Nación

Antidisturbios enviados por el Gobierno de Ortega atacan a pobladores en la impunidad de la madrugada

Represión y desalojo en mina El Limón

Catearon decenas de casas y capturaron a jóvenes y adultos. Se reportan varios heridos y lesionados



Pobladores de la Mina El Limón denunciaron que fuerzas antimotines atacaron a los comunitarios de la zona con morteros, balas de goma, gases lacrimógenos y recipientes con gasolina a eso de las 5:30 am de este sábado, como una represalia por las demandas que los trabajadores de la empresa B2Gold han hecho durante los últimos días. Los colaboradores exigen el respeto de sus derechos laborales y del convenio con la compañía canadiense.

Se reportó que decenas de casas fueron cateadas por los agentes, jóvenes y adultos fueron capturados dentro de sus viviendas, aterrorizando a niños y ancianos. También se reportaron varios heridos y lesionados que han quedado en mal estado físico. A mediados de semana, el poblado fue aislado por las fuerzas del orden y cortaron el paso de los alimentos.

Esta mañana, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) criticó en un comunicado oficial que la Policía Nacional ha sometido a la población a un estado de sitio no declarado y está “actuando con ánimo de venganza y represalia, ejerciendo una represión indiscriminada y letal”, dijeron. Sus representantes también condenaron el “acto de brutal represión” cometido contra los pobladores y acusó al gobierno del FSLN de convertirse en “agentes oficiosos” de la empresa minera.

Presencia policial excesiva

El pasado viernes, la Policía Nacional había prometido atender el llamado de las familias y comunidades de la mina El Limón, quienes pidieron se les garantizara el derecho a la normalidad. En una nota de prensa, la institución indicó que se garantizaría que las autoridades realizaran las labores necesarias “de ordenamiento y limpieza de calles”, que horas después desembocaría en represión ciudadana.

La institución calificó de “grupos vandálicos” a los manifestantes y dijo que “han acosado y sembrado zozobra” en el lugar. Aseguraron que recuperarían en el poblado, “el ambiente que la ciudadanía necesita para disponerse al trabajo, la educación, los procesos productivos y sociales normales, en general”, indicó el documento.

El mismo viernes, los pobladores de la mina El Limón denunciaron la llegada de una presencia excesiva de agentes de la Policía Nacional, quienes invadieron desde las diez de la mañana los alrededores del lugar, cortando el acceso hacia la mina. El fuerte movimiento policial ocurrió a las ocho de mañana, después que los pobladores marcharan en protesta contra la empresa B2Gold.

Los antimotines llegaron al poblado con maquinaria para desalojar, palas mecánicas, acompañados de bomberos y ambulancias. Varios testigos explicaron a Confidencial indicaron que centenares de oficiales se internaron en la empresa minera, mientras que otros grupos se ubicaron alrededor del cerro.

“No se sabe quién se está prestando al juego por parte del Gobierno. Nosotros llamamos a diálogo, pero si ellos quieren golpear, masacrar a matar, no se sabe cuál es el objetivo de la empresa”, dijo un poblador que pidió lo identificaran con el nombre de Randall, por temor a represalias. Agregó que los pobladores están dispuestos a defenderse con morteros y piedras. “Cuando miraron el pueblo unido, esperándolos en la carretera, echaron pie atrás”.

Impiden acceso a ciudadanía

El pasado jueves, la policía no permitió el ingreso de periodistas, diputados y organismos de derechos humanos a la mima. A esto se suma, el bloqueo de camiones de granos básicos, verduras y agua.

Un día antes, la empresa minera B2Gold emitió un comunicado en donde hacía un llamado a todo su personal para presentarse a sus respectivos puestos de trabajos en el turno de las 3:00 pm, con el propósito de regularizar las jornadas laborales.

Sin embargo, miembros del sindicato Pedro Roque Blandón hicieron peticiones para establecer un diálogo con la empresa, mientras mantienen la mina paralizada. “Los únicos que están reintegrados son el gerente de operaciones, el departamento de recursos humanos y la gente que bombea el agua y los electricistas”, aseguró Randall.

Representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) denunciaron que fueron retenidos el miércoles por la Policía Nacional, a treinta kilómetros de la mina, cuando pretendían atender las denuncias de la población por la fuerte presencia policial.

“En el terreno está la jefatura de la región y nos dijeron que son órdenes superiores, no hay pasada. A pesar que nosotros les explicamos la trascendencia que tenía nuestra labor de poder llegar”, aseguró Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh.

Carrión dijo que un capitán de la policía en el lugar con el chip 17624 ordenó que filmaran la misión del Cenidh. “Los accesos a la Mina El Limón está cortados. La población espera una acción policial de extraordinaria de represión. La gente nos llamaba, pero no pudimos pasar. En los hechos de violencia de la semana pasada el Cenidh logró entrar”, señaló.

El especialista en derechos humanos sostuvo que la población de Mina El Limón tiene razón de temer un golpe de represión, por las acciones que la policía está gestando.

————-

Con la colaboración de Cinthia Membreño.