Política

Siete movimientos cívicos y partidos lanzan la Coalición Nacional

Firmaron el PRD, PLC, FDN, Movimiento Campesino, Yatama, Alianza Cívica y UNAB

Siete organizaciones políticas opositoras, entre ellas la Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), firmaron este martes 25 de febrero el acta de conformación de la Coalición Nacional, plataforma que pretende forzar el régimen Ortega Murillo a restituir las libertades democráticas, liberar a todos los presos políticos y lograr una reforma electoral que conduzca a elecciones libres y auditables.

En total fueron siete organizaciones las que firmaron —en un concurrido acto celebrado en la librería Hispamer en medio el asedio armado de policías antimotines—la proclama de conformación bautizada “la Coalición va”. Las organizaciones políticas que se integraron fueron el Partido Restauración Democrática (PRD), el Movimiento Campesino, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), el partido indígena Yatama, la Alianza Cívica y la UNAB. El Partido Ciudadanos por la Libertad no se sumó a la Coalición alegando que tienen que consultarlo más con sus estructuras.

“Estamos los que vinieron”, dijo el doctor Carlos Tünnermann, dirigente de la Alianza Cívica, en referencia a CxL y demás organizaciones que todavía no se han adscritos. Eso no quiere decir, dijo Tünnermann, que no puedan sumarse en las semanas venideras.

“A través de esta proclama nos comprometemos a continuar trabajando en la construcción de una Coalición Nacional plural, incluyente y participativa, con representación democrática, justa y ponderada de todos, donde cada nicaragüense que lucha contra la dictadura tiene un espacio. Nos une la bandera azul y blanco, y para reconstruir Nicaragua es indispensable desterrar la dictadura del poder y de nuestra cultura”, dijo el excarcelado político Yubrank Suazo de Masaya.

La proclama fue rubricada por Carlos Tünnermann, como representante de la Alianza Cívica; Jesús Téffel, de la UNAB; Saturnino Cerrato, del Partido PRD; Medardo Mairena, del Movimiento Campesino; María Haydée Osuna, del PLC; George Henríquez, de Yatama; y Luis Fley, del FDN.

“En esta Coalición tenemos un propósito, una visión compartida de país, con principios y valores éticos que comprometen a sus miembros a deponer intereses particulares y trabajar por una Nicaragua con libertades, justicia, seguridad, prosperidad y en democracia. Una Coalición Nacional que practique una nueva forma de hacer política, dejando atrás los vicios de la reelección y el caudillismo que tanto daño han causado al país y a su sufrido pueblo”, agregó Suazo.

Por su parte, el líder campesino Medardo Mairena aseguró ellos se sumaron a la coalición ante el clamor de los exiliados, los presos políticos y los campesinos asesinados en el norte del país. “Ellos necesitan que nos unamos de corazón. Hoy iniciamos una nueva etapa y creo que es importante que todos los nicaragüenses nos demos un voto de confianza entre nosotros mismos”, recomendó Mairena.

Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica, sostuvo que la Coalición Nacional no tiene un fin únicamente electoral.

“El fin de la Coalición es democratizar Nicaragua pero no debe quedarse en una condición electoral nada más. Eso es parte importante, pero ahora se trata de la liberación de los presos políticos, ejercer presión para la devolución de las libertades públicas, para que se pueda marchar en el país, para que podamos reunirnos al aire libre. Para empujar reformas electorales, presentar una opción electoral para gobernar bajo los designios de un plan de nación”, dijo Chamorro.

Los opositores escogieron el 25 de febrero para presentar la Coalición debido al 30 aniversario del triunfo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, quien, encabezando la Unión Nacional Opositora (UNO), logró derrotar a Daniel Ortega y la revolución sandinista en las urnas en 1990.

“Quienes aquí firmamos nos comprometemos a poner todo nuestro empeño para buscar a la ciudadanía y organizaciones que faltan para unir esfuerzos, y conformamos una mesa multilateral que nos permita construir con reglas claras, justas y transparentes un diseño de la Coalición Nacional, inspirados en el triunfo logrado aquel 25 de febrero de 1990 y comprometidos con las víctimas del régimen, para provocar el nuevo y definitivo nacimiento

de la democracia, para el bien de todas y todos los nicaragüenses, así como el bienestar de las futuras generaciones”, dijo el excarcelado Yubrank Suazo.

La actividad se llevó a cabo bajo un fiero asedio policial, que incluyó  no solo la militarización de Hispamer, sino de Managua y varias ciudades. En la capital, los antimotines reforzaron el estado policial impuesto con Fuerzas Especiales de la Policía, conocidas como Tapir, incluso con técnica canina en el sector del edificio Pellas y la Catedral Metropolitana de Managua.

Policía reprime protestas

Durante la tarde estaba prevista una marcha opositora convocada por los activistas José Dolores Blandino y Jaime Arellano, pero estos permanecen bajo secuestro domiciliar desde el pasado fin de semana. No obstante, la invitación a manifestarte se mantuvo activa y después de la presentación de la proclama de la Coalición Nacional se realizaron piquetes exprés en diferentes puntos de Managua, plantones que fueron reprimidos por la Policía.

“Esta es una lucha del pueblo nicaragüense para buscar como recuperar lo que nos pertenece, a nosotros nos pertenece el derecho de poder exigir que corrijan los errores de este Gobierno”, reclamó Blandino desde su casa donde permanece encerrado contra su voluntad.

Un grupo de manifestantes opositores se reunieron para cantar el Himno Nacional en el centro comercial Metrocentro -ubicado a pocas cuadras del lugar donde se presentó la Coalición- pero un fuerte dispositivo policial ingresó al establecimiento para desalojar por la fuerza a quienes participaban en la protesta y los periodistas que daban cobertura.

El periodista Noel Miranda, de Artículo 66, denunció que mientras los oficiales sacaban a empujones a los reporteros en el centro comercial, uno de ellos le propinó un puñetazo en su rostro por lo que exigió “respeto a las libertades públicas”.

En el sector de Monte Tabor, en la Carretera Sur de Managua, varios pobladores se reunieron para hondear la bandera azul y blanco de la patria, gritaron consignas contra el régimen de Ortega y luego se replegaron. Unas siete patrullas de la Policía se presentaron al lugar para intimidar a los manifestantes.

Por su parte, algunos representantes de la UNAB y la Alianza Cívica realizaron un piquete exprés en la parroquia Divina Misericordia, donde centenares de estudiantes se refugiaron de un ataque de paramilitares en julio de 2018. La protesta concluyó antes que llegaran las patrullas de la Policía, pero un grupo de periodistas que permanecía en el lugar fueron agredidos por los oficiales antidisturbios y varios motorizados a fin al Frente Sandinista.

Más en Política

Share via
Send this to a friend