romper con las injusticias de las cuales eran víctimas por parte de la compañía.

La principal era la deducción en todas sus quincenas, de 400 y hasta 800 córdobas sin ninguna explicación. “Ellos explicaron que la empresa les decía que era por el sistema y que se los iban a reponer, pero esto no sucedía. Otros denunciaron que les restaban treinta dólares de su salario por el cobro de una supuesta póliza de seguro, que realmente ni existía. También pidieron que les ayudaran a tener los beneficios del INSS”, dijo la fuente.

Los guardas de seguridad continúan acudiendo al Mitrab, aunque estén conscientes de que no obtendrán respuestas. “No puedo decirte por qué es que esas denuncias no se resuelven. Quizás hay intereses, no lo sé. Pero lo que puedo asegurarte es que no es ni el primer grupo de vigilantes que viene ni va a ser el último”, detalló la fuente del Mitrab.

Las denuncias ante el Cenidh

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos  (Cenidh) recibe en todo el año denuncias de vigilantes y exvigilantes que reclaman sus derechos. Gonzalo Carrión, director jurídico de esta organización, explicó a Confidencial que en efecto, la empresa más denunciada es El Goliat, le siguen otras compañías de seguridad y también las privadas que no subcontratan a nadie, sino que ellos buscan a su personal.

“Este año hemos atendido varias denuncias. No solo de un ciudadano, sino de grupos de cinco personas que llegan para buscar una solución a su problema laboral. No podemos dar nombres ni las compañías vinculadas, porque ellos siempre tienen ese temor de que por hacer público el caso no les paguen o los corran, en el caso de que aún sigan vinculados con la empresa”, expresó Carrión.

Las denuncias siempre tienen la misma sintonía. Los vigilantes reclaman el pago de horas extras, de finiquitos o de pagos atrasados. “Nosotros damos el debido acompañamiento pero el Ministerio del Trabajo no hace su trabajo. Esta institución conoce de los casos pero no resuelve y por eso los vigilantes se quejan de esa protección que tienen algunas empresas de seguridad”, refirió el director jurídico del Cenidh.