Reporte ciudadano

Siguen las protestas pese al asedio policial

Policía se desplegó por el casco urbano de Managua y de otros puntos del país para evitar protestas exprés. Sin embargo, nicas salieron a las calles.

A pesar del despliegue policial que se dio desde las primeras horas del sábado y aun se mantiene, grupos de autoconvocados salieron, por momentos, a manifestarse en “puntos ciegos” para no ser arrestados. Esto se dio después que la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) cancelara  la marcha que habían convocado,  por temor a que hubiera ataques a los ciudadanos como ocurrió el fin de semana pasado cuando se infiltró un hombre armado y realizó disparos.

Las protestas exprés se realizaron por grupos pequeños que sacaron banderas de Nicaragua, gritaron consignas, lanzaron globos e incluso lanzaron papelillo azul y blanco en las calles. “¿Se fijan? Los tenemos locos. La Unidad Nacional ha actuado con responsabilidad sobre las vidas. Desobediencia civil es también burlar al poder”, expresó en su cuenta de Twitter, Violeta Granera, miembro de la UNAB.

Por su parte, la Policía Nacional invadió centros comerciales, sitio en los cuales se han realizado protestas en las últimas semanas, patrulló las principales avenidas abordo de camionetas, motos, microbuses y desplegó antimotines en el sector carretera a Masaya, que es donde se realizaría la marcha y en el último año se han realizado las principales marchas en contra del régimen de Daniel Ortega. En otras ciudades también se reportó una gran presencia policial.

Ante este asedio, la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AmCham) publicó un comunicado en el cual denunció “el desproporcionado despliegue policial de fuerzas policiales” con el que el régimen pretende infundir terror para que los ciudadanos no se manifiesten, siendo este un derecho otorgado en la Constitución Política del país.

El asesedio también viola dos de los pocos acuerdos que se aprobaron durante la Mesa de Negociación entre el régimen y la Alianza Civica, en el cual se comprometían a respetar la restitución de libertades y a la liberación de los presos políticos. Sin embargo, el régimen no muestra voluntad de cumplir ninguno de esos acuerdos, pues los presos políticos que han salido de las cárceles aún tienen procesos judiciales en su contra.

Desde octubre del año pasado el régimen de Daniel Ortega prohibió las manifestaciones en espacios públicos imponiendo que los protestantes soliciten un permiso ante la Policía Nacional, que hasta la fecha no ha aprobado ninguna marcha pacífica, más bien, han tratado de criminalizar a las personas que convocan manifestaciones.

Según informó la UNAB la marcha que se realizaría este sábado fue reprogramada para la próxima semana, pero se desconoce el día exacto que se realizará y las medidas de seguridad que se tomarán para salvaguardar la integridad de los manifestantes.

Más en Reporte ciudadano

Send this to a friend