Política

Carlos Dada: Bukele intenta callar a los críticos

Panorama político de El Salvador se está acercando “a pasos vertiginosos” a lo que sucede en Nicaragua, advierte el fundador de El Faro

Un poder político sin contrapeso, el desmantelamiento del Estado de derecho, los ataques a la prensa y el autoritarismo, son algunos de los  desafíos del periodismo en Nicaragua y El Salvador, donde el panorama político se está acercando “a pasos vertiginosos”, advirtió el periodista Carlos Dada, fundador del diario digital El Faro.

Cuando hay un sistema político donde la concentración del poder no tiene contrapeso “la impunidad es una tentación mayor”, señaló Dada durante el panel Periodismo digital: La independencia en línea, en el marco del premio a la Innovación Digital que cada año otorga la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

En el caso salvadoreño existe una preocupación por la forma en que el Gobierno de Nayib Bukele está “instrumentalizando el Estado para callar a los críticos”. Tal es el caso de El Faro, el decano del periodismo de investigación en Centroamérica, cuyas investigaciones incomodan al Gobierno de Bukele.  

“Nosotros ahora sufrimos un acoso de parte del Ministerio de Hacienda, tenemos la oficina llena de auditores, están pidiéndonos documentos de forma ilegal y cada vez que apelamos nos niegan la apelación”, relató Dada.

La última investigación publicada por El Faro reveló que el Gobierno de Bukele lleva un año negociando con líderes de las pandillas la reducción de homicidios a cambio de beneficios carcelarios y promesas de largo plazo vinculadas al resultado de las elecciones legislativas de 2021.

“Las mañas se parecen bastante”

Sin embargo, en Nicaragua personas opositoras al régimen de Daniel Ortega muestran admiración hacia el mandatario salvadoreño, situación que a criterio de Dada es “natural” debido a que la sociedad nicaragüense “vive con mucha aprensión” de lo que sucedió en 2018 y en el momento que  Nayib Bukele ganó la presidencia de El Salvador “vieron en él a una figura fresca, joven, que hablaba en otro idioma”.

Además, el periodista recordó que Nayib Bukele no invitó a su toma de posesión ni a Daniel Ortega ni a Juan Orlando Hernández, por lo que los opositores nicaragüenses vieron en Bukele a “alguien  que hablaba en nombre de sus intereses”. Pero “si uno da fast forward (avance rápido) a la película, uno  se da cuenta que simplemente no quiere a Ortega porque las mañas se parecen bastante”, reflexionó Dada.

Bukele al igual que Ortega gobierna con autoritarismo y entre escándalos de corrupción. El pasado nueve de febrero ingresó a la Asamblea Legislativa custodiado por el Ejército, ha desconocido resoluciones de la Corte Suprema de Justicia y ha vuelto a politizar el Ejército, hecho que a criterio de Dada  es “un error y un crimen histórico”.

De igual forma, el Gobierno de Bukele ha aprovechado la pandemia del coronavirus para decretar Estado de Emergencia, eliminar los mecanismos de control a su administración y continuar el desmantelamiento del Estado de Derecho.  

Los desafíos del periodismo digital

Por otro lado, el fundador de El Faro se refirió a los desafíos del periodismo digital y destacó el trabajo de CONFIDENCIAL, un medio que “ha demostrado la viabilidad y el sentido de hacer periodismo en un medio digital”, así como el compromiso de “hacer periodismo incluso sin periódico”, debido a la confiscación la sala de redacción.

Al final del panel la Fundación Violeta Barrios entregó el Premio a la Innovación Digital por las Libertades Públicas a la Asociación Madres de Abril (AMA) por su sitio web Museo de la Memoria, un espacio que rescata la memoria de las víctimas del Estado de Nicaragua a partir de 2018. En esta categoría, el jurado otorgó una mención especial a los sitios webs Divergentes y Literal Periodismo Ciudadano.

Otros ganadores fueron: Malva Izquierdo, María Cano y Roberto Guillén, de Managua Furiosa, en la categoría de video; en la categoría portal fotográfico el premio fue para el fotoperiodista  Óscar Navarrete, con su proyecto “Mi nombre es abril”, en la categoría Pódcast, el premio fue para Ximena Castilblanco, Lidia Peña y Elizabeth Villareal del colectivo feminista Furia volcánica y en la categoría de caricatura digital fue galardonado Cako Nicaragua.

Cristiana Chamorro, directora ejecutiva de la FVBCH, dedicó la premiación a los comunicadores víctimas de la covid-19. “La Fundación Violeta Barrios de Chamorro en alianza con PEN Nicaragua honramos la lucha y el legado de Gustavo Bermúdez, de Sergio León, Alexander Espinoza, Francisco Ruiz y Mario Torres Sandoval. En su honor la FVBCH realiza la tercera edición del premio a la innovación digital por las libertades públicas”, dijo.

Más en Política

Share via
Send this to a friend