ad-200x90

 

Economía

Remesas estables este año, “incertidumbre” en 2018

Nicaragua está más protegida del “efecto Trump” por el estatus legal de migrantes en EE.UU. y el “colchón” de remesas que provienen de Costa Rica



Más del 50% de los 1,260 millones de dólares anuales que Nicaragua recibe en remesas familiares provienen de Estados Unidos, pero con Donald Trump en la presidencia de ese país, hay elementos de incertidumbre que podrían disminuir la tendencia de crecimiento de este flujo que se ha mantenido en ascenso desde hace cinco años.

El envío de remesas, según los estudios del Diálogo Interamericano, se ha incrementado desde el 2012 cuando se registró un crecimiento del cuatro por ciento, alcanzando el año pasado una tasa del ocho por ciento. La proyección actual es que la tendencia se mantendrá estable este año, aunque un impacto por la presidencia de Trump podría afectar de tal manera que el envío de remesas decrezca en un tres por ciento en 2018, lo cual tendría consecuencias severas.

La ventaja relativa para Nicaragua, opina Manuel Orozco, politólogo e investigador de Diálogo Interamericano, es que dos tercios de los nicas en Estados Unidos tienen un estatus migratorio legal y su situación es estable, a diferencia de los guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que tienen dos tercios de personas indocumentadas en Estados Unidos.

A pesar de ello, el experto mundial en temas de remesas, migración y desarrollo, reconoce que por ahora “hay bastante temor de parte de los migrantes que se encuentran en Estados Unidos”, debido a la amenaza de deportaciones masivas que ha hecho Trump. Sin embargo, por ahora cree que la tendencia de las deportaciones puede ser la misma que durante el gobierno de Barack Obama.

“El 85 por ciento de los 350 mil deportados son mexicanos y centroamericanos y dos tercios son de Centroamérica. 50 mil son salvadoreños, 60 mil hondureños y como 70 mil guatemaltecos. Los nicaragüenses no son más de cuatro mil”, explicó el experto en una entrevista en Cuentas Claras, el segmento económico del programa televisivo Esta Noche.

Trump también ha amenazado con imponer un impuesto federal al envío de remesas, aunque Orozco considera que no es factible por el momento. “Es muy difícil porque no se pueden autoseleccionar a ciertas nacionalidades, tendría que ser parejo para todos”, explicó. El procedimiento para esto sería vía una ley que se podría presentar ante el congreso norteamericano.

“Existe un ejemplo en el estado de Oklahoma, (donde se impuso) un impuesto del siete por ciento a cualquier transacción menor de 500 dólares. Ahora, ¿es políticamente factible? No.”, aseguró el experto.

El “colchón” de Costa Rica

Pero ante un escenario de deportaciones masivas, Orozco cree que todo dependerá de la capacidad que tenga Trump para maniobrar administrativamente, lo que significaría que el mandatario estadounidense tendría que destinar más recursos para movilizar más personal y cumplir con este propósito.  Además, el experto considera que este escenario de deportaciones masivas es poco probable tomando en cuenta que Trump anunció que las deportaciones se darían en contra de “criminales”.

La otra opción sería un aumento en las restricciones para el ingreso de migrantes, pero según el especialista los centroamericanos viajan a Estados Unidos por razones de seguridad, así que sin importar si hay más restricciones “la gente está huyendo por su vida, por proteger su vida, por lo tanto aunque hayan restricciones si uno tiene que irse se las va a arreglar para entrar (a Estados Unidos)”, expresó Orozco.

Sin embargo, una ventaja que puede tener Nicaragua ante el peor escenario con Estados Unidos es el “colchón” de las remesas que provienen de Costa Rica. Ese país seguirá representando un “aliado natural”, de Nicaragua para la migración. Costa Rica, Estados Unidos y España son los principales destinos de migración de los nicaragüenses según los datos presentados por Orozco.

Mientras los nicaragüenses que se encuentran en Estados Unidos envían un promedio de 220 dólares mensuales en remesas, los que residen en Costa Rica envían unos 110 dólares en promedio por cada transacción.

Vital para el consumo

A la par del crecimiento de las remesas también hay una disminución en el costo de los envíos. Se calcula que por cada 300 dólares que se envían, se pagan alrededor de ocho por ciento en costos y eso se encuentra estático.

La industria también está haciendo cambios importantes para facilitar el envío del dinero desde los Estados Unidos, una forma práctica es el uso de la tecnología como la banca móvil. Eso tiene dos efectos, el primero es que abarata los costos para los usuarios y el segundo es que facilita el trámite para el usuario. “Hace diez años el uso de telefonía móvil para enviar dinero era del cero por ciento, ahorita ya anda por encima del siete por ciento”, explicó el especialista.

Para Nicaragua, las remesas representan un nueve por ciento del producto interno bruto, y sus receptores las utilizan principalmente para el consumo del hogar, compra de medicinas, gastos de educación y algunas mejoras de sus viviendas.

Orozco además explica que la situación de El Salvador, Nicaragua y Guatemala es débil desde la perspectiva institucional, y que las familias que migran lo hacen principalmente para ayudar a los familiares que quedan en el país,  por lo que una disminución en este flujo tendría un impacto devastador para las familias pobres.

Cómo fomentar el ahorro

Según las investigaciones del Diálogo Interamericano, se estima que en América Latina los receptores de remesas tienen capacidad de ahorrar alrededor de mil dólares, un tercio de las remesas que se reciben. Pero en el caso de Nicaragua la capacidad de ahorro es menor y equivale a unos 300 dólares en promedio.

“La razón no es porque el nicaragüense es más consumista sino que el ingreso que perciben como parte del complemento de las remesas, no les da suficiente capacidad para aumentar su disponibilidad de ingreso de ahorro”, explicó Orozco.

El martes pasado, el Diálogo Interamericano y el Grupo Banpro firmaron un convenio para incentivar el ahorro y la tasa de bancarización entre los receptores de remesas a través de la educación financiera.

Banpro entrenará a educadores financieros para que puedan brindar asesoría gratuita a receptores de remesas sobre cómo pueden ahorrar hasta un 15 por ciento del dinero que reciben del exterior.

El ahorro que se logre de parte de los receptores de remesas puede ser utilizado luego para dar créditos a los sectores productivos, principalmente de emprendedores de la zona del Pacífico y Bluefields en el caribe.