Cultura

Crónicas sobre una guerrilla analiza el conflicto entre indígenas y el Estado de Nicaragua

Relatos (miskitos) de la Contra

El antropólogo Gilles Bataillon recoge los testimonios de miskitos que levantaron en armas contra el gobierno en los ochenta



¿Por qué se alzaron en armas los miskitos contra el gobierno Sandinista en los ochenta? ¿Cuáles eran sus banderas y reivindicaciones? ¿Qué relación tuvieron con la administración de Ronald Reagan y la CIA? El antropólogo francés Gilles Bataillon fue testigo privilegiado del conflicto ocurrido en la Moskitia, y trata de responder a estas preguntas en Crónica sobre una guerrilla. Nicaragua 1982-2007, un libro que recoge los testimonios de treinta hombres que se enlistaron en las filas de la rebelión indígena para retar a un Estado que se negaba a reconocer la plenitud los derechos de las minorías étnicas que eran mayorías en esos territorios.

La noche del martes, Bataillon presentó su investigación durante un conversatorio realizado en la Alianza Francesa de Managua. El autor explicó que su interés por los miskitos surgió en 1982, mientras vivía en Francia, rodeado de grupos que se declaraban encantados por la Revolución Sandinista. En esa misma época también se debatía sobre la Navidad Roja, un operativo que soldados del Ejército Popular realizaron entre diciembre de 1981 y enero de 1982 para desalojar a decenas de comunidades miskitas de la ribera del río Coco, que después fueron reasentadas por la fuerza al interior del país, en la localidad de Tasba Pri. Como consecuencia, unas 64 personas fueron asesinadas, 13 torturadas y 15 quedaron desaparecidas.

Después de varias pesquisas, el antropólogo francés descubrió que la versión oficial sobre el suceso y la situación de los miskitos no era fiable, así que decidió ingresar a la Moskitia nicaragüense con un grupo de indígenas que conoció en Francia, mientras hacían una gira de propaganda denunciando al gobierno sandinista. A sus veintisiete años, Bataillon pretendía conducir una investigación basada en la observación participativa, una metodología que le permitiría interactuar con jóvenes miskitos que se enlistaban en las filas de la Contra. “Pasé dos meses con la guerrilla intentando ver qué pasaba. Mi idea era recibir el mismo entrenamiento que ellos, pero pronto me di cuenta que había una gran diferencia entre el desempeño de los adolescentes que se enlistaban y yo, que era mayor. No funcionó”, admitió.

El autor aseguró que después de ese pequeño fracaso de índole físico, procedió a dar clases de política e historia de guerillas durante quince días a líderes del movimiento. De aquellas interacciones, nació también la idea de regresar en una decenas de ocasiones a la región de la Moskitia para entrevistarse con cerca de treinta miskitos que pudieran contarle cómo, a raíz de las diferencias ideológicas y culturales entre los pueblos indígenas y el Estado de Nicaragua, el conflicto entre el Pacífico y el Atlántico se hizo todavía más profundo durante la década de los ochenta.

Crónica sobre una guerrilla. Nicaragua 1982-2007 es el resultado de esas indagaciones. Es, también, un recorrido antropológico de la guerrilla contrarrevolucionaria contada a través de los testimonios de sus miembros, además de sus padres, parejas y demás familiares. La decisión de hablar con los protagonistas y sus parientes también responde a la concepción que la iglesia morava tiene sobre la verdad. Para ellos, ésta es plural y por lo tanto se debe conversar con todos los bandos para tener un recuento fidedigno de los hechos. La obra plasma, entonces, un mosaico de experiencias sobre las consecuencias de la política sandinista en el Caribe.

El origen de la rebelión

Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, participó en el conversatorio y preguntó al autor que explicara las razones de fondo del conflicto entre miskitos y el gobierno sandinista. El antropólogo aseveró que la rebeldía de los indígenas fue provocada por la política del FSLN, que desconociendo la cultura y aspiraciones de las etnias pretendía aplicar por igual la misma política utilizada en el norte y el pacífico sobre organizacion y reforma agraria, lo que provocó que eventualmente muchos se unieran a la Contra. “Estados Unidos (con la administración de Ronald Reagan) y la CIA se aprovecharon de esto (para financiarlos)”, dijo.

Bataillon aseguró que el mapeo de los territorios de los miskitos y la demanda por lograr que la Alfabetización se hiciera no solo en español, sino en sumo, inglés criollo y miskito fueron algunas de las razones por las que el gobierno del comandante Daniel Ortega tildó a los indígenas de la Costa Caribe como “contrarrevolucionarios”, viéndolos como un movimiento separatista que ponía en riesgo a los intereses estatales. La lucha de los indígenas por la reivindicación de sus derechos (culturales, como la preservación del idioma, y económicos, como la tenencia de las tierras) generó un choque con los planes del Estado de Nicaragua, concluyó el autor.

En el evento del martes también participó Michele Najlis, quien vivió dos meses y medio en la ribera del Río Coco, en la frontera con Honduras, mientras se preparaba la evacuación de los miskitos previo a la Navidad Roja. “Quienes me alimentaron fueron los mismos que fueron evacuados en situaciones dolorosas (…) fueron tiempos tristes, de sufrimiento, de tortura y exterminio”, lamentó. La teóloga recomendó el libro de Bataillon por la abundancia de sus testimonios. “Aprecio su relación con los entrevistados. Es una en la que el científico se deja interpelar por aquellos con quienes habla y produce cambios en ellos”, aseveró.

Por su parte, el reverendo Mateo Collins – ex miembro de la Comisión Nacional de Autonomía, que durante la década de los ochenta fue mediador en situaciones de conflicto, así como en crisis de violencia y de lucha armada – hizo hincapié en la dificultad de publicar un libro en medio de dos fuegos (pro y antisandinistas), pero aseguró que la obra del sociólogo francés es imparcial. “Los costeños tenemos una cultura de tradición oral, por eso nos cuesta escribir libros. Esta es una radiografía de lo que sucedió en la guerra”, apuntó el religioso, quien conoce al Bataillon desde hace diecisiete años.


El libro Crónica sobre una guerrilla. Nicaragua 1982-2007 estará a la venta próximamente en Frontera Books (Managua) y también podrá comprarse a través del sitio web del Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA).