Nación

Encuesta de percepción de IEEPP sobre seguridad ciudadana

Robos, el principal problema de seguridad en el país

Preocupa repunte de violencia de pandillas y accidentes de tránsito. Aumenta opinión crítica sobre papel de la Policía



Los robos a casas y comercios son el principal problema de seguridad que identifican los nicaragüenses en el 2015, según la octava encuesta de percepción de seguridad ciudadana, realizada por el Instituto de Estudios Estratégicos y políticas públicas (IEEPP).  Una muestra de 1,721 entrevistas a nivel nacional muestra que, aunque la seguridad se encuentra en el cuarto lugar de los principales problemas del país, antecedida por el desempleo, el alza de los precios y la pobreza, el número de personas que la consideran una preocupación fundamental ha crecido considerablemente.

“En el 2015 el porcentaje de personas que cree que la seguridad es un problema creció a un 14.2 % (en 2014 fue 4.9), aunque la ubique en cuarto lugar, es mas alto que años anteriores”, comentó la directora del IEEPP Elvira Cuadra, en entrevista con el programa Esta Noche.

Según el estudio, los robos encabezan las lista de los problemas de seguridad, con un 63.7 %, seguido de la violencia generada por pandillas, con un 31.5 %, y en tercer lugar se ubican los accidentes de tránsito, con un 21.9 %. Le siguen la violencia contra la mujer, la violencia intrafamiliar y los homicidios.

Desde hace 2 años, la Policía Nacional no publica sus estadísticas anuales sobre la incidencia de delitos. A juicio de Cuadra el estudio del IEEPP se vuelve elemental para medir la dinámica delictiva en el país. “Frente a una ausencia de los datos oficiales, esta es una aproximación que nos dice como se comporta la violencia. Fue un experimento que se pensó hace algún tiempo, por que la estadística oficial se publicaba sistemáticamente hasta hace algunos años. Que se haya hecho por tiempo prolongado nos permite identificar algunas tendencias”, manifestó la directora del IEEPP.

En 2010, la violencia de pandillas repuntó con 77.4 % en el índice de problemas de seguridad, sin embargo en los años subsecuentes se quedó rezagada hasta el 2015, en el que subió en la escala con un 31.5 %. “La violencia de pandillas se posiciona como un problema importante durante el 2015. Entre las causas que la gente identifica están la falta de policías, falta de programas para jóvenes y ahora aparece por primera vez el consumo de alcohol y drogas en la vía publica”, explicó la investigadora Skarlleth Martínez, investigadora del Programa de Seguridad Democrática, a cargo del estudio.

Dentro de las causas que se vinculan a este crecimiento, identifican que la falta de policías en los barrios y comunidades es la principal, con un 54. 4 %. No obstante, el desempeño de la Policía Nacional sigue siendo positivo. Un 75% de las personas considera que durante el 2015, el trabajo de la policía fue bueno, aunque según Martínez, esta cifra ha disminuido en relación con otros años, pues diferentes eventos políticos y sociales han hecho que los ciudadanos tengan una mirada crítica ante esa institución.

En cuanto a la violencia política, un 59.7 % considera que se han incrementado considerablemente los conflictos en los últimos seis meses. Para Cuadra, en ese campo no solo influye la cantidad de casos que se dieron durante ese lapso de tiempo, sino también el tratamiento que el gobierno y las instituciones públicas le dieron a estos eventos, caracterizado en algunos casos por la impunidad y la minimización de agresiones a sectores no afines al gobierno.

Si bien la violencia hacia las mujeres se encuentra en el cuarto lugar de la lista de problemas de seguridad identificados por los encuestados, la investigación señala que existen situaciones en la vía publica que vulneran a las mujeres. Un 59 % de la población señala que los asaltos a mano armada hacen sentir inseguras a las mujeres en la calle, seguido de manifestaciones del acoso callejeros, como el silbido (44 %), que la persigan (22 %) y que las este esperando para acosarlas (21 %)

“Tiene que ver con un tema de cultura de la influencia de la carga del machismo sobre los comportamientos masculinos. El asunto va más allá del acoso callejero, tiene que ver con violencia sexual por que que esperen a una mujer para acosarla, que la persigan que intenten manosearla y denota un nivel de agresión más alto”expresó Cuadra.