Blogs

¿Todos los hombres son iguales?

Si a vos solo te atraen los “malos”, algo estás haciendo. Si vos te quedás con los “malos”, algo tenés que hacer. Te cuento por qué



Las cosas, de tanto decirlas, nos terminan pareciendo ciertas. Eso es lo que ha pasado con esta frase tan trillada y falsa. Los hombres son “todos iguales” tanto como las mujeres podríamos serlo. Algo que me resulta interesante ver es que cuando las mujeres están enamoradas, tienden a ver a su actual pareja como “diferente a los demás” y a expresarse así de él. “Es que él no es como los demás”, dicen.

Las cosas cambian cuando este mismo hombre rompe el ideal que ellas esperaban tener y lo meten en el mismo saco que todos los demás. En realidad muchas mujeres tienen experiencias repetitivas con hombres. Recuerdo una paciente que estaba totalmente decepcionada del sexo masculino porque no había tenido ni una sola relación que no hubiera incluido algún episodio de infidelidad. TODOS los hombres le habían sido infiel y esto no tenía nada que ver con ella, afirmaba. La única explicación válida era “es que que todos son iguales”.

Una frase tan cómoda como “es que todos son iguales” se utiliza para intentar explicar que “eso que me pasó” es culpa de un ser que por naturaleza es egoísta, traicionero, mentiroso, posesivo y malo. He sido nuevamente víctima inocente e impotente de este ser. Ahora yo pregunto:

¿No tenés vos responsabilidad sobre cómo te tratan?
¿No tenés vos alguna responsabilidad sobre lo que te pasa?

La respuesta, siempre incómoda, es sí.

Algo pasa con las personas que sólo se sienten atraídas y se enamoran de personas que las tratan mal, que no las quieren, que las traicionan. Algo pasa con las personas que, a pesar del maltrato, de la falta de amor, de la traición, se quedan en relaciones verdaderamente malas, viviendo experiencias miserables. Y algo pasa con las personas que explican lo que les pasa culpando al otro por ser hombre, y por ser como los demás, sin intentar siquiera detectar qué tienen que ver con lo que les pasó o les está pasando. Lo que digo es que si alguien te trata como alfombra es porque vos lo estás permitiendo. Hay muchas razones para hacerlo, pero lo estás permitiendo.

Esperanzada en haber encontrado al hombre de tu vida, por miedo a estar sola, a traumatizar a tus hijos, a salir de uno malo para encontrar otro peor (al final de cuentas “todos son iguales, ¿no?), elegís callar y continuar con la relación en vez de poner límites, exigir respeto y decir “basta”. Y yo pregunto, ¿Cuántas veces te ha pasado?

Yo no digo que no haya gente “mala” en el mundo. Según las estadísticas, 1 de cada 7 personas son psicópatas, es decir que no tienen escrúpulos ni límites ni interés alguno por los demás (escalofriante, ¿no?), pero también digo que hay que tomar responsabilidad por nuestra vida, por lo que nos pasa. Si a vos solo te atraen los “malos”, algo estás haciendo. Si vos te quedás con los “malos”, algo tenés que hacer VOS. Si te cuesta identificar o cambiar lo que hacés, busca ayuda profesional.


Consulte el blog de la autora.