Nación

Ciudadanos no denuncian: "sistema no es eficiente"

“Temor a asaltos y homicidios se ha incrementado”

Contradicción entre datos oficiales de asaltos y homicidios y percepción de ciudadanía sobre violencia, advierte IEEPP



A pesar que las estadísticas oficiales ubican a Nicaragua como el país más seguro de Centroamérica, la creciente delincuencia, sobre todo en Managua, reafirma los retos que el Estado tiene para tratar la violencia, principalmente la que afecta al nicaragüense promedio, que son los asaltos y homicidios. Un estudio de percepción elaborado anualmente por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) muestra que la ciudadanía considera que hay un incremento significativo de los delitos violentos en los últimos años.

“Hay una contradicción entre los datos oficiales y la percepción de los hechos de violencia. El temor a los asaltos y a los homicidios se ha incrementado considerablemente. En los homicidios pasó de un 2 % a un 30 % en 2 años”, aseguró Elvira Cuadra, directora ejecutiva del IEEPP, en entrevista con el programa Esta Noche.

Si bien la Policía Nacional no ha presentado desde 2013 su anuario de estadísticas, en apariciones públicas la primer comisionada Aminta Granera ha dicho que la tasa de homicidios, entre 2014 y 2015, está en 8.7 por cada 100 mil habitantes, un dato que se ha reducido en comparación a los años pasados. Sin embargo, Cuadra considera que es preocupante el crecimiento de cifras de asaltos a mano armada y que en los últimos dos años se ha visto un incremento de la crueldad con la que se realizan estos actos delictivos.

Un reportaje publicado esta semana por Confidencial presenta historias de personas que fueron víctimas de estos robos con arma de fuego y que murieron a mano de los asaltantes. Los datos oficiales refieren que Managua y las Regiones Autónomas de la Costa Caribe presentan los mayores índices de criminalidad y violencia.

Para Cuadra, otro aspecto importante reside en las instituciones de justicia. Las últimas estadísticas presentadas por la policía (2013), indican que solo 1/3 de las de las denuncias que se presentan pasan a instancias judiciales. A su vez, un poco más de la mitad de las que van a juicio se solucionan. “En 2012 se presentaron más de 136 mil denuncias, de las cuales solo 59 mil pasaron a los tribunales. Hay un gran brecha entre las denuncias y lo que se resuelve”, especificó la experta.

Según el estudio del IEEPP sobre los delitos que no se denuncian, los encuestados refieren que no lo hacen por tres razones: Consideran que el sistema no es eficiente, que solamente lo hacen para llenar estadísticas, o que es un delito de poca gravedad.

“Vocación de Paz”

En el contexto de la región centroamericana, Nicaragua sigue siendo el país más seguro, aunque las cifras hayan aumentado en los últimos años. Para Cuadra, esto se debe a que en nuestro país existe una cultura de paz y que eso ha hecho una diferencia significativa con nuestros vecinos del norte. Sin embargo, advierte que es necesario que se siga trabajando, tanto desde el Estado como desde la sociedad civil, para mantener ese estatus.

“No nos podemos quedar con el discurso de que se somos el país mas seguro, el delito y la criminalidad cambian constantemente y lo que pasa con nuestros vecinos nos afecta”, manifestó Cuadra.

La experta refiere que dentro del actuar delictivo Nicaragua tiene aún tres retos constantes: La delincuencia común, crimen organizado (incluyendo el narco) y la violencia social o política. “Esta última es muy importante por que cuestiona la actuación de las instituciones públicas”, señaló.

Según la investigadora del IEEPP, la percepción de seguridad se construye a partir de varios aspectos e instituciones, entre ellos la policía nacional y las instancias administradoras de justicia.