Nación

Templos católicos abrirán en octubre a pesar de la pandemia del covid-19

Conferencia Episcopal informa a obispos de los diferentes templos que podrán decidir si retomar actividades desde el cuatro de octubre

La Conferencia Episcopal emitió un comunicado en el que se informa a los obispos de los diferentes templos católicos del país que pueden decidir individualmente si reabren, luego que estos estuvieran cerrados desde el 24 de mayo pasado, en medio del aumento de casos por covid-19 que se registraron en el país.

“Hemos tomado la decisión de que cada obispo, si lo considera conveniente, de normas propias para la reapertura de los templos y celebración de los sacramentos a partir del domingo cuatro de octubre, cumpliendo las medidas de bioseguridad, prescritas por la Organización Mundial de la Salud y los especialistas independientes de nuestro país”, se lee en el comunicado difundido este sábado 26 de septiembre.

Entre sus argumentos, la Conferencia Episcopal alega que “han escuchado las voces de los profesionales de la salud, tanto nacionales independientes, como a expertos internacionales y coinciden en que los niveles de contagio han disminuido gradualmente”, y aseguran que esta decisión se tomó a pesar del “temor” que todavía genera la pandemia y la crisis socio-política que vive actualmente el país.

Además, explican que también han escuchado las voces de su propia feligresía que ha solicitado que se retomen los servicios religiosos en las iglesias católicas, luego de cuatro meses que las misas se celebraran de forma virtual, y que la feligresía católica aceptó en medio del contexto de la pandemia.

Tanto los datos de contagios de personas como de muertes relacionadas al covid-19 han ido a la baja. El Observatorio Ciudadano COVID19, reportó que en la semana del 17 al 23 de septiembre, hubo 138 casos de contagios sospechosos de covid-19 y 14 muertos, las cifras más bajas reportadas desde que se registró el primer enfermo en Nicaragua en marzo pasado.

Tomarán medidas de seguridad

A partir de la fecha establecida, los fieles podrán asistir a las misas siempre que porten mascarillas, no presenten fiebre, y respeten el protocolo de bioseguridad establecido por el clero. Además, el Episcopado recomendó que no asistan niños, ni adultos mayores.

Dicho protocolo indica que las iglesias deben estar desinfectadas antes y después de cada sacramento, los visitantes tendrán que pisar una alfombra con solución de cloro en una entrada única en cada templo, el distanciamiento de dos metros entre personas, y seguir las indicaciones de voluntarios, quienes estarán vestidos de blanco o negro, para facilitar su identificación y así evitar interacciones.

Adicionalmente, no se distribuirán hojas de cantos ni libros de lectura, la paz se dará con una reverencia a la distancia, y no se permitirá la permanencia de personas en las parroquias antes ni después de las misas.

Cada sacerdote utilizará mascarillas, además de alcohol en gel para evitar la contaminación de los materiales utilizados, pondrá las hostias en las manos de los creyentes, y evitará el intercambio de palabras, además, se moverá en los pasillos durante la comunión, para evitar la circulación de personas dentro del templo.

Reclamaron por persecución a médicos

En medio de la pandemia de la covid-19, la Iglesia Católica reclamó por la falta de insumos para los médicos que se encontraban atendiendo a los enfermos, suspendieron las actividades litúrgicas, las fiestas religiosas en todo el país e incluso reclamaron por la falta de información del gobierno.

Esto último porque el Ministerio de Salud decidió no dar reportes completos del impacto de la pandemia, mientras que el esta labor fue asumida por el independiente Observatorio que desde marzo del 2020, reportó por lo menos 2735 personas que murieron sospechosos de contagiarse de covid-19.

Así, pues, el Ministerio de Salud reportó que desde marzo pasado hasta el último reporte del 23 de septiembre, hubo 5073 contagios y 149 muertes.

“El problema es que no manejamos mucha información. Estamos muy desinformados. No solamente hay dos casos, hay un montón más. Una persona tiene capacidad de contagiar de tres a cinco personas, rápido, en un instante. Entonces, no es cuestión que solo hay dos casos, lo que pasa es que hay mucha desinformación y no sabemos”, dijo en marzo pasado el rector de la Catedral de Managua, monseñor Luis Herrera.

Iglesias evangélicas abrieron en agosto

A diferencia de las iglesias católicas, los templos evangélicos abrieron sus puertas el primero de agosto pasado luego de permanecer cerrados unos tres meses, aunque muchos siguieron ofreciendo servicios a la población, en un momento en que los casos de covid-19 iban en aumento en el país.

Las Asambleas de Dios, la denominación evangélica más grande de Nicaragua, analizó al decisión a mediados de julio, y decidieron tomar medidas de seguridad para que las personas que llegaran a los templos no corrieran riesgo de contagio.

Entre esas medidas estaba no aceptar por el momento adultos mayores y niños, no permitir el ingreso de personas con padecimientos crónicos, establecer distanciamiento entre los asistentes y darle la opción a los pastores que no quieran abrir, para que permanezcan cerrados el tiempo que consideren prudente.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend