Nación

Régimen abandona a las alcaldías opositoras frente al huracán Iota

Instituciones orteguistas se niegan a colaborar con las autoridades municipales, que los han invitado a trabajar juntos para proteger a la población

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha dejado solas a todas las alcaldías opositoras en la preparación y atención ante el impacto del huracán Iota, que desde el lunes 16 de noviembre azota el territorio nacional. Tal situación ya se había dado con el paso del huracán Eta, a inicios del mes.

Las autoridades municipales de San Sebastián de Yalí, Santa María de Pantasma y El Cuá, del departamento de Jinotega; Murra y Ciudad Antigua, en Nueva Segovia; y Mulukukú en el Caribe Norte, afirmaron que se prepararon “solos” y que solo disponen de los “pocos recursos” que tienen las comunas para enfrentar al Iota.

Los alcaldes opositores señalaron que, al igual que con Eta, los Comités Municipales para la Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (Comupred) no se conformaron correctamente, por la ausencia de las instituciones que integran al Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

“Nosotros estamos organizados como municipalidad porque las demás instituciones nos dejaron solos. El Comupred no funcionó con Eta y no está funcionando ahora.  La Alcaldía invitó a las instituciones del Estado y no hicieron presencia”, denunció Ninoska Cruz, vicealcaldesa de Murra.

El alcalde Óscar Gadea, de Santa María de Pantasma, en Jinotega, señaló que como municipalidad no “coordinan nada” con las instituciones, porque se “adjudican lo que uno hace y lo toman político, cuando esto es humanitario”.

Solo funcionarios municipales

El edil Luis Arturo Mairena, encargado de la comuna de Ciudad Antigua, refirió que en ese municipio tienen un Comité de Emergencia conformado por los mismos funcionarios de la municipalidad.

“Aquí no existe el Comupred porque somos una alcaldía de oposición y las instituciones no acceden a tener esa coordinación interinstitucional que se debería poner en práctica en estos casos”, señaló.

En El Cuá, los funcionarios de la comuna han optado por integrar “comisiones” para atender y prevenir posibles afectaciones del huracán Iota. El alcalde liberal Isidro Irias afirmó que las demás instituciones del Estado “no comulgan con nosotros. Ellos no quieren participar de ninguna gestión del Gobierno municipal porque somos de tendencia opositora”.

Noel Moreno, alcalde de San Sebastián de Yalí, aseguró que ellos sí han conformado el Comupred, “aunque las demás instituciones no acudan a nuestro llamado”.

El edil apuntó que, por ahora, “solo trabajamos con la Cruz Roja y las iglesias”.

Las autoridades opositoras subrayaron que solo han podido alertar a la población del riesgo que corren por el paso de Iota, a través de visitas casa a casa en zonas de riesgo o por perifoneo en las zonas más urbanas.

Sin embargo, advirtieron que solo podrán seguir apoyando a las familias con el traslado hacia los albergues —ubicados mayormente en iglesias—, ya que “no tienen” los recursos económicos para comprar víveres u otros insumos para la población damnificada.

Afectaciones por inundaciones y derrumbes

Los municipios de San Sebastián de Yalí, El Cuá, Santa María de Pantasma, Murra, Mulukukú y Ciudad Antigua tienen en común su vulnerabilidad ante posibles crecidas de ríos y derrumbes, tal como se vio con las afectaciones que dejó el huracán Eta.

En el caso de Yalí las zonas que podrían verse mayormente afectadas son las aledañas a la ribera del Río Coco, según el alcalde, quien detalló que las comunidades más afectadas generalmente son: Caracol, La Morena, San Pedro, Buena Vista y Santa Isabel.

En El Cuá, la mayor afectación podría darse en el casco urbano, ya que el río Cuá cruza en esa zona. Algunos de los barrios que históricamente presentan mayores inundaciones son La Pega y Ducuali.

En el caso del municipio de Murra, la comunidad más afectada, según la vicealcaldesa, sería Santa Julia, donde tras el paso del huracán Eta quedaron once viviendas destruidas.

Además, Cruz alertó que el casco urbano también “corre peligro” por la posible crecida del río Murra, que dejaría docenas de casas inundadas.

El administrador de la Alcaldía de Mulukukú, Yeri Mendoza, explicó que el barrio más afectado, históricamente, por las inundaciones es Las Vegas, pero advirtió que si “las cosas llegan a ser catastróficas la mitad del municipio quedaría inundado porque está rodeado de los ríos Iyas y Tuma”.

La comuna de Santa María de Pantasma tiene identificado como zonas vulnerables a las comunidades y barrios: Parcelas, Palmeras, Las Piedras, Nuevo Amanecer, La Unión y el El Aserrio, que quedan cercanas al río Pantasma. Mientras que viviendas de las comunidades de Wales, Sacramento y Los Venados, corren riesgo por posibles derrumbes.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend